Yoldilandia. Aniversario de una de las películas de nuestra vida

Dirty Dancing: Treinta años de un superéxito con mal fario

Inés Almendros
3 abril, 2017

 Número de Comentarios (0)

Parece mentira, pero en este año se cumplen treinta años desde el estreno de Dirty Dancing, una de las películas icónicas de los ochenta, que convirtió a Patrick Swayze en el ídolo teenager del mundo mundial. Pese al increíble éxito de la película y de su banda sonora, Dirty Dancing comenzó con mal pie y repartió mala estrella a sus protagonistas. Hoy la recordamos.

 

La historia de las vacaciones de la virginal, generosa y sensata Baby (Jennifer Grey) con el macizo y seductor profesor de baile, Johnny Castle (Patrick Swayze), batió récords de taquilla en el año 1987, en prácticamente todo el mundo (aunque en España se estrenó unos meses más tarde). Treinta años después, desaparecido tristemente su protagonista, Dirty Dancing sigue siendo uno de los musicales más  icónicos de los años ochenta, un pequeño mito fílmico con una música que todos recordamos y un enorme éxito comercial: el coste de producción no había superado los 6 millones de dólares, pero la película recaudó en todo el mundo más de 220 millones. Al triunfo en la taquilla le acompañó el de las ventas de la banda sonora, que llegó a superar, en la lista Billboard, al propio Michael Jackson. Fue disco de platino unas 11 veces y desde entonces se han vendido más de 40 millones de copias. La canción estrella, The time of my life, ganó el Oscar de la Academia a la Mejor Canción Original, el Globo de Oro y el Grammy. El sencillo She´s like the Wind, creación del propio Swayze, también fue uno de los más vendidos del año.

Grey y Swyze las pasaron canutas, sobre todo en esta escena

Grey y Swyze las pasaron canutas, sobre todo en esta escena

Estas son las luces de Dirty Dancing, un título que todos conocemos y que todos hemos visto alguna vez. Las que no son tan conocidas son las sombras de la película, que comenzaron desde el principio de su rodaje, y han oscurecido después las vidas de algunos de los que participaron en ella, empezando por su director, Emile Ardolino, fallecido de SIDA en 1993 y siguiendo con su protagonista, Patrick Swayze, fallecido de cáncer de páncreas en 2009 con tan solo 57 años.

Emile Ardolino, fallecido de cancer

Emile Ardolino, fallecido de cáncer

Un accidente y un cambio de pareja
Muy poca gente sabe que, apenas unos días de empezar el rodaje, la protagonista, Jennifer Grey, estuvo a punto de morir en un accidente de vehículo con quien por entonces era su novio, el famoso actor Matthew Broderick. La actriz, hija del actor y bailarín Joel Grey, más conocido por haber interpretado al maestro de ceremonias de Cabaret, ya había realizado sus primeros papeles en películas como Cotton Club, de Francis Ford Coppola. Sin embargo, Jennifer era bastante más conocida por sus romances con jóvenes actores como Johnny Depp o Michael J. Fox, que por su trabajo. En 1987 consiguió el papel para Dirty Dancing, para el cual había otras candidatas como Sarah Jessica Parker. Finalmente, los productores se decantaron por Grey y desestimaron a Sarah.

DirtyD

Los problemas y enfrentamientos en el rodaje por parte de sus dos protagonistas fueron permanentes

Dos semanas antes del rodaje, Broderick y Jennifer marcharon a Irlanda de vacaciones. El joven intérprete conducía el vehículo cuando colisionaron con un coche en el que viajaban Margaret Doherty, de 63 años y su hija Anna Gallagher, de 28, que resultaron fatalmente fallecidas en el acto. Broderick sufrió importantes heridas, mientras que, milagrosamente, Grey sólo tuvo algunas contusiones fuertes en la espalda. Aunque el caso apenas si trascendió, fue un trauma para los dos jóvenes y estuvo a punto de truncar la participación de Grey en el filme; afortunadamente no fue así. Jennifer regresó a Estados Unidos e interpretó a Baby, pero al poco tiempo rompería con Matthew Broderick que, años después, paradójicamente, se casó con Sarah Jessica Parker con quien sigue todavía. Así fue como la famosa Carrie de Sexo en Nueva York, de alguna forma se vengó -intencionadamente o no- de quien le privó de protagonizar Dirty Dancing. Con los años, Grey declaró que el trauma que les produjo el accidente no le dejó disfrutar adecuadamente del gran éxito y la fama que había conquistado por este trabajo.

Broderick y Grey durante su romance fallido

Broderick y Grey durante su romance fallido

Un rodaje infernal
La historia fue creada por la guionista Eleanor Bergstein, que se inspiró en la vida de Jackie Horner, una bailarina que trabajaba en un complejo vacacional de Nueva York. Sin embargo, el lugar finalmente escogido para rodar fue el Hotel Mountain Lake en Virginia, donde las temperaturas de ese verano volvían locos al equipo de filmación: o llovía sin parar, o pasaban a 40 grados. Poco a poco, gran parte del elenco comenzó a caer enferma. La duración del trabajo se alargó y la producción se metió en el otoño, con lo cual el frío complicó todavía más las cosas. En aquella zona de Virginia, gran parte de la vegetación ya se había vuelto dorada, así es que en algunas de las escenas los arboles tuvieron que ser teñidos de verde con un spray. En la escena del lago, por ejemplo, los labios de los protagonistas se volvían continuamente azules del frío que estaban pasando. Por ello, no hay primeros planos en estas escenas.

Los duros entrenamientos de la película también afectaron al protagonista, Patrick Swayze, que había sido atleta y un gran bailarín, pero que arrastraba una pequeña lesión de rodilla que se convirtió en un infierno. Aunque los médicos le recomendaron parar, él siguió adelante, demostrando una gran profesionalidad.

Patrick, además de estar como un auténtico queso en la película, también demostró ser un excelente bailarín y muy profesional 

Malas relaciones
En el momento del rodaje, Grey tenía ya 27 años, así es que uno de los objetivos era que aparentara diez años menos, los que tenía Baby. Uno de los trucos que se llevaron a cabo fue vestirla con ropas y colores claros y pastel, mientras que el vestuario de Patrick siempre era en tonos oscuros para perfilar su punto de peligroso seductor. Jennifer y Swayze ya se conocían, puesto que habían trabajado juntos en Amanecer rojo, y no se llevaban especialmente bien; más bien, al contrario.

La química entre BAby y Johnny era innegable. La realidad, diferente.

La química entre Baby y Johnny era innegable. La realidad, diferente

Los problemas y enfrentamientos en el rodaje por parte de sus dos protagonistas fueron permanentes. El director y el resto del elenco hacían lo posible para suavizar las cosas, pero las discusiones eran continuas. Para lograr que se dieran tregua y facilitar las cosas, Emile Ardolino les enseñaba las tomas grabadas, en las que era fácil comprobar la estupenda química que tenían juntos en pantalla. Aunque no mantuvieron ninguna relación después del rodaje, cuando Patrick murió, Grey le dedicó unas cariñosas palabras de despedida.

La enfermedad arraso, aun siendo joven, a uno de los hombres más guapos del cine.

La enfermedad arrasó, aun siendo joven, a uno de los hombres más guapos del cine

Carreras sin fondo
Pese al gran éxito del film, ni Patrick Swayze ni Jennifer Grey pudieron dilatar la enorme fama que habían cosechado gracias a él. Como todos sabemos, Swayze no disfrutó de una carrera ni una vida prolongadas. Trabajó mucho, hizo muchas películas pero, salvo la también famosísima Ghost, ninguno de sus otros trabajos llegó a ser un gran éxito. Además, sufrió importantes problemas de alcoholismo, que influyeron en su matrimonio con la bailarina Lisa Niemi. Pero lo peor fue cuando, en 2008, le diagnosticaron un avanzado cáncer de páncreas, contra el cual estuvo luchando poco más de un año hasta fallecer. El que había sido uno de los hombres más guapos del mundo estaba arrasado y totalmente irreconocible antes de su muerte.Grey en la película y Grey ahora, las dos guapas, pero distintas

Grey en la película y Grey ahora, las dos guapas, pero distintas

Por su parte, pasado el gran éxito de Dirty Dancing, Jennifer Grey se tuvo que enfrentar al trauma del accidente de Irlanda, que influyó decisivamente en su ruptura con Matthew Broderick. Abrumada por la situación y con cierto complejo por su nariz, a principios de los años 90 decidió someterse una rinoplastia para afinar su forma. La operación salió tan mal que tuvieron que repetirla, y aun así jamás volvió a ser la misma. Jennifer estaba tan irreconocible tras pasar por el quirófano, que ni sus propios seres queridos la encontraban igual. Fue, también, algo determinante para que su nombre cayera en el olvido: “entré al quirófano siendo famosa, y salí siendo una mujer anónima”, llegó a decir la propia Grey.

Jennifer en la actualidad con su marido

Jennifer en la actualidad, con su marido

Actualmente  se dedica de lleno a la familia que ha formado con el actor Clark Gregg, también conocido como el Agente Phil Coulson, en películas como Iron Man, Thor y Los Vengadores. Aunque no ha vuelto a gozar de un éxito similar, se considera y muestra feliz y plena con su vida actual. También hace, de vez en cuando, televisión y ganó la temporada 11 del programa Dancing with the Stars. Pero eso sí: se negó a bailar el tema de Dirty Dancing, por respeto y en recuerdo a Patrick Swayze. Y es que, ninguno de los dos tuvieron tanta gloria como cuando fueron Johnny y Baby, dos personajes ya míticos, en una película igualmente inolvidable, que siempre es agradable volver a ver.

 

Inés Almendros

Fotos:

http://imjennifergrey.tumblr.com/tagged/me

 

 

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies