Mundo Yold. Hoy recordamos a la más mexicana de las cantantes madrileñas

Rocío Dúrcal, la reina de las rancheras

 

Carmen Matas
24 marzo, 2021

 Número de Comentarios (0)

Rocío Dúrcal no solo hizo historia en España, sino que todavía hoy es una de las artistas más respetadas y admiradas de México. “La Consentida”, como allí le llamaban. 15 años después de su muerte, recordamos a la cantante de la eterna sonrisa.

Ella se llamaba María de los Ángeles de las Heras Ortiz según los documentos oficiales, Marieta para sus amigos y Rocío Dúrcal para el mundo entero. Esta semana se cumplen 15 años de su triste fallecimiento, el de una de las cantantes hispanas que más discos han vendido en la historia, la friolera de más de 40 millones de copias en todo el mundo. En concreto la segunda que más, tan solo detrás de Julio Iglesias. Su carrera comenzó en España, pero sin duda se consolidó el día que se convirtió en una de las principales exponentes de la música mexicana.

Rocío Dúrcal fue la tercera artista hispana incluida en el Salón de la Fama de la revista estadounidense Billlboard, grabó más de 30 discos y compartió escenario con los más grandes de la canción de América Latina, desde Juan Gabriel hasta Roberto Carlos y por supuesto con grandes artistas compatriotas, como Rocío Jurado, Camilo Sesto, Raphael y Joaquín Sabina.

Se marchaba mucho antes de lo que nos hubiese gustado. Era el 25 de marzo de 2006 y tenía 61 años. Una recaída del maldito cáncer que padecía desde hace años se la llevó para siempre.

Es una de las cantantes hispanas que más discos han vendido en la historia, tan solo detrás de Julio Iglesias.

Pero, ¿cómo empezó todo? Fue el abuelo de Marieta el que comenzó a llevarla, a finales de los años 50, a los concursos de la radio, que sin duda era la plataforma por excelencia en aquel momento para todo aquel que soñaba con ser artista. Pronto, Rocío Dúrcal integraba la plana mayor de los niños prodigio del cine español de los años 60. Al igual que Joselito, Ana Belén, Pablito Calvo, Pili y Mili y, por supuesto, Marisol, la precocidad de su arte fue lo que la catapultó bien temprano al estrellato.

De Marieta a Rocío Dúrcal
Luis Sanz fue el cazatalentos que descubrió a aquella joven cantante llamada María de los Ángeles de las Heras Ortiz. Rápidamente supo que la artista, de gran potencial, necesitaría un nombre más corto para que la gente la recordara con facilidad. Ella se lo contó a su abuelo, tal vez la persona que más la admiraba y apoyaba, y éste le sugirió Rocío, “porque ella le recordaba al rocío de la mañana”. El apellido se eligió señalando al azar el pueblo de Dúrcal en el mapa de España. Acababan de elegir uno de los nombres que marcaría a fuego la historia de la música.

Fue su abuelo el que comenzó a llevarla, a finales de los años 50, a los concursos de la radio.

Tener un nombre artístico significaba que su carrera se consolidaba, afirmación que se hizo más certera cuando en 1962 grabó su primera película: Canción de juventud. Una comedia de chicos y chicas de colegios colindantes que se convirtió en un absoluto éxito. Tal y como ella contó en vida, con ese primer sueldo compró colchones para toda su familia. Después siguieron más filmes, como Rocío de la Mancha, La chica del trébolTengo 17 años.

En 1965 se estrenó Más bonita que ninguna, una película crucial en la filmografía de la estrella en los dos aspectos más fundamentales de su vida. En lo profesional, este filme terminó definitivamente de consolidar su rol de auténtica chica yeyé; en lo personal, es durante este rodaje cuando conoció a Antonio Morales, más conocido como Junior, en ese momento uno de los integrantes de Los Brincos y el que se convertirá en su marido, padre de sus hijos y gran amor de su vida.

Con el sueldo de su primera película, Canción de juventud, Rocío Dúrcal compró colchones para toda su familia.

Mientras seguía rodando éxitos de la gran pantalla, los premios no cesaban de llegar: Popular del diario Pueblo, Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes a la Mejor Actriz, Mejor Actriz del Sindicato Nacional del Espectáculo, hija adoptiva del pueblo granadino de Dúrcal… La artista ya era una gran estrella en España, pero ella decidió traspasar fronteras.

Su salto a México
Durante el resto de la década de los 60 y principios de los 70, Rocío continuó protagonizando gran cantidad de películas, aunque se percibía que cada vez más se decantaba por la canción. A partir de 1976 sus viajes a México y sus giras por todo el continente americano comenzaron a ser constantes. No deja de sorprender que un país como el mexicano, con excelentes cantantes de rancheras, acogiera tan bien, hasta el punto de convertirse en una gran estrella, a una extranjera que cantaba acompañada de mariachis.

Hasta ese momento, cualquier intento de un artista extranjero, como fue el caso del mismo Elvis Presley, de cantar el popular estilo mexicano se había tomado como una intromisión fuera de lugar. Sin poner un segundo en duda su gran talento y la potencia de su voz, puede que lo que marcó la diferencia con Rocío Dúrcal fue que entró de la mano de Juan Gabriel, uno de los más respetados compositores de la música mexicana.

Fuera por el motivo que fuese, lo cierto es que la artista española fue labrándose un porvenir musical hasta el punto de convertirse en la española más mexicana y una de las principales embajadoras de la música folklórica del país azteca en todo el mundo. ¿Su único pesar? Estar tan lejos de los suyos. Sus más allegados siempre destacaban que Marieta no dejaba de lamentar el hecho de estar lejos de sus hijos cuando cumplían años o no poder asistir a las reuniones de padres en el colegio.

Fallecimiento
La carrera de la artista siguió imparable su curso en España, México y toda Latinoamérica, hasta que en 2001, después de la grabación de su álbum Entre tangos y mariachis se le diagnosticó cáncer de útero. Dúrcal canceló todas sus giras mientras se sometía a los tratamientos médicos, pero tras ello consiguió continuar con su carrera musical. Antes de grabar su último álbum en 2004, otra prueba médica descubrió que el cáncer había pasado a los pulmones. La artista volvió a someterse al tratamiento de quimioterapia.

Con Juan Gabriel, compañero en los escenarios

A partir de 1976 sus viajes a México y sus giras por todo el continente americano comenzaron a ser constantes.

Un total de cinco años fue el tiempo que Rocío Dúrcal luchó incansablemente contra el cáncer. Cuando parecía que iba a ganar la batalla, la enfermedad le dio el golpe mortal. El 25 de marzo de 2006 la artista fallecía a los 61 años en su finca de Torrelodones, a las afueras de Madrid. La mitad de sus cenizas se quedó en España y la otra mitad se fue a México, donde los funerales de la artista se desarrollaron por todo lo alto.

El 3 de abril de 2006, la Catedral de México, abarrotada por más de dos mil personas estallaba en una calurosa ovación a Rocío Dúrcal. Hubo mariachis y emotivos discursos de la mano de grandes veteranos de la ranchera y expertos musicales. Todos terminaron coreando uno de sus grandes himnos, Amor eterno, en un inolvidable momento de gran emoción.

Ella fue la española más mexicana y hoy, 15 años después de su fallecimiento, en ambas orillas del Atlántico su nombre y su música siguen vigentes.

¿Cuál es tu tema favorito de Rocío Dúrcal? ¿Cómo viviste su fallecimiento? No dudes en compartir tus sensaciones con nosotros a través de los comentarios o en alguna de nuestras redes sociales. ¡Nos vemos muy pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies