Mundo Yold. Hay películas que ayudan a pasar más fácil el mal trago de la vuelta al cole (trago que nos afecta a todos de una u otra forma)

Jóvenes en el cine: vuelta al pupitre

 

Angel Domingo
1 septiembre, 2021

 Número de Comentarios (0)

Volver a clase después de semanas de paz, tranquilidad y diversión puede resultar más difícil que un examen de matemáticas repleto de derivadas e integrales. Es por ello que nuestro crítico de cabecera, Ángel Domingo, hace un repaso por las películas en cuyo argumento aparece el regreso a la clase, con el objetivo que animar a ponerse de nuevo en marcha, coger la mochila y disfrutar de otra manera, desde el pupitre de un aula o, en casa, de forma virtual.

Vacaciones de verano o, lo que es lo mismo, tostarte en una playa, tomar un refresco fresquito mientras ves ponerse el sol, hacer un viaje por carretera para visitar algún destino soñado al que siempre habías querido ir; y después, ponerte triste porque ha llegado el momento de regresar a casa. Las vacaciones han terminado y es hora de cambiar tu fantasía por los pupitres, la pizarra y tareas que terminar en casa.

-Grease (Randal Kleiser, 1978). Su nombre original es Brillantina, lo que no debería extrañarnos al ver a sus protagonistas. La verdad es que a todos nos hubiera gustado ir a la escuela en la época del rock and roll, llevando esos peinados perfectos, vestidos algo aparatosos. Gracias a esta mítica película, pudimos hacernos una idea sobre cómo fue ir a clase en la década de los cincuenta y lo cierto es que la envidia muerde porque eran tiempos mejores.

El club de los cinco (John Hughes, 1985). Que se ponga de pie el alumno que nunca ha sido llamado al despacho del director. ¿Ninguno? Vaya, ¡qué niños más buenos habéis sido! Lo malo es que después de ver esta película, a todos os hubiera gustado ser castigados alguna vez, porque, a lo mejor, durante ese castigo encontráis a vuestros mejores amigos para toda la vida, como sucede en esta cinta.

El club de los poetas muertos (Peter Weir, 1989). Mi favorita de este listado. Así como hay dos tipos de alumnos, sucede lo mismo con los docentes: existen algunos que son villanos dignos de una película de James Bond, y otros que harán lo imposible para animarnos a aprender nuevas cosas, estén o no en los libros de texto. Y el mejor ejemplo es el John Keating, interpretado por el maravilloso Robin Williams en este gran clásico de los noventa.

Matilda (Danny DeVito, 1996). Matilda Wormwood es una niña muy curiosa e inteligente, todo lo contrario que sus desastrosos padres, que suelen ignorarla y despreciarla. Tras descubrir que posee poderes telequinésicos, llega a la conclusión de que podría usarlos para hacer el bien, ayudando a los que están en dificultades, pero también para castigar a las personas crueles y perversas. A todos nos habría gustado tenerla como compañera de pupitre.

Academia Rushmore (Wes Anderson, 1998). En su segundo filme como director, Anderson demostró que ser el marginado de la clase puede ser algo mejor de lo que imaginábamos, y nos podría dar una fama que nos abrirá las puertas en el futuro, excepto si lo echas todo a perder enamorándote de… ¡un profesor!

10 razones para odiarte (Gil Junger, 1999). La selectividad suele coincidir con ese momento de nuestra vida en el que nos enamoramos por primera vez, y el romance suele tener la escuela como principal escenario. Este clásico noventero nos recuerda que el amor puede ser complicado, pero también divertido y nos hace soñar que un Heath Ledger aparezca de repente y nos cante Can’t Take My Eyes Off You.

Chicas malas (Mark Waters, 2004). ¡Ay la selectividad! Hormonas, emociones a flor de piel, los populares, los marginados o los deportistas, y todos intentando destacar en un ambiento universitario que, a veces, se parece más a la jungla, donde todos pelean por la corona de la popularidad. Solo espero que, cuando vuelvas a clase, no dejes que esto te afecte y no actúes como Lindsay Lohan cuando asume el rol de Regina en esta película que ha ganado con los años.

-Los chicos del coro (Christophe Barratier, 2004). En 1948 Clément Mathieu, profesor de música desempleado, acepta un puesto como profesor vigilante en un internado de reeducación de menores. El sistema represivo aplicado por el director conmociona a Mathieu. Enseñándoles música y canto coral a estos niños tan difíciles, Mathieu transformará sus vidas cotidianas.

Rumores y mentiras (Will Gluck, 2010). Hay dos tipos de personas en el ámbito escolar: los más populares, y el resto de alumnos; aunque seas de uno u otro bando no quiere decir que seas mejor o peor persona, hay quienes son capaces de todo por pertenecer a los populares, incluso fingir un romance. ¿Tú serías capaz de seguir el plan de una jovencísima Emma Stone y fingir un enamoramiento para alcanzar la popularidad? Tik-Tok sabe mucho de esto.

¡Ánimo chavales! El bikini y las bermudas al baúl. Volver al pupitre no tiene porqué ser un drama. Seguro que este curso, además de aprender cosas que acabaréis olvidando, pedirle a vuestro profesor que os enseñe lo que dice Fito: tocar el cielo con las manos, saber dormir cuando tú no estás a mi lado y, si no me sé la fórmula, hacer la casa por el tejado.

 Ángel Domingo Pérez

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies