Mundo Yold. Bruce Lee y su hijo Brandon murieron jóvenes en dramáticas circunstancias

La maldición de la familia Lee

Carmen Matas
29 marzo, 2019

 Número de Comentarios (0)

Bruce Lee, la gran estrella de las artes marciales, falleció muy joven y en extrañas circunstancias. En estos días se cumple también el aniversario de la muerte de su hijo Brandon, que igualmente murió de forma dramática siendo muy joven. Hay quien dice que la familia Lee sufre una extraña maldición. Hoy recordamos su historia en Gente Yold.

En 1973, la muerte de Bruce Lee asombró tristemente a todo el mundo. Nadie podía entender como el mítico actor, que se había convertido en un icono de las artes marciales, y en una de las personas más famosas del planeta, podía fallecer tan de repente. Bruce era joven, un deportista, sabía defenderse… ¿Qué pudo pasar para morir así? Su muerte nunca quedó del todo aclarada y hoy siguen siendo muchos los que esgrimen las teorías más peregrinas para explicarla. 

Bruce con el mono amarillo que Tarantino recuperó para Uma Thurman en Kill Bill, su gran homenaje al karateka

Veinte años después, la desgracia volvería a llamar sin piedad a las puertas de la familia Lee. Brandon, el hijo de Bruce, que había seguido su camino en el mundo del cine, también fallecía de una forma casi increíble. El 31 de marzo de 1993, el joven actor falleció con tan solo 28 años en pleno rodaje de la película El Cuervo, al recibir una bala real que se había colado entre las de fogueo para interpretar una de las escenas.

La exultante belleza de Brandon

Lo que debía ser un disparo ficticio, con una bala que no tenía que causarle el menor daño, terminó por ser un disparo real de una Magnum 44. Ante una tremenda herida en el abdomen que no dejaba de sangrar, el equipo llamó inmediatamente a una ambulancia y Brandon fue trasladado a un hospital cercano, donde se enfrentó a una operación de doce horas. Lamentablemente no consiguió sobrevivir. Solo quedaban ocho días para finalizar el rodaje del film que probablemente le hubiera lanzado a una carrera de éxito como actor. Meses más tarde iba a contraer matrimonio con su prometida, Eliza.

Brandon Lee falleció con tan solo 28 años en pleno rodaje de la película ‘El Cuervo’, al recibir una bala real que se había colado entre las de fogueo.

La familia Lee en los buenos tiempos

El suceso, no exento de polémica por la posible existencia de una mano negra, reavivó todas las especulaciones que habían rodeado a la muerte de Bruce Lee. Desde entonces, son muchos los que sostienen que una especie de maldición acecha desde hace años a la familia Lee. La teoría más insistente es que la maldición comenzó cuando los padres de Bruce Lee perdieron a su primer hijo varón al poco de nacer.

¿Maldición o superstición?
Según cuenta la leyenda, el padre de Bruce Lee recibió una maldición por la cual, durante tres generaciones, todos los primeros varones de su descendencia directa, morirían jóvenes. Este suceso los marcaría de por vida: desde entonces el patriarca vivió con miedo a su propia muerte y a la de sus vástagos. Y para su desgracia, algunos de sus presentimientos se fueron materializando.

Antes de cumplir los 18, Bruce Lee ya había participado en una veintena de filmes

Muchos sostienen que una especie de maldición acecha desde hace años a la familia Lee.

La superstición de los padres de Bruce Lee era tal que decidieron cambiar el nombre del futuro actor -que en origen era Lee Jun Fan-, por Sai Con (Pequeño Fénix), que en China se asigna principalmente a las mujeres. De esta forma, consideraban que su hijo estaría protegido. Así lo explicaba la mujer de Bruce Lee, Linda Lee Cadwell, en la biografía The Bruce Lee StoryLa historia de Bruce Lee-: “El señor y la señora Lee habían perdido a su primer hijo y, de acuerdo con la tradición china, cuando los siguientes hijos nacen, se les llama por un nombre de chica para confundir a los espíritus que podrían robar sus almas”.

La famosa patada Bruce

Oficialmente, la causa de la muerte de Lee padre fue un edema cerebral, a la edad de 32 años. Sin embargo, casi 46 años después el misterio continúa. La mítica estrella de las artes marciales vivió como un mito y trascendió como una leyenda, de modo que parece que el mundo se negó a aceptar que muriese como un hombre corriente.

Secuencia de Operación Dragón

Un niño entre bastidores
A pesar de haber nacido en los Estados Unidos, la infancia y adolescencia de Bruce Lee transcurrieron en Hong Kong, donde tuvo, desde bien pequeño, contacto con el cine: con solo tres meses hizo su primera aparición en una película. El motivo es que su padre, Lee Hoi Chuen, era un actor chino reconocido que además cantaba para la Compañía de Ópera Cantonesa. El pequeño pasó toda su infancia entre bastidores y, en ocasiones, incluso ejerció de acompañante durante las eternas giras de su padre. Por eso, desde muy pronto, supo que seguiría sus pasos y su primer trabajo como actor fue a los seis años. Antes de cumplir los 18, Bruce Lee ya había participado en una veintena de filmes.

Padre e hijo en una escena familiar

Antes de cumplir los 18, Bruce Lee ya había participado en una veintena de filmes.

Además, en una Hong Kong en la que proliferaba la inseguridad callejera, con pandilleros acechando en cada esquina, Bruce pasó su adolescencia tratando de enfrentarse a ellos, hasta que pidió a sus padres poder ir a clases para aprender a defenderse. Comenzó a practicar Wing Chun Kung Fu, un estilo que luego le ayudó a desarrollar su propio método de combate, el Jeet Kune Do, cuya filosofía sugería que el combate está siempre vivo y en constante cambio.

A Bruce no le sobraba un átomo de grasa

Con 18 años regresó a los EE.UU., donde pudo continuar con el estudio de las artes marciales, abriendo su propio centro de Kung-Fu en Seattle en 1963, así como tratar de desarrollar más su carrera como actor. A partir de 1966 comenzó a participar en series de televisión como The Green Hornet, Batman, Ironside y otras. A partir de 1969 comenzó su trayectoria en cine, con la película Marlowe, que fue seguida por The Big Boss (Kárate a muerte en Bangkok, 1971), First of Fury (Puños de Furia, 1972), The Way of the Dragon (El regreso del dragón, 1972) y el que sería su último film, Enter the Dragon (Operación Dragón, 1973). Apenas un puñado de películas que sirvieron para convertirle en un mito en todo el mundo.

Tragedia nada más conquistar el éxito
El 10 de mayo de 1973, durante el montaje de Operación Dragón en un estudio de Hong Kong, Bruce Lee se mareó y se desmayó. De camino al hospital su estado se fue agravando. Los médicos desconocían la causa y, tras realizarle una serie de pruebas, se recuperó, incorporándose al trabajo casi inmediatamente. El 20 de julio del mismo año, Lee se había citado con el productor de cine Raymond Chow y la actriz Betty Ting Pei para hablar sobre el guión de su nueva película, Juego con la muerte. De pronto, el actor comenzó a sentir un fuerte dolor de cabeza, por lo que Betty le dio un analgésico y Bruce decidió acostarse un rato para dejar pasar el malestar. No despertó jamás. Su muerte dejó consternada a su familia y a sus miles de seguidores, que no podían entender cómo un hombre tan sano y fuerte podía haber fallecido de una forma tan repentina.

Muchos no consideran una mera casualidad el hecho de que el fallecimiento del actor coincidiese con el cenit de su popularidad en Estados Unidos.

Brandon Lee en uno de sus últimos papeles

No faltaron especulaciones sobre las causas de su fallecimiento: desde la maldición familiar de la que hablábamos, al consumo de drogas, pasando por maestros de Kung-Fu celosos o la mafia china. Esta última es la que más peso ha tenido para muchos, que no consideran una mera casualidad el hecho de que el fallecimiento del actor coincidiese con el cenit de su popularidad en Estados Unidos. Todo apunta a que la mafia china ya había amenazado a Bruce Lee en numerosas ocasiones, ya que no estaban contentos con que éste propagase sin ningún pudor las enseñanzas de las artes marciales -muchas veces técnicas secretas que se transmiten de generación a generación-.

¿Maldición, ajuste de cuentas, excesos…? Todo apunta a que esta historia de la familia Lee continuará siendo un misterio. Lo único que podemos certificar es que los fallecimientos de padre e hijo tuvieron lugar en el momento en el que una bonita y exitosa carrera se desplegaba ante sus ojos. Por suerte, podemos seguir disfrutando de su -breve- legado.

Más información:

https://www.youtube.com/watch?v=qWXyRp-Ci1A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies