Mundo Yold. Rememoramos el fin de la Primera Guerra Mundial

100 años del fin de la Gran Guerra

Carmen Matas
10 noviembre, 2018

 Número de Comentarios (0)

La denominada Gran Guerra causó diez millones de muertos, trastocó el mapa de Europa, tumbó tres imperios, contribuyó a la revolución soviética y fue una causa latente de la Segunda Guerra Mundial. Pero fue, sobre todo, el primer conflicto en el que se hizo uso de armas de gran impacto, provocando un horror y una destrucción nunca antes registrados.

En la madrugada del 11 de noviembre de 1918, en un vagón de tren en el bosque de Compiègne -en Francia-, los representantes de las potencias aliadas firmaban el armisticio con Alemania. Este episodio ponía fin a la Primera Guerra Mundial, siendo el Imperio Alemán la última de las potencias centrales en rendirse, después de haberlo hecho Bulgaria, el Imperio Otomano y el Austro-Húngaro. Los Aliados habían ganado la guerra.

El uso de máscaras antigas se generalizó entre los batallones

Durante cuatro años y tres meses de guerra los contendientes movilizaron más de 65 millones de hombres y se produjeron casi diez millones de muertos en los campos de batalla, a los que hay que sumar seis millones y medio de inválidos de guerra, más de cuatro millones de viudas y el doble de huérfanos.

Las ‘nuevas tecnologías’ de la época fueron protagonistas de los campos de batalla

Unas cifras escalofriantes para el que se posiciona hoy como el primer conflicto en la historia en el que los beligerantes pudieron hacer uso de una elevada sofisticación tecnológica e industrial. Los resultados supusieron una destrucción de un nivel inimaginable para ninguno de nosotros hoy en día.

En la madrugada del 11 de noviembre de 1918, los representantes de las potencias aliadas firmaban el armisticio con Alemania.

El fuego de una sola ametralladora equivalía a nada menos que cincuenta fusileros

Todo el planeta implicado
Fue la primera gran guerra del siglo XX y también la primera gran tragedia bélica moderna en la que las potencias centrales, encabezadas por el Imperio Alemán y Austria-Hungría se enfrentaron a la Triple Entente, formada por el Reino Unido, Francia y el Imperio Ruso.

Celebrando la navidad en las trincheras

Aunque éste fue el esquema de base, según avanzaba el conflicto ambas alianzas sufrieron cambios y otras naciones acabaron ingresando en las filas de uno u otro bando. Fue el caso de Italia, el Imperio del Japón y Estados Unidos, que se unieron a la Triple Entente, mientras el Imperio Otomano y el Reino de Bulgaria se unieron a las Potencias Centrales. Además, era la época de pleno apogeo del colonialismo, especialmente en África, por lo que los dominios africanos de las diferentes colonias, principalmente las de Francia e Inglaterra, fueron también escenario de combates.

La terrible guerra provocó casi diez millones de muertos.

Asimismo, la intervención de Estados Unidos, tardía pero decisiva, provocó en 1917 la incorporación de varios países de América Latina al conflicto. Y en cuanto a Oriente Próximo, donde hubo numerosos enfrentamientos durante los cuatro años de guerra, sus fronteras quedaron totalmente transformadas a raíz del conflicto.

Hospital de campaña improvisado en un hangar

El tránsito a la guerra del futuro
Prácticamente el planeta entero -únicamente veinte países en todo el mundo se mantuvieron al margen- estuvo inmerso en un conflicto aterrador y de dimensiones desconocidas hasta el momento. No solo porque las bajas excedían lo imaginable, ni porque se había luchado en los cinco continentes por tierra y mar, sino también porque fue un conflicto en el que se utilizaron todos los medios disponibles hasta ese momento, a los que se añadieron los nuevo conceptos de la guerra del futuro.

Solo 20 países en todo el mundo se mantuvieron neutrales.

Todo ello lo posibilitó el desarrollo de nuevos tipos de armas, mucho más letales y destructivas. Su aparición solo concedía una ventaja temporal al bando que se hubiera hecho con la exclusividad de su utilización, puesto que al poco tiempo su uso se generalizaba en el resto de frentes. Nadie estaba ya seguro.

Tras la batalla de Passchendaele 

Las víctimas dejaron de ser exclusivamente soldados presentes en el frente y los civiles pasaron a convertirse en los nuevos objetivos.

Mark IV fue un tanque británico introducido en el campo de batalla en 1917

Todos lo ejércitos conocían la eficacia de estas nuevas armas. Como simple ejemplo, se calculaba que el fuego de una sola ametralladora equivalía a nada menos que cincuenta fusileros. Los resultados serían dramáticos: solo el 22 de agosto de 1914, por poner un ejemplo, los franceses registraron 27.000 muertos. Las caballerías quedaron atrás para dar paso las nuevas armas, que permitían, con pocos hombres, detener a ejércitos enteros.

Las caballerías quedaron atrás para dar paso las nuevas armas, que permitían, con pocos hombres, detener a ejércitos enteros.

Pero además, con los gases y la aviación estratégica, las armas de destrucción masiva habían hecho su aparición. La sed de victoria había propiciado que, por primera vez en la historia, las armas vencieran al hombre. El 22 de abril de 1915, los alemanes dispusieron 5.700 cilindros presurizados, llenos de cloro, frente a las líneas aliadas en el frente de Yprés. Aprovechando la brisa, abrieron las espitas, y una nube verdosa se abrió paso. Los primeros que la respiraron fueron las tropas coloniales francesas. El pánico resultó indescriptible.

Así quedó el campanario de la catedral de Ypres

Después de este episodio, ambos bandos utilizaron esta insidiosa arma, de forma incluso más letal: los cilindros se sustituyeron por proyectiles que podían lanzarse a gran distancia, y al cloro le siguió el fosgeno, que mataba a las 24 horas entre terribles sufrimientos. A este le reemplazó el gas mostaza, cuyo dolor extremo se extendía durante semanas con idéntico final.
Se calcula que los gases de combate dejaron cerca de 20.000 muertos y una huella tremenda en la memoria de las personas.

Cementerio Douaumont cerca de Verdún, Francia

Más información:
Armisticio del 11 de noviembre de 1918: https://en.wikisource.org/wiki/Armistice_between_the_Allied_Governments_and_Germany

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies