MIS INCREIBLES YOLD, por Fely R. Sisniega. Entrevista con María, detective privado

Una yold privada y muy particular

Gente Yold entrevista a una mujer con una profesión singular, cinematográfica, de protagonista de novela negra: detective privado, un área tradicionalmente acotada al género femenino en la que nuestra protagonista ha triunfado profesionalmente.

Personaje: María
Profesión: Detective privado
Edad: 49 años
Estudios: Superiores, tanto en titulación, como en experiencia de la vida

La entrevistadora, Fely Sisniega, conoce personalmente a María desde ya hace más de treinta años, como ella misma recuerda: “Compartimos E.G.B. y con el paso de los años mantenemos una gran amistad, no sin habernos distanciado en ocasiones como buenas Yold que somos”. María, pseudónimo que utilizará nuestra protagonista, vive como un personaje de novela entre Madrid y, como ella dice, “donde me digan Fely, donde me digan…”.
Parca en palabras, me contesta a mi entrevista vía mail, y se ríe cuando le comento: “Serán sólo cinco preguntas… Ninguna personal… Ni comprometida…“.

Maria, detective Yold

 

Fely: ¿A qué edad te diste cuenta que querías ejercer esta profesión?
María: “Más que la edad, lo importante fue la convicción. Yo estudiaba Derecho y hablando con una amiga me enteré de que Criminología existía, y era el paso previo para ser detective. Ya no hubo más dudas. Hablé con mi familia y me apoyaron. Me fui a estudiar Criminología con 20 años”.

F: Imagino que ocultarás tu actividad por motivos obvios. ¿Cómo explicas tu profesión cuando surge esa pregunta?
M: “He dicho de todo, y más cuando me ha interesado. Pero en una situación normal suelo contestar la verdad, soy criminóloga. Mi entorno más cercano siempre ha sabido qué es lo que hago y, al fin y al cabo, ése es en el que te mueves habitualmente”.

Estar en forma es importante a todos los niveles y más ahora. El deporte es algo que sigo haciendo con ganas

F: Te imagino como esos detectives de la tele, ojo avizor, escondida detrás de un periódico y esperando en tu coche, rodeada de restos de envases vacíos ¿Es realmente así?
M: “Bueno, imagínate. A veces el servicio requiere ese tipo de esperas y otras veces no tan cómodas. Cualquier cosa. La calle es imprevisible. Si toca coche estupendo”.

F: Esta es una profesión en la que estar en forma es importante, ¿no? (o así se ve en la tele, con esos súper-policías corriendo como campeones detrás de los malos. En tu caso, ¿tienes que mantener esta buena forma? ¿Te agobia pensar que puedas tener menos trabajo según vayas cumpliendo años?
M: “Estar en forma es importante a todos los niveles y más ahora. El deporte es algo que sigo haciendo con ganas… ¿La edad de que esto termine? Pues chica, de momento tengo capacidad suficiente. En la profesión sé de compañeros que se han retirado, pero la mayoría sigue dando guerra”.

He trabajado mucho y aparte de que evidentemente el trabajo me gusta, ser mujer lo que ha hecho ha sido favorecerme.

F: ¿Te has disfrazado alguna vez para hacer un seguimiento? Si la respuesta es sí, ¿nos puedes decir de qué?
M: “Sí, sí me he disfrazado, pero muy pocas veces. Más que disfrazarte lo que haces es amoldarte al servicio. Generalmente tienes información a priori sobre el investigado/a y tiras del lado del armario que te convenga. En invierno a veces es bueno llevar dos cazadoras y en verano dos camisas… pero bueno, no es fundamental. El investigado/a no tiene por qué verte”.

F: Como mujer imaginamos que, sobre todo en los primeros años, habrás sido un espécimen raro dentro de tu profesión ¿Has sentido que se te infravaloraba por tu condición femenina, o te han ofrecido trabajos más sencillos que a un compañero hombre?
M: “Comencé en la profesión con agencia propia. Después me fichó una de las mejores agencias de España. Con el tiempo cerró y volví a ser autónoma. Mi respuesta es rotunda: no. Creo que nadie me ha infravalorado por ser mujer. He trabajado mucho y aparte de que evidentemente el trabajo me gusta, ser mujer lo que ha hecho ha sido favorecerme. Cuando alguien ve a una mujer, generalmente se relaja. Pasamos más desapercibidas en una situación anómala. Es obvio que, igual que hay servicios específicos de mujeres, también los hay de hombres, pero infravalorada no”.

1-ffeliDetecKrassia3

F: Supongo que tendrás que estar disponible a cualquier hora. ¿Es difícil conciliar tus relaciones personales y familiares con tu profesión?
M: “No”.

F: ¿Te han pillado alguna vez “vigilando” a alguien?
M: “Si el servicio se complica, siempre he dejado lugar a una duda razonable. Puede que alguna vez la gente de la calle haya podido pensar, pero bueno ¿y esta? (risas). Pero el investigado no”.

F: ¿Has pasado miedo en alguna ocasión?
M: “No soy consciente. He pasado momentos de tensión, de presión, de nervios… pero miedo no. Preocupación a lo sumo”.

F: ¿Alguna anécdota que me puedas contar?
M: “Aparte de la prudencia debida, por escrito pierde mucho”.

F: ¿Un chiste para terminar? (Es que siempre cuenta)
M: “Tengo una cocina tan pequeña, tan pequeña, que tengo que usar sal fina”.

Muchas gracias, María

Fotografías: Antonio Beas de Krassia Photography para Gente Yold

Gafas de Fely. R. Sisniega: Óptica ESCAT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies