Mundo Yold. Hoy recordamos el talento y la belleza de uno de los grandes mitos del cine

La princesa prohibida como actriz

Angel Domingo
12 noviembre, 2019

 Número de Comentarios (0)

Nadie pone en duda que Grace Kelly (Filadelfia 1929-Mónaco 1982) es uno de los grandes mitos universales del siglo XX. Sin embargo, al repasar su vida encontramos inesperadas decisiones que pusieron en entredicho su trayectoria profesional.

Desde pequeña no lo tuvo fácil pese a nacer en el seno de una familia adinerada. Su padre, John B. Kelly, hizo fortuna gracias a una herencia paterna cuando trabajaba de obrero y, aunque ganó tres veces el oro olímpico en la categoría de remo, nunca consiguió la aceptación de la sociedad acaudalada de Filadelfia debido a su pasado obrero. Fue un padre ausente, siempre pendiente de sus negocios en el golf y la política que rara vez estaba en casa; Grace le adoraba sin ser correspondida; al parecer, él solo tenía ojos para su hermana mayor, Peggy.

Con sus padres y hermanos

La joven Grace intentó acercarse afectivamente a su madre, Margaret Kelly. Mujer de rígidas creencias religiosas, se mostraba violenta en la crianza de los hijos. Creía ciegamente en una educación basada en castigos y golpes, y exigía obediencia absoluta, según cuenta Lizanne, hermana menor de Grace.

Para más dificultades, la hermana pequeña, celosa de la belleza de Grace, no perdía ocasión de ridiculizarla, llegando incluso a golpearla. En sus propias palabras: “yo era la malcriada que le hacía la vida imposible a mi hermana, especialmente, si estaba con sus novios”. Al menos, así lo desvela el nuevo libro: Grace Kelly: Hollywood Dream Girl, escrito por Jay Jorgensen y Manoah Bowman.

La actriz empezó su carrera en el teatro, en pequeñas representaciones amateurs 

A la edad de cinco años fue inscrita para recibir estudios católicos en la Academy of the Assumption y enseguida escogida para representar a la Virgen María en una dramatización de Navidad; este comienzo le motivó a interesarse por la lectura de obras de teatro, también impulsada por su tío George, que había sido galardonado con un Premio Pulitzer gracias a la obra Craig´s Wife.

Ya en el año 1943 y a la temprana edad de catorce años se inscribe en la Old Academy Player, que representaba piezas teatrales para fundaciones benéficas. Este acercamiento al teatro ante diferente público le impactó tanto que se decidió a tomar la interpretación como un oficio. Cinco años más tarde culmina la educación secundaria y retoma sus estudios de ballet en el colegio femenino Bennington, en Vermont. Sin embargo, por suspender la asignatura de matemáticas, no pudo inscribirse en la prestigiosa institución. Pero ni corta ni perezosa, tomó la decisión de presentarse para ingresar en la Academy of Dramatics Arts.

Grace también realizó numerosos anuncios publicitarios en el inicio de su carrera

Tras su actuación en The Bucks County Playhouse, los críticos especializados cayeron rendidos ante el talento de la joven actriz y no tardó en llegar una lluvia de ofertas.

En el año 1949, en el primer curso, fue seleccionada para participar en la obra The Bucks County Playhouse, estrenada en Boston. Tras su actuación, los críticos especializados cayeron rendidos ante el talento de la joven actriz y no tardó en llegar una lluvia de ofertas para actuar en cine, teatro y televisión. Grace participó en numerosos anuncios publicitarios, algunos tan importantes como los relacionados con la marca de cigarrillos Old Gold, productos de limpieza o diversas marcas de lencería.

Tras el éxito en publicidad le llegó la ocasión para dar el salto a la gran pantalla, donde debutó gracias a un pequeño papel, no muy importante, en la obra de Henry Hathaway, Catorce Horas (1951), que no tuvo el éxito de público esperado, pero que siempre podrá presumir de ser la primera película de la legendaria actriz. Ese mismo año, la productora 20th Century Fox la invitó a una prueba de casting para una cinta llamada Taxi, prueba en la que maravilló al director y a todos los presentes. Sin embargo y para demostrar las llamativas incongruencias de la industria del séptimo arte, la actriz elegida fue otra.

Con Gary Cooper en Solo ante el peligro

Poco después, Grace fue contratada para participar en una gira teatral al mando de Elitch Gardens. Paralelamente fue elegida para intervenir en el legendario film Solo ante el peligro (Fred Zinemann, 1952) junto a compañeros de la talla de Gary Cooper y Katy Jurado. El éxito de la película fue notable y la actriz repitió con el mismo equipo en la cinta Mogambo (John Ford, 1954).

Un fotograma de Mogambo, junto a Ava Gardner

A partir de La ventana indiscreta, nadie volvió a dudar jamás de la capacidad de Grace para asumir un papel protagonista.

Grace tuvo que firmar un contrato en exclusividad de siete años con la MGM. En este acuerdo existían ciertas condiciones, entre las que destacan que viviría en Nueva York y que solo rodaría tres películas por año. A su vez, obligaba a Grace a participar en la película Crimen Perfecto (Alfred Hitchcock, 1954), donde la actriz quedó encantada con la forma de trabajar del director inglés y la película se convirtió en todo un éxito.

La escena cumbre de Crimen perfecto

La actriz es llamada de nuevo para repetir con Alfred Hitchcock en La ventana indiscreta (Alfred Hitchcock, 1954), compartiendo protagonismo con James Stewart. A partir de esta cinta, nadie volvió a dudar jamás de la capacidad de Grace para asumir un papel protagonista.

En el rodaje de La ventana indiscreta, con James Stewart y Alfred Hitchcock

Liberada de su compromiso con la Metro, de nuevo es convencida por Alfred Hitchcock para participar en Atrapa a un ladrón (Alfred Hitchcock, 1955). En esta cinta coincide por primera vez con una de sus grandes parejas cinematográficas, Cary Grant.

Gary Grant es un guapísimo ladrón de guante blanco en Atrapa a un ladrón

De esta forma, pasó a ser la primera actriz que rodó tres películas seguidas con el afamado director británico.

Cartel de El cisne

Y, precisamente, durante el rodaje de la cinta El cisne (Charles Vidor,1956), Grace se traslada a Montecarlo donde conoció al que sería su futuro esposo, el príncipe Rainiero. Con su presencia, la joven actriz el Principado pasó a ser un Estado conocido mundialmente por algo más que por su famoso casino.

En la boda real

Tras este encuentro, todo Hollywood pensó que la carrera cinematográfica de Grace Kelly había terminado, debido a que las reglas de protocolo del pequeño país no permitían que su princesa hiciera vida de pareja con otros hombres en la gran pantalla. De hecho, el Príncipe prohibió la proyección de las películas que nuestra actriz había interpretado. 

“Casarse con un príncipe está en el camino de Grace. Lo ha hecho con la facilidad de un trapecista. Pero no sé si la plataforma donde debería aterrizar será demasiado estrecha”, dijo Hitchcok.

La actriz fue obligada a renunciar a su profesión para convertirse en princesa

Fue el propio Alfred Hitchcock el que comentó con su capacidad incisiva: “casarse con un príncipe está en el camino de Grace. Lo ha hecho con la facilidad de un trapecista. Pero no sé si la plataforma donde debería aterrizar será demasiado estrecha”.

En el año 1956 se estrenó su última película, Alta sociedad, finalizando así su carrera como actriz, con un total de nueve películas, un Oscar y dos globos de Oro para comenzar su vida como princesa.

Foto oficial de la familia monegasca

A principios de 1956 Grace viajó hacia la Riviera Francesa acompañada de su familia, damas de compañía y más de ochenta maletas en el Transatlántico SS Constitution, los periodistas estaban tan eufóricos ante tal acontecimiento que 400 reporteros solicitaron acompañarla. Naturalmente, por la capacidad de la embarcación fue imposible conceder tantas plazas. A su llegada a la Costa Azul, más de 200.000 personas se agolparon en el puerto con el objetivo de ver, aunque fuera desde lejos, a su futura Princesa. Los novios se casaron el 18 de abril de 1956 en el Salón del Trono del Palacio de Montecarlo. El matrimonio tuvo tres hijos: Carolina, Alberto y Estefanía.

Grace, con su belleza, elegancia y glamour, fue capaz de aportar al Principado una razón para atraer a grandes fortunas y poderosos  inversionistas.

Grace, con su belleza, elegancia y glamour, fue capaz de aportar al Principado una razón para atraer a grandes fortunas y poderosos  inversionistas que, además, aprovecharon las ventajas fiscales impulsadas por el príncipe Rainiero.

La elegancia natural de Grace, unida a su talento, han hecho de ella una leyenda del cine

Por todos es conocido el trágico final de esta historia. La fatídica mañana del 14 de septiembre de 1982, cuando regresaba en automóvil de la residencia veraniega de Roc Agel hacia el Palacio Real acompañada de su hija Estefanía, el coche se precipitó por un barranco de más de 40 metros. Sobre la causa que provocó el accidente, todo son conjeturas. Alguna descabellada como la maldición de los Grimaldi; otras, posibles: fallo del sistema de frenos, exceso de velocidad, pérdida de la conciencia debido a sufrir un ictus mientras conducía o que era Estefanía, de 17 años, la que estaba al volante. En el certificado médico se puede leer: “muerte por traumatismo cráneo encefálico”.

Sus admiradores, a los que un día nos dejó sin actriz, también la perdimos como princesa. Sobre su lápida, en la Catedral de San Nicolás, siempre hay rosas frescas.

Ángel Domingo Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies