Gente Yold. Entrevista a la actriz Elvira Mínguez

“La evolución profesional va unida a la evolución personal”

 

Elvira Mínguez tiene una interesante y prolífica trayectoria profesional en cine, teatro, televisión y lo que le echen. Es tan intensa como sus personajes y siempre está desarrollándose y aprendiendo, no solo como actriz. También se siente muy atraída por la pintura, la escritura y la lectura, aunque todo el tiempo libre de que dispone se lo dedica a su hijo. Aprovechando su último estreno “No culpes al karma…”, nos ha contestado a unas preguntas para Gente Yold.

A Elvira Mínguez la conocemos todos porque la hemos visto en alguna ocasión, en los numerosísimos personajes que ha interpretado en películas, obras de teatro, series de televisión… Desde su impresionante interpretación de la terrorista de “Días contados”, en 1994, no ha dejado de trabajar y fue galardonada con un Goya por su papel en “Tapas” (2005). Alguno de sus últimos trabajos han sido “Truman”, “El desconocido” y la reciente “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas. También ha interpretado importantes papeles en la televisión, como el de Clara Campoamor en la serie de 2011, o los más recientes de “El tiempo entre costuras”, “Hermanos” y “Sin identidad”. En la actualidad está inmersa en numerosas promociones de varios proyectos que acaba de estrenar como “El guardián invisible”, película basada en el libro de Dolores Redondo.

096367-jpg-c_215_290_x-f_jpg-q_x-xxyxx

Gente Yold: ¿En qué proyectos estás trabajando ahora?
Elvira Mínguez:En este momento estoy inmersa en la promoción de las pelis que hice el año pasado. Esta parte, la de la promoción, es una más y tan importante como el resto; si no promocionamos, la película no llegará el público”. 

G.Y: ¿Cuándo y por qué decides hacerte actriz?
E. M.: “Hace ya tantos años que ni me acuerdo. Supongo que no podía ser otra cosa entonces, ahora soy consciente que puedo hacer mucho más”.

_dsc1610-elvira-minguez-foto-antonio-beas-krassia-photography

G.Y: Comienzas en el teatro y vuelves de vez en cuando a él, también has hecho series de televisión, ¿en qué medio te sientes mejor?, ¿qué diferencias hay?
E. M.: “Me gustan todos. No creo que haya muchas diferencias, en definitiva se trata de interpretar”. 

G.Y: Siempre interpretas papeles de mujer fuerte: “El desconocido”, “El guardián invisible”, “Clara Campoamor”, “El elegido”, por citar algunas de las últimas ¿De dónde sacas el material para trabajarlos? ¿Los disfrutas y preparas de manera distinta ahora, que cuando eras más joven?
E. M.: “Sí, los encaro con más sentido común y con menos sufrimiento. Supongo que los años te permiten hacer esta diferenciación, pones la atención en lo realmente importante y lo menos importante lo dejas correr”.

1

G.Y.: Has interpretado a Flora Salazar en “El guardián invisible”, de la saga de libros de Dolores Redondo o tu personaje de “El tiempo entre costuras” y otros, ¿hay diferencia a la hora de preparar o interpretar un papel cuando hay libros detrás?
E. M.:Tenemos más datos para “poner en pie” el personaje, pero yo diría que la preparación y la responsabilidad es la misma”. 

G.Y.: ¿Cómo has evolucionado como actriz con los años? ¿Hay un punto de inflexión a alguna edad?
E. M.:Creo que la evolución profesional suele ir de la mano de la personal. En este oficio, en el que trabajamos con nosotros mismos, esto es inevitable. No creo en puntos de inflexión, sino en un proceso evolutivo continuo”.

“Creo que la evolución profesional suele ir de la mano de la personal. En este oficio, en el que trabajamos con nosotros mismos esto es inevitable”.

 

G.Y.: ¿Has rechazado alguna vez un papel? Si es así, ¿te has arrepentido?
E. M.: “Sí, he rechazado alguno y no, nunca me he arrepentido”.

_dsc1654elvira-minguez-foto-antonio-beas-krassia-photography

G.Y.: Tus papeles siempre son dramáticos y se te ve a gusto en los papeles de mujer fuerte y seria, ¿te ves en una comedia?
E. M.: “Me encanta la comedia, creo que tengo más facilidad para ella, e intento aprovechar cada ocasión en la que me ofrecen algo cómico por pequeño que sea”. 

G.Y.: También has rodado en Estados Unidos, ¿cómo viviste el sueño americano?
E. M.: “Bueno, sueño… Me encantaría rodar más allí”. 

“No creo que podamos cambiar nada, mientras no haya una voluntad de cambio individual. Este proceso, este viaje al centro de nosotros mismos, este encuentro con nuestros monstruos, es lo único que nos podría permitir romper este sistema obsoleto y crear algo mejor para nuestros hijos”.

G.Y.: Creo que has dirigido y producido, cuéntanos cómo fueron las experiencias y por qué lo hiciste ¿Te dedicarías solo a dirigir si tuvieras la oportunidad?
E. M.: “En mi cabeza empieza a tomar forma la dirección de cine. Hasta ahora sólo lo hice en una ocasión en teatro. Era muy joven y no supe sacar todo el provecho que hubiera debido. La producción me encanta también. Supongo que me gusta cualquiera de los departamentos implicados”.

_dsc1652-elvira-minguez-foto-antonio-beas-krassia-photography

G.Y.: ¿Crees que la edad puede influir en cambiar la dirección profesional? Sí es así, ¿por qué?
E. M.: “Depende, ¿no? De las obligaciones y de las prioridades. Estamos rodeados de personas insatisfechas con sus profesiones, pero que no tienen oportunidad de cambiar, de verdad no pueden cambiar de profesión. Desde luego, de lo que estoy convencida es que a medida que cumples años empiezas a saber con mayor certeza qué es aquello que no te gusta”.

“De la misma forma la sociedad es machista, y ¡ojo!, ¡¡¡Todos los somos!!!”.

G.Y.: También te gusta escribir, ¿te ves escribiendo una obra de teatro o un guión? ¿O prefieres escribir narrativa?
E. M.: “Teatro no, narrativa y guión… ¡¡¡ojalá!!!”.

2

G.Y.: La verdad es que tú no paras de trabajar, pero lo cierto es que a esta edad, y sobre todo siendo mujer, suele haber un parón importante, ¿por qué crees que cuesta tanto encontrar papeles y películas que hablen de una generación que es y se siente joven?
E. M.: “Porque esta sociedad rinde culto a la juventud. La ancianidad está mal vista, por eso la sociedad acepta que envejezcamos, pero no que lo aparentemos. De la misma forma la sociedad es machista, y ¡ojo!, ¡¡¡Todos los somos!!! En cuanto que somos seres sociales que participamos de esta sociedad, hombres y mujeres, y por tanto, de forma más o menos inconsciente, queremos que la mujer siga en sus roles, con ciertas variaciones, pero en sus roles. Si juntas los dos condicionantes, machismo y culto a la juventud… ya lo tienes”.

G.Y.: No obstante, parece que tímidamente empieza a haber películas con protagonistas de más de cincuenta años, aunque suelen ser hombres, ¿crees que la generación que nació en los años cincuenta y sesenta está consiguiendo cambiar algo las cosas?
E. M.: “No, soy bastante pesimista en este sentido. No creo que podamos cambiar nada mientras no haya una voluntad de cambio individual. Este proceso, este viaje al centro de nosotros mismos, este encuentro con nuestros monstruos, es lo único que nos podría permitir romper este sistema obsoleto, y crear algo mejor para nuestros hijos, y esto no es fácil, porque no creo que haya esta voluntad de cambio, simple y llanamente, no interesa”.

G.Y.: ¿Cómo disfrutas del tiempo libre? ¿Cómo te cuidas por dentro y por fuera?
E. M.: “Con mi familia. Intento ser feliz y hacer feliz a los míos. Ellos son mi prioridad vital”.

 

Entrevista: Paloma S. Molina
Fotos: Antonio Beas de Krassia Photography, para Gente Yold

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies