Casanova: El crepúsculo de un mito

Angel Domingo
21 julio, 2020

 Número de Comentarios (0)

Ángel Domingo nos trae hoy la reseña de la película Casanova, su último amor, del francés Benoît Jacquot. La película, ya estrenada en salas comerciales, está disponible en varias plataformas digitales. ¿Te apetece revisitar al gran seductor de la historia en su versión más otoñal y melancólica?

El veneciano Giacomo Casanova fue una figura singular del siglo XVIII europeo, en calidad de lo que hoy llamaríamos un personaje mediático; escritor, diplomático, conquistador de mujeres (132, según sus memorias), agente secreto, secretario de un cardenal, fundador de la Lotería Nacional francesa, viajero incansable… entre muchos oficios más. Con el tiempo, su mito ha superado la propia existencia real y, como sucede con personajes de este tipo, cada realizador cinematográfico ha tratado al personaje a su manera.

En esta versión titulada Casanova, su último amor (Benoît Jacquot, 2019) estamos ante un seductor acosado socialmente por su adicción al placer y al juego, que llega a Londres, tras haber conseguido ser el único preso fugado del Palacio Ducal de Venecia.

En la capital inglesa, totalmente desconocida para él, coincidirá en múltiples ocasiones con una joven prostituta llamada Marianne de Charpillon, por la cual siente una atracción tan fuerte que se llega a olvidar del resto de mujeres. Nuestro personaje está dispuesto a arriesgar todo para conseguir enamorarla, pero la joven se escapa siempre utilizando evasivas de todo tipo. Por fin, le lanza un desafío mayúsculo: solo será suya cuando él deje de desearla.

El director galo demuestra su talento para los filmes de época y deslumbra con su decisión de apostar por un tempo amortiguado que resulta ideal para describir esta historia otoñal sobre el legendario libertino veneciano. Los bellos paisajes ocres, amarillos y verdosos adjetivan la idea central de esta película: el crepúsculo de un mito.

Tal vez, inspirado en el memorable Casanova (Federico Fellini, 1976), la versión de Benoît Jacquot comienza con el personaje en la vejez, ejerciendo de bibliotecario y recordando experiencias pasadas. La trama cuenta de la relación que Casanova (Vincent Lindon) mantuvo, durante su estancia en Londres, con Marianne de Charpillon, a quien le pone cara la enigmática Stacy Martin. Por primera vez, para nuestro protagonista, es ella la que marcó el ritmo de su relación y no al revés, por lo que el famoso amante es una persona melancólica y torturada.

Concluyo esta breve reseña diciendo que el único problema que advierto de esta versión es la frialdad con la que actúa el personaje, que carece de lo que precisamente se supone que le sobraba al propio Casanova: un poco de pasión. Pero, ya les dije, nuestro seductor, ya es un viejo carcamal.

Ángel Domingo Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies