Mundo Yold. Centenario de la muerte del pintor austríaco

Cien años sin Gustav Klimt

Carmen Matas
25 abril, 2018

El pasado mes de febrero se cumplieron cien años de la muerte del creador de ‘El Beso’. Gustav Klimt dejaba, a los 55 años de edad, una maravillosa obra como legado, que le posiciona hoy como uno de los mejores artistas de la historia. Viena, su ciudad natal, le homenajea este año con una serie de exposiciones. Te contamos todo en Gente Yold.

El pasado 6 de febrero se cumplió un siglo de la muerte de Gustav Klimt (1862-1918), el artista austríaco que hoy se posiciona como uno de los principales precursores del movimiento modernista y uno de los pintores más reconocidos, y que, en la Europa de finales del siglo XIX, revolucionó a toda una sociedad con sus sensuales obras, algunas abiertamente eróticas.

Gustav-Klimt

Si tuviéramos que describir cuáles son las principales características que definen la obra de Klimt, estaríamos obligados a mencionar la complicada técnica de colocar pan de oro y pan de plata junto a la creación, siempre repleta de motivos decorativos.

Emilie Flöge and Gustav Klimt in the garden of Villa Oleander in Kammer

En el jardín de Villa Oleander, en Kammer, con Emilie Flöge, cuyos diseños textiles fueron una inspiración fundamental para Klimt

Cuando su obra empezó a madurar, se caracterizó por la mezcla en sus cuadros de imágenes clásicas con toques orientales y, cómo no, por los dibujos protagonizados por mujeres en posturas sensuales, casi siempre tumbadas.

La pintura de Klimt irritó a casi todas las facciones ideológicas de Viena.

Por supuesto, la pintura de Klimt irritó a casi todas las facciones ideológicas de Viena: académicos y autoridades católicas consideraban sus obras ofensivas e incluso los nazis destruyeron algunas de sus obras casi 30 años después de la muerte del artista, en 1945.

812068_1

Las vírgenes

Siempre polémico
En 1894, Klimt recibió el encargo de decorar el techo del Aula Magna de la nueva Universidad de Viena. Según las indicaciones que recibió, debía representar la Filosofía, la Medicina y la Jurisprudencia de aquel solemne espacio, pero la inauguración de la creación se convirtió en todo un escándalo.

REP00155_Judith_Klimt_I_Luxury_Line_-_Gustav_Klimt

Judith

Desde la prensa, que le acusó de hacer un uso innecesario del erotismo, hasta el Congreso -que calificó la obra de “excesiva perversión”-, fueron implacables con el artista y los frescos nunca fueron exhibidos en la institución académica. Propusieron al artista trasladar las pinturas a la Galería de Arte Moderno de la capital austríaca, pero Klimt se opuso y acabó comprándole al gobierno sus propias obras.

Gustav Klimt, Klimt de pinturas del techo de la Facultad en Viena, `Filosofía´

Pinturas del techo de la Facultad en Viena,`Filosofía´

A pesar de todo, Klimt era un artista entregado a su trabajo, acostumbrado a las críticas y despreocupado por las opiniones que los demás pudieran tener sobre él mismo o sobre su obra.

Golden-Apple-Tree-Oil-Painting-Reproduction-Canvas-by-Gustav-Klimt

Manzano dorado

Tal y como se plasma en el libro Klimt, biografía del artista de Frank Whitford, él mismo aseguraba ser consciente de no ser una persona particularmente interesante: “Soy un pintor que pinta día tras día desde la mañana hasta la noche (…). Quien quiera saber algo de mí debe observar atentamente mis cuadros y tratar de ver en ellos lo que soy y lo que quiero hacer”.

En 1894, Klimt recibió el encargo de decorar el techo del Aula Magna de la nueva Universidad de Viena, pero la obra se convirtió en todo un escándalo.

El año de Gustav Klimt
En este centenario de la muerte del pintor, Austria ha querido conmemorar por todo lo alto al que probablemente sea su artista más famoso con una serie de exposiciones que se acercan al pintor desde múltiples perspectivas, desde la realidad virtual, a la búsqueda de sus obras expoliadas por los nazis y su influencia posterior en el arte.

A1ekfptXIWL._SL1500_

Mujer con abanico

El calendario de muestras arrancó el pasado 18 de enero en el Museo Leopold con Viena alrededor de 1900, exposición en la que se recuerda el dinamismo artístico del comienzo del siglo XX y en la que Klimt comparte cartel con otros artistas como Koloman Moser y Oskar Kokoschka.

Nueve diseños de la obra de realización de un friso para el comedor del Palacio Stoclet

Diseños para el friso del comedor en el Palacio Stoclet

Asimismo, el 7 de febrero, el Museo de Artes Aplicadas de Viena (MAK) estrenó la exposición El Jardín Mágico de Klimt, donde con ayuda de gafas de realidad virtual es posible disfrutar, como si nos encontráramos en el interior, de los mosaicos que Klimt realizó para el comedor del Palacio Stoclet de Bruselas.

Dining room of the Palais Stoclet, Brussels, 1905 Designed by Josef Hoffmann with art work by Gustav Klimt.

Comedor del Palacio Stoclet

El Palacio Belvedere, que acoge la mayor colección de cuadros del artista y los más conocidos, como El beso y Judith, no se podía quedar atrás y el 22 de marzo estrenó la exposición Klimt no es el final, que pone el foco en el legado del pintor tras su muerte y su influencia en otros artistas.

En este centenario de la muerte del pintor, Austria ha querido conmemorar por todo lo alto al que probablemente sea su artista más famoso

El también vienés Museo de Historia del Arte (KHM) se ha sumado a la conmemoración, instalando un andamio para que los visitantes disfruten, cara a cara, de trece pinturas murales de Klimt que se encuentran en una escalinata a 12 metros de altura.

d72a2ba45702da2a743e72a824ps--kartiny-i-panno-kartina-klimt-potseluj-zoloto-ornament-abstra

Sus obras abstractas están llenas de su natural dinamismo y colorido

Del pasado 12 de febrero al 2 de septiembre, los visitantes podrán contemplar de cerca estas obras, que habitualmente se encuentran demasiado altas.

p048gv2g

Retrato de una de sus misteriosas musas

El robo, el expolio y la destrucción a la que se vio sometida parte de la obra de Klimt durante el nazismo ha sido también el centro de uno de los homenajes al artista en este centenario. La Villa Klimt, la mansión donde el pintor tuvo su taller desde 1911 hasta su muerte, organiza la muestra Klimt perdido, que analiza cómo muchos de los mecenas y coleccionistas de Klimt fueron perseguidos, robados, expulsados o asesinados por los nazis, y cómo una parte de su obra fue destruida o desapareció y el resto acabó pasando de salones particulares a salas de museos.

Más información:

http://www.antena3.com/noticias/cultura/viena-ofrece-un-cara-a-cara-en-las-alturas-con-la-obra-de-gustav-klimt_201802135a82c3700cf23f9c1365379e.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies