Mundo Yold. La sólida carrera de una actriz todoterreno especializada en personajes detectivescos y mágicos

Gene Tierney: Un siglo del nacimiento de la actriz más bella de todas

 

 

Angel Domingo
18 noviembre, 2020

 Número de Comentarios (0)

La actriz que protagonizara una de las películas más prestigiosas del cine negro, Laura, hubiera cumplido hoy cien años. Nuestro crítico de cabecera no ha querido perder la oportunidad de recordarla en esta reseña, en la que valora, no solo su espectacular belleza, sino sus probadas dotes interpretativas.

No lo digo yo, son palabras textuales de Darryl F. Zanuck. El legendario productor del Hollywood clásico aseguraba que la actriz de la que me dispongo a hablar fue “sin lugar a dudas, la actriz más bella de la historia del cine”. Algunos aseguran que su bellísimo rostro enamoró incluso a John Fitzgerald Kennedy.

La estrella poseía uno de los físicos más perfectos del Hollywood dorado. Por si fuera poco, además de su espectacular belleza, lo que diferenciaba a Tierney de las demás actrices de la época, era que ella sí sabía actuar: Tierney fue una gran actriz, aunque su reinado fue corto.

Gene Eliza Tierney nació en Brooklyn (Nueva York) el 19 de noviembre de 1920, hija de un exitoso hombre de negocios. De esta manera, la selecta posición social, unida a una exclusiva educación, primero en Suiza, y después en la prestigiosa Universidad de Connecticut, no parecían dirigirla al mundo del espectáculo; pero como en las mejores historias de Hollywood, la casualidad jugó la carta ganadora: durante una visita a un estudio cinematográfico, el director Anatole Litvak le dijo que su destino era “ser una estrella de cine”.

Tierney fue una gran actriz, aunque su reinado fue corto.

Con solo 18 años se presentó en Nueva York y rindió Broadway a sus pies, lo que aprovechó el magnate de la aviación, Howard Hughes, para abordarla. Sin embargo, aún no era el momento y Gene tuvo que volver al teatro antes que el todopoderoso Zanuck la contratase en exclusiva para la Fox.

Y, desde su primera película, fue la protagonista absoluta de todos los proyectos en los que participó. Debutó a las órdenes del maestro de cine negro, Fritz Lang, en La venganza de Frank James (1940), compartiendo protagonismo con Henry Fonda. Al año siguiente aparece con Paul Muni en El renegado (Irving Pichel, 1941). Desde ese momento, es habitual verla aparecer en los títulos de crédito de películas importantes como La ruta del tabaco (John Ford) o El embrujo de Shanghai (Josef Von Sternberg, 1941).

Su belleza, unida a ciertos rasgos orientales, la encasillaron, en sus comienzos, en personajes de mujer indígena o mestiza, como en El hijo de la furia (John Cromwell, 1942) junto a Tyrone Power, película que apartó cualquier duda que existiera sobre su capacidad para liderar películas. Cuatro años después sobresalió definitivamente gracias a El filo de la navaja (Edmund Goulding, 1946) o Ese impulso maravilloso (Robert B. Sinclair, 1948).

Laura es la obra maestra del cine negro y, solo por ella, Gene Tierney tendría un puesto asegurado en la historia del Séptimo Arte.

Laura: El filme que le dio la eternidad
Junto a Dana Andrews interviene en Laura (Otto Preminger, 1944), la película que le dio el pasaporte para la eternidad. La cinta comienza cuando una seductora mujer aparece muerta en su lujoso apartamento. Un detective compone un retrato mental de la joven a partir de las declaraciones de sus allegados. El sugestivo retrato de Laura, que cuelga de la pared, también le ayuda en esta tarea. El indiscutible éxito de este filme provoca que vuelva a liderar un reparto con Dana Andrews en Al borde del peligro (Otto Preminger, 1950) y en El telón de acero (William A. Wellman, 1948).

Sin ningún género de dudas, Laura es la obra maestra del cine negro y, solo por ella, Gene Tierney tendría un puesto asegurado en la historia del Séptimo Arte.

Inolvidable también resulta su papel en la extraordinaria película El fantasma y la señora Muir (Joseph L. Mankiewicz, 1947), donde el fantasma era genialmente interpretado por Rex Harrison.

Gene Tierney tuvo numerosos pretendientes, pero fue el famoso diseñador de Hollywood, Oleg Cassini, quien la acompañó al altar cuando tenía veinte años. Tuvieron dos hijas: la primera, Daria, con discapacidad mental, sordomuda por un contagio de rubeola que sufrió Tierney cuando una admiradora la besó efusivamente en la mejilla. Esto fue un duro golpe y le causó trastornos psíquicos.

Al final de su vida, se volcó en ayudar, mediante elevadas donaciones económicas, a favor de los niños que necesitan una educación especial.

Su muerte, a causa de un enfisema se produce en Houston (Texas) el 6 de noviembre de 1991, a la edad de setenta años.

Siempre fue la más bella.

Ángel Domingo Pérez

Comentarios

  1. Carlos Federici dice:

    ¡Belleza pura! ¡Qué lástima que todo eso se haya perdido y hoy reine la decadencia! ¡Adiós, Fábrica de Sueños! Hoy Hollywood… da lástima. Como la dan, también, las nuevas generaciones que no tuvieron el privilegio de vivir cuando las películas eran películas, no sesiones de tortura mental, y las Estrellas eran Estrellas…, ¡seres cuasi etéreos que nos sumían en el ensueño!…, y las imágenes acariciaban, no herían, como las actuales. ¡Adiós!… Excelente nota; merecido panegírico. ¡Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies