Mundo Yold. El conocido como el Disney japonés nació en la noche de Reyes, como un verdadero regalo

80 cumpleaños de Miyazaki, el genio que nos hizo soñar despiertos

 

 

 

 

Angel Domingo
5 enero, 2021

 Número de Comentarios (0)

Hoy queremos felicitar al genio de la animación nipona, el Disney japonés, Hayao Miyazaki, nacido en la noche de Reyes, como un auténtico regalo para el público infantil de todo el mundo. Nuestro crítico de cabecera, Ángel Domingo, repasa para nosotros los grandes hitos de la carrera del creador de Mi vecino Totoro, entre otros títulos inolvidables.

Hayao Miyazaki (5 de enero, 1941. Tokio, Japón) revolucionó el mundo de la animación, junto con otros grandes creadores japoneses, en la segunda mitad del siglo XX.

Nacido como Miyazaki Hayao (recordamos que el apellido aparece siempre primero, de acuerdo al uso japonés), nuestro futuro cineasta vino al mundo en el distrito de Bunkyo. Su padre era el empresario Katsuji Miyazaki, manufacturaba piezas para los aviones de la Armada Imperial japonesa durante la II Guerra Mundial. A pesar de su posición acomodada, el joven Hayao vivió la guerra muy de cerca, habiendo de trasladarse varias veces junto a su familia durante el conflicto. Estos episodios tan duros y la tuberculosis vertebral que su madre sufrió durante sus primeros años de vida hicieron que el futuro animador entrara en contacto enseguida con la realidad del sufrimiento humano.

El castillo ambulante

Al repasar la biografía de este artista japonés, descubriremos fabulosos detalles que afirman que el sensei (maestro) nació como predestinado a producir una valiosa carrera cinematográfica; no es casualidad que sea conocido popularmente como el “Disney japonés” pues su filmografía está enfocada a los espectadores más pequeños.

El maestro nació como predestinado a producir una valiosa carrera cinematográfica.

Debemos reconocer que, en casi todas sus películas, aparecen rotundos mensajes antibélicos. También aborda temas tan complejos como el hombre y su relación con la madre naturaleza; el individualismo como problema global o la responsabilidad individual, lo que le ha valido el reconocimiento público de los especialistas y del gran público en Occidente.

La princesa Mononoke

Gran aficionado a los cómics, desde su juventud descubre su verdadera vocación a una edad muy temprana y su primer contacto con el mundo de la animación tiene lugar en el estudio Toei. Allí conoce a dos importantes figuras del mundo de la animación, Yasuo Otsuka e Isao Takahata, con quienes trabaja en su primer largometraje, La princesa encantada (1968).

El viaje de Chihiro recibió el Oso de Oro en la Berlinale 2002, el Óscar a la Mejor Cinta Animada y el reconocimiento a toda su trayectoria en el Festival Internacional de Cine de Venecia.

Poco más tarde abandona Toei y ya en los 70 comienza a dibujar para Nippon Animation donde trabaja en conocidas series de animación como El cuento de Heidi o Ana de las tejas verdes. En 1979 realiza sus primeros trabajos como director en la serie Conan el niño del futuro o el filme El castillo de Cagliostro.

Entrados los 80, Miyazaki y Takahata trataron de volar solos y concurrieron algunas colaboraciones con estudios europeos. La más célebre y tristemente breve fue la serie de Sherlock Holmes (Sherlock Hound, en el mundo anglosajón), que adaptaba el clásico detective de Arthur Conan Doyle a un formato seriado con animales antropomórficos. Disputas con la familia del autor y un retraso en la producción, así como el nacimiento de Studio Ghibli, hicieron que el proyecto se cerrase.

Casa Miyazaki

Abre su propio estudio de animación, Studio G, en 1985, desde donde dirige importantes títulos que le proporcionan gran reconocimiento como cineasta a nivel mundial. Ejemplo de ellos son títulos como Mi vecino Totoro (1988), La princesa Mononoke (1997), El viaje de Chihiro (2001), El castillo ambulante (2004) o Ponyo en el acantilado (2008).

Su preciosista cinta El viaje de Chihiro (2001), recibió el Oso de Oro en la Berlinale 2002, el Óscar a la Mejor Cinta Animada y el reconocimiento a toda su trayectoria en el Festival Internacional de Cine de Venecia; mientras que El castillo ambulante (2005) obtuvo la nominación al Óscar como Mejor Película Animada.

Podría ser casualidad que el cineasta naciera la noche de Reyes de 1941, en la capital de Japón, pero lo cierto es que cada película que estrena es un regalo para todos los niños (y no tan niños) del mundo.

Feliz cumpleaños y… ¡Larga vida, maestro!

Ángel Domingo Pérez

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies