Cine Yold. Repasamos los nombres de actores supuestamente cuerdos que interpretan a supuestamente locos de manera magistralmente desquiciada

Cerebros enfermos en cuerpos muy sanos

 

Angel Domingo
20 junio, 2022

Personajes muy locos interpretados por actores muy cuerdos, o tan tan locos y talentosos, que parecen cuerdos sin que los espectadores podamos tener más que dudas al respecto. Hoy, nuestro crítico de cabecera nos habla de trastornados y desquiciados magistrales.

El histriónico actor y humorista Jim Carrey (Canadá, 1962) es popular gracias a sus papeles cómicos. Especialmente tras su actuación en la película La máscara (1994), ha demostrado que también puede rendir a gran nivel en papeles más dramáticos, como demostró con la película de culto El show de Truman (Peter Weir, 1998), acompañado de una carismática Cameron Díaz. Finalmente, consiguió sacar partido de su fama de excéntrico, y fue contratado para poner rostro al malvado Enigma en la última entrega del súper héroe murciélago, Batman Forever (Joel Schumacher, 1995).

Jim Carrey/La máscara

El polifacético Johnny Deep nunca ha tenido miedo de enfrentarse a personajes intensos como el Jack Sparrow de Piratas del Caribe, o el Willy Wonka de Charlie y la fábrica de chocolate (2005), o cualquier papel que le ofreciera su colega, el director Tim Burton. Sin embargo, en su vida personal es igual de excéntrico que el ficticio capitán Sparrow, y eso es algo que su última pareja, la también actriz, Amber Heard, pretende sacar partido enviándole a una legión de abogados cuyo ruido mediático ha hecho dudar a la productora del ratón Mickey sobre si resulta conveniente mantenerle interpretando al célebre capitán en las distintas secuelas.

Johnny Depp/Jack Sparrow

Además de la saga de Piratas del Caribe, existe otra que bate récords de taquilla cada vez que estrenan una nueva entrega: la del súper héroe de Gotham City, Batman. Y si existe un tópico en la saga de Batman es la aparición de desquiciados rivales como el Joker, que ha sido interpretado de forma prodigiosa por actores que no tendrían ni que haberse maquillado para interpretarle, como Jack Nicholson en la versión de Batman que firmó Tim Burton en 1989, o la lograda actuación de un irreconocible Colin Farrell, que ocultó su atractivo para interpretar al Hombre Pingüino.

Jack Nicholson/el Joker

Pero sin duda, el que más impresionado me dejó por su nivel de locura tan conseguido fue el atractivo Joaquin Phoenix, que logró todos los premios individuales a lo largo del planeta, y finalmente el Oscar (aunque algunos críticos tildaron de ‘excesivos’ tantos premios). Pero a partir de su majestuosa interpretación, la mayoría de los espectadores pensamos que ‘un Batman que no tenga un Joker a su altura’ no debería filmarse nunca. Joaquin Phoenix logró mimetizarse con el desequilibrado payaso hasta el punto que -yo creo- tendrían que internarle en un psiquiátrico antes de que cometa algún atentado en la vida real.

Joaquin Phoenix/el Joker

Y hablando de payasos, ¿existe alguno que de más miedo que el terrorífico Pennywise de la obra maestra de Stephen King, It? Cuando los productores tuvieron que llevarlo a la gran pantalla, fueron conscientes de que la elección del actor adecuado para ponerle rostro tenía que ser muy acertada. Se decidieron por un intérprete sueco que había trabajado más de modelo que delante de una cámara: Bill Skarsgård, que fue capaz de ‘olvidar’ su faceta de modelo y concentrarse en su actuación para elevar la película hasta donde los productores más optimistas habían previsto. En cuanto a su vida personal, es imposible saber si el actor sueco padece algún trastorno, ya que el país escandinavo ha cerrado filas para proteger la vida personal de su estrella más internacional.

Bill Skarsgård/Pennywise

Y termino este sencillo artículo regresando a España para recordar a uno de nuestros actores más respetados y amados por el gran público, el guapo y varonil Francisco Rabal, del que siempre se ha dicho que ‘su sex-appeal traspasaba la pantalla’. Quizás se lo terminó creyendo tan firmemente que compartir títulos de crédito se convirtió en una pesadilla para numerosas actrices. “A todas nos quería seducir”, bromearon más de una vez sus ocasionales compañeras de trabajo.

Asunción Balaguer y Paco Rabal

Nunca sabremos con certeza si esto era cierto, pero su ‘amante esposa’, Asunción Balaguer, su compañera de vida durante cincuenta años llegó a reconocer que “en la mayoría de las ocasiones no se trataba de una broma”. Desconozco si la ‘ninfomanía masculina’ está admitida por la ciencia como trastorno, pero con ejemplos como el de Paco Rabal, yo lo diagnosticaría como ‘enfermedad’ más que como ‘vicio’.

Ángel Domingo

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies