Cine Yold. La generosidad, sencillez y humildad de Banderas están al nivel de su talento interpretativo

Antonio Banderas, ejemplo de español universal

Angel Domingo
4 marzo, 2024

Hoy, Ángel González, nuestro crítico de cabecera, nos trae un regalo especial: un repaso a la filmografía de Antonio Banderas, uno de nuestros actores más internacionales, recorriendo también algunas facetas de su trayectoria profesional y humana, que a muchos les resultará desconocida y hasta sorprendente. Y es que Banderas es un generoso ser humano, cuyo incuestionable talento para la interpretación es solo una más de sus capacidades.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) nombró, en 2010, al intérprete español Antonio Banderas como “Embajador de Buena Voluntad para liderar la lucha contra la pobreza”. El organismo aseguró que la popularidad del actor malagueño sería fundamental para impulsar los llamados Objetivos del Milenio, una serie de metas para reducir a la mitad la pobreza mundial para el año 2050. Sus puntos fundamentales son reducir el hambre, las enfermedades, el analfabetismo, la contaminación y la discriminación contra las mujeres, y parece que Banderas es una pieza fundamental en el engranaje mundial para conseguirlo.

Entre otros Embajadores de Buena Voluntad del PNUD se encuentran la tenista rusa Maria Sharapova; la actriz japonesa Misako Kono; el príncipe heredero de Noruega, Haakon Magnus y la actriz Angelina Jolie.

-“La pobreza nos priva de nuestro potencial como personas, impidiéndonos ser lo que podemos ser”, afirmó Banderas en un comunicado publicado en la página web de la agencia de la ONU. “Por eso es tan importante movilizar todos nuestros esfuerzos para vencerla, especialmente si hoy en día contamos con los conocimientos, las herramientas y los recursos para lograrlo”, subrayó.

La directora del PNUD, Helen Clark, dijo que “el compromiso manifiesto (de Banderas) con las causas de los menos favorecidos es un perfecto defensor de nuestra labor”. El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió a los miembros del organismo que el progreso para lograr las metas del milenio ha sido irregular y que se necesitan mayores esfuerzos para cumplir con los objetivos en muchos países.

Con Imanol Arias en Laberinto de pasiones

Sencillo y amable, Banderas ha conseguido que la fama no pervierta la simpática imagen que todos sus compatriotas tenemos de él.

Auténtico enamorado de su tierra, ya ha cumplido los sesenta y tres años. Nació en Málaga (España), es actor, escritor, cantante y productor. Actualmente escribe, dirige y produce un ambicioso espectáculo musical sobre Boabdil (Abu Abdullah Muhammad XII), el último gobernante musulmán de Granada, que tiene previsto estrenar en verano del año 2027.

En Réquiem por un campesino español

Banderas, un ‘todoterreno del espectáculo’
Antonio se convirtió, en pocos años, en el galán más importante del cine español. Tuvo la valentía -para algunos- y la osadía -para la gran mayoría- de atreverse a conquistar Hollywood, consiguiéndolo gracias a un gran esfuerzo y a una inquebrantable confianza en sí mismo.

Entrevista con el vampiro

Antonio creció al abrigo de una familia modesta, que siempre intentó dar a su hijo lo mejor. Hijo de un comisario de aduanas (José) y una profesora de instituto (Anita), estudió en el colegio El Divino Pastor, lugar en el que decidió que lo suyo era el fútbol. Jugador del filial del Málaga, Banderas vio truncada su carrera futbolística cuando se rompió el pie con solo doce años, momento en el que tuvo que replantearse su futuro. Se le ocurrió que en el teatro amateur podría encontrar sensaciones similares a las que se viven sobre el césped de un estadio, y fue tanto su talento y entusiasmo, que a los trece años fue elegido para el papel protagonista de un divertido musical que llegó a estrenarse en teatros de su Málaga natal.

Este éxito le animó a proponerse en serio la profesión de actor, y con diecinueve años recién cumplidos se trasladó a Madrid, donde encontró trabajo rápidamente en un teatro profesional, concretamente en la Sala Lavapiés, aunque no en el escenario como le habría gustado, sino como encargado principal de las luces. Este tan solo fue el primero de sus numerosos ‘trabajos menores’, que tuvo que realizar para poder pagar su alquiler en la capital.

Bailando con Tom Hanks en Philadelphia

Gracias a su físico no le faltaron los trabajos de camarero en algunas de las salas más famosas de Madrid y, eventualmente, como modelo en numerosas campañas publicitarias.

Su debut en la pantalla grande fue en el desconocido filme Pestañas postizas (Enrique Belloch, 1982), una trágica historia de amor donde un joven se debate entre un romance verdadero y otro por interés económico. Sin embargo, un joven realizador llamado Pedro Almodóvar tuvo la oportunidad de ver la película, y quedo prendado por la sinceridad del joven protagonista. Almodóvar, también recién llegado a Madrid, le ofreció interpretar a… ¡un terrorista libio! en su película Laberinto de pasiones (1982). El rodaje fue, además, el comienzo de una sincera amistad de aquellos jóvenes emigrantes que llegaron a Madrid persiguiendo el sueño de triunfar en el cine.

Almodóvar, que acababa de conocer a Carmen Maura, ‘adoptó’ a Antonio Banderas para formar a su ‘pareja de musas’. En Matador (1986), encarnó a Ángel, un alumno frustrado de una escuela de tauromaquia que intenta violar a la novia de su maestro porque considera que no se esforzó en adiestrarle.

En la cama con Madonna

Y poco después tocó techo en el cine español al convertirse en Carlos, el hijo del amante al que Carmen Maura buscaba, desesperadamente, en Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988), la película que consagró, tanto a Almodóvar como a Banderas en figuras de la cinematografía universal, al obtener una nominación al Oscar de Mejor película en habla no inglesa.

Estos trabajos le encumbraron como uno de los actores españoles más requeridos, por cineastas tan distintos como Francisco Betriú (Réquiem por un campesino español), Pedro Costa (El caso Almería), y Montxo Armendáriz (27 horas).

Madonna le arrastra a Hollywood
La diva del pop, deslumbrada por el físico del malagueño en las películas dirigidas por Almodóvar, intentó seducirle con una bizarra propuesta titulada En la cama con Madonna (1991). Después se supo que Antonio fue ‘el segundo plato’, después de que Andy García rechazara el proyecto.

Un año después, Banderas se aprende de memoria todo el guion de la película Los reyes del mambo (1992), ya que no dominaba el inglés. Otro año después, Banderas se ganó definitivamente el respeto de Estados Unidos interpretando al joven abogado homosexual seducido por Tom Hanks en Philadelphia (1993), película por la que Hanks obtuvo su primer Oscar y Antonio su primera nominación. Esta fue la causa por la que Antonio decidiera centrarse en triunfar en Hollywood.

A partir de ese momento, la trayectoria de Banderas en Hollywood se convirtió en una montaña rusa, algunas de sus películas triunfaban a lo grande, como Entrevista con el vampiro (1994), otras con más dudas, como Desperado (1995), y Four rooms (1995), pero otras se estrellaron en taquilla, como fue el caso de Miami (1995), y especialmente doloroso fue el fracaso de Two Much (1995), en la que Antonio se estrenó como productor en Hollywood. Pero en ningún momento, pensó en rendirse y regresar a España.

Su tenacidad en perseguir el sueño americano le convirtió en el intérprete latino de referencia en Hollywood, mientras su carisma personal hizo de él el invitado perfecto a las fiestas de Hollywood que buscaban tener un toque de intelectualidad. Precisamente, en una de aquellas fiestas conoció a la actriz que se convertiría en su segunda mujer, Melanie Griffith.

Una vez asentado en Hollywood, Banderas convirtió su mansión de Los Ángeles en refugio más seguro para todo español que persiguiera la idea de triunfar.

En Dolor y gloria

Banderas, el héroe de la solidaridad
Su Fundación Lágrimas y Solidaridad recaudó 160.000 euros, que donó inmediatamente a Caritas, y miles de dólares en becas para financiar los estudios universitarios de los jóvenes con más talento de España y Estados Unidos, y el hecho de que nunca se ha negado a ofrecer su imagen a cualquier causa solidaria, convierten a Antonio Banderas en el actor que más dinero ha donado a causas benéficas, acciones que al igual que su alter ego, El zorro, siempre hace desde el anonimato, convierte a Antonio Banderas en una persona dedicada a que el mundo sea mejor.

Imagen en una de las muchas campañas solidarias en las que participa

¡Gracias Antonio, tu generosidad y tu talento hacen este mundo mejor!                              

Ángel Domingo Pérez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies