Mundo Yold. Doscientos años del vida de la primera pinacoteca mundial en pintura europea

1819-2019: El Museo del Prado cumple 200 años

Carmen Matas
11 enero, 2019

 Número de Comentarios (0)

El Museo del Prado cumple nada menos que 200 años de historia y está preparado para desarrollar en 2019 una completa programación de actividades que conmemoran esta importante fecha. En Gente Yold hacemos un recorrido por la historia de la pinacoteca, considerada una de las más importantes del mundo.

El Prado es como una ciudad, cuyas calles atraviesan el tiempo, atraviesan los siglos y recorren el mundo”. Son palabras que el escritor, crítico de arte y pintor británico John Berger expresó en 2010 sobre el Museo del Prado, una de las joyas de la historia y el arte que existen en el mundo y que se encuentran en la capital española.

La historia de Nastagio degli Onesti, de Boticelli, una de las obras maestras que forman parte de la exposición aniversario

En 1819 el Museo del Prado abría sus puertas, conocido en primera instancia como Real Museo de Pintura y Escultura. En aquel entonces tenía un catálogo de 311 pinturas, aunque ya guardaba 1.510 obras procedentes de los Reales Sitios.

Contemplando La rendición de Breda, tras la apertura del museo una vez terminada la Guerra Civil

Su edificio, diseñado por el arquitecto Juan de Villanueva en 1785, había sido construido como Gabinete de Ciencias Naturales, por orden de Carlos III, aunque fue Fernando VII, impulsado por su esposa la reina María Isabel de Braganza, el que destinó este edificio a la creación de un gran museo.

Una de las salas de la exposición ‘Museo del Prado 1819-2019. Un lugar de memoria’

Hoy, más de ocho mil pinturas, diez mil dibujos, 900 esculturas y muchas otras piezas de arte pueblan los casi 42.000 m² del que muchos consideran el museo más importante del mundo en pintura europea.

El mismísimo Toulouse Lautrec pintando en la galería principal

Tal y como asegura Javier Portús, Jefe del Departamento de Pintura Española (hasta 1700): el Prado ha dejado de ser un mero contenedor de obras de arte para convertirse en un punto de referencia para nuestra identidad colectiva”.

El Prado ha dejado de ser un mero contenedor de obras de arte para convertirse en un punto de referencia de nuestra identidad colectiva.

Por eso, este importante aniversario que se cumple en 2019, nada menos que 200 años de historia, no podía pasar desapercibido. El Museo del Prado desarrollará un centenar de actividades en más de 30 ciudades españolas, además de un amplio programa expositivo.

Una obra de Goya es trasladada por uno de los camiones de la Junta del Tesoro Artístico durante la guerra

Goya, Velázquez, El Greco, Rembrandt o Sofonisba Anguisola son solo algunos de los artistas que protagonizarán las espectaculares 17 exposiciones temporales que hay previstas.

Los muros desnudos, tras la evacuación de las obras durante la Guerra Civil

Un lugar de memoria
Entre ellas, habrá cuatro muestras itinerantes y dos de ellas serán conmemorativas. Asimismo se prevén programas como ‘De gira por España’, ‘El Prado en las calles’ y ‘Hoy toca el Prado’, que acercarán las obras del museo por toda España.

Algunos de los protagonistas de este histórico aniversario

La actividad conmemorativa estrella de este bicentenario será la exposición ‘Museo del Prado 1819-2019. Un lugar de memoria’: un paseo por estos 200 años de historia en el que se refleja a la perfección la relación del museo y la sociedad española, la política patrimonial, las tendencias que han orientado el incremento de sus colecciones y la conversión del Prado en un referente para escritores, intelectuales y artistas nacionales e internacionales a lo largo de los años.

El museo desarrollará un centenar de actividades en más de 30 ciudades españolas para conmemorar el bicentenario”.

Javier Portús, comisario de la exposición que podrá visitarse hasta el 10 de marzo, asegura que una de las bases de la muestra es “la consideración del museo como un organismo vivo, que va creciendo lo largo del tiempo, que encuentra y resuelve dificultades, que se va enriqueciendo en términos de espacio. Un organismo que constituye también un lugar de encuentro y de diálogo”.

Bodegón con flores, de Renoir

¿Qué ocurrió durante la Guerra Civil?
Uno de los periodos que más atención suscita a lo largo de esta larga historia del museo es el de la Guerra Civil española, un momento crítico para todo el país, en el que la cultura y el arte también sufrieron. En la exposición conmemorativa de El Prado, toda una sala abarca este periodo, pero ni un solo cuadro cubre sus paredes: es el reflejo del agujero negro que el conflicto y la destrucción dejan en la historia de un país.

Desnudo tumbado, de Pablo Picasso

En su lugar, dos grandes fotos, como aquella en la que varios espectadores contemplan pinturas de El Prado en un lugar que no era el Prado… sino otras zonas del territorio español en lo que se denominó “Museo circulante”.

Uno de los periodos que más atención suscita a lo largo de esta larga historia del museo es el de la Guerra Civil.

Con el comienzo de la guerra, la República tomó la decisión de evacuar los cuadros más importantes y puso en funcionamiento esta muestra itinerante que acercó copias de obras de arte, de varios museos, a más de 170 poblaciones españolas, para terminar siendo trasladadas a la sede de la Sociedad de Naciones en Ginebra.

Sala de Isabel II

Los muros del Prado, tal y como pueden verse en otra de las fotografías de la exposición, permanecieron desnudos. Todo lo que poblaba las grandes paredes del museo eran las marcas de los cuadros que antes las habían vestido.

Expectación ante Las hilanderas

Esta evacuación no estuvo exenta de polémica, ya que muchos expertos reprocharon al Gobierno republicano de Manuel Azaña haber cometido una grave irresponsabilidad moviendo una serie de obras que no podían ser trasladadas en las condiciones en las que se hizo.

La antesala, del Equipo Crónica

Según cuenta el historiador y novelista español José Calvo Poyato en su libro “El milagro de El Prado”, en esta operación hubo “anécdotas estremecedoras”, según declara, como es el caso de Las Meninas de Velázquez, que “iban montadas en un camión y cuando éste tenía que cruzar el puente de Arganda sobre el río Jarama, en Madrid, se percataron de que se trataba de un puente metálico que tenía dintel y no permitía su paso. De manera que no hubo otra opción que, en plena noche de un mes de diciembre, descargar el cuadro y llevarlo a mano hasta el otro extremo del puente”.

Sacar los cuadros del Prado fue una decisión lamentable.

Asimismo, Calvo Poyato cuenta que en el caso del archiconocido cuadro de Goya de Los fusilamientos del tres de mayo, “en su traslado de Valencia a Cataluña, a la altura de Benicarló, se produjo un accidente y le cayó un balcón encima, desgarrando el lienzo en algunos puntos”. En su opinión, el historiador considera que la decisión de sacar los cuadros del Prado “fue lamentable”.

Grabado del edificio anterior a la desaparición de la rampa de acceso a la primera planta

Foto de portada: Vista de la entrada al Real Museo por el lado de San Jerónimo por Fernando Brambila. Se trata de una panorámica del aspecto original de la fachada norte antes de las obras que, a partir de 1881 y siendo director de la pinacoteca Federico de Madrazo, eliminaron la rampa de acceso a la planta principal. La rampa fue sustituida por una escalera trazada en 1883 por Francisco Jareño y luego reformada por Pedro Muguruza en 1943. Entre los árboles, a la izquierda, se aprecian las arcadas del Monasterio de San Jerónimo el Real.

Más información:

https://www.museodelprado.es/actualidad/exposicion/museo-del-prado-1819-2019-un-lugar-de-memoria/6df80b37-1c62-a301-8718-8348f7a81de6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies