Mundo Yold. Hoy rememoramos la magnífica carrera del diseñador

Óscar de la Renta: el diseñador de las grandes damas del siglo XX

Carmen Matas
14 enero, 2019

 Número de Comentarios (0)

Decir Óscar de la Renta es decir elegancia, personalidad, talento y trabajo. Influyente y carismático, en Gente Yold hemos querido hoy rendir homenaje a la vida y obra del gran diseñador dominicano.

A pesar de que los maravillosos diseños de Óscar de la Renta han sido lucidos por una larga lista de primeras damas, principalmente norteamericanas, cuya pionera fue nada menos que Jacqueline Kennedy, así como otras poderosas mujeres a lo largo y ancho del planeta, el diseñador no dudaba en asegurar que “la mujer anónima de la calle es quién influye en la moda de hoy, no una estrella de cine o una Primera Dama”.

El diseñador y creador de un imperio 

Óscar de la Renta creó una firma cuyos diseños se caracterizaron por ser femeninos, estilizados y con un corte que tiende hacía lo clásico. Como él mismo aseguraba, en sus obras prima la elegancia de la mujer por encima del negocio, por ello no hay alfombra roja que se precie que no sea pisada por, al menos, uno de sus trajes. El diseñador falleció en 2014 a los 82 años, víctima de un cáncer que arrastraba desde 2006, habiendo depositado antes la responsabilidad de continuar con el legado de su marca en Peter Copping, como director creativo.

Nicole Kidman con un diseño de encaje negro

Con el paso de los años, el emporio se ha extendido a todo tipo de productos, desde bisutería hasta muebles o perfumes. No en vano, todo lo que la firma de la Renta toca se convierte en oro y, sobre todo, en sinónimo de prestigio y buen gusto.

La mujer anónima de la calle es quién influye en la moda de hoy, no una estrella de cine o una primera dama.

Los inicios
Óscar de la Renta nació en la República Dominicana, pero siendo muy joven viajó a España para estudiar Bellas Artes. Porque sí, antes de convertirse en diseñador de moda, de la Renta soñaba con ser artista, en concreto pintor, y con la intención de formarse en este ámbito se trasladó a Madrid, para estudiar en la Universidad de San Fernando.

Con Penélope Cruz

El diseñador tuvo su primer contacto con el mundo de la moda gracias a los dibujos de vestidos que vendía para ganarse la vida. Fue entonces cuando Cristóbal Balenciaga, el prestigioso modisto español, descubrió su talento y lo empleó en su taller. Junto al diseñador vasco aprendió que la técnica debía tener un papel protagonista en los diseños y, sobre todo, que había algo más importante que la celebridad o el éxito mediático: las clientas.

Desfile en la Semana de la Moda de Nueva York

De la Renta siempre se ha caracterizado por tener muy presente, a lo largo de todo el proceso de creación, quién era la compradora final de su producto. ¿Su objetivo en todo momento? Embellecer a las mujeres, darles la oportunidad de ser el centro de las miradas en entregas de premios, recepciones y eventos sociales.

Junto a Balenciaga aprendió que había algo más importante que la celebridad o el éxito mediático: las clientas.

Se dice y se comenta que, como todo gran genio, Óscar de la Renta no se libró de ser rechazado en sus comienzos por no ser “lo suficientemente bueno”. Tal y como él mismo declaró en múltiples ocasiones, cuando estaba dando sus primeros pasos en el mundo de la moda, llamó a Pertegaz, de quien había oído hablar mucho y visto sus trabajos en fotos, para pedirle una oportunidad de formarse trabajando con él. Sin embargo, éste le rechazó por considerar que “no era suficientemente bueno”.

Túnica de inspiración clásica

Tras este periodo, el diseñador se trasladó a París para seguir creciendo personal y laboralmente, aunque apenas dos años más tarde el reconocimiento volvió a llamar a su puerta y tuvo que trasladarse a Nueva York para debutar como director creativo de Elisabeth Arden. En 1965, en esa misma ciudad, creó por fin su propia marca con su mismo nombre, convirtiéndose al instante en uno de los diseñadores más reputados a ambos lados del Atlántico. Fue capaz de cubrir un nicho de mercado que aún hoy, más de 50 años después, sigue liderando: el del prêt- à-couture. O lo que es lo mismo: los vestidos de noche que no son alta costura, pero lo parecen.

No se libró de ser rechazado en sus comienzos por no ser lo suficientemente bueno.

El diseñador de las estrellas
Jacqueline Kennedy fue la primera de una larga lista de primeras damas norteamericanas que no se resistieron a los encantos del talentoso diseñador. Nancy Reagan, Hillary Clinton, Laura Bush y Michelle Obama la siguieron y fueron fieles a la elegancia y belleza de sus diseños.

En la presentación de una de sus colecciones de primavera

Pero es que, a parte de vestir a las grandes damas de la Casa Blanca, Óscar de la Renta lleva décadas presente en las alfombras rojas más importantes del mundo, principalmente la de los Oscar. Actrices como Cameron Díaz, Nicole Kidman, Oprah Winfrey, Kristen Stewart y Penélope Cruz han lucido sus creaciones. Grandes iconos de la moda, como Audrey Hepburn y Sara Jessica Parker, no solo fueron fieles seguidoras y clientas acérrimas, sino también muy buenas amigas del diseñador.

Jacqueline Kennedy, Nancy Reagan, Hillary Clinton, Laura Bush y Michelle Obama fueron fieles a la elegancia y belleza de sus diseños.

En 2014 su nombre volvió a situarse en primera línea de actualidad al diseñar el vestido de novia de la abogada y escritora libanesa Amal Alamuddin, en su mediático enlace con el actor George Clooney. “George y yo queríamos que la boda fuese romántica y a la vez elegante, y no puedo imaginar a nadie mejor que Óscar para capturar esa esencia en un vestido”, declaró Amal a la revista Vogue.

Prueba del vestido de novia de Amal Alamuddin

Polémica con su hijo
En 1984, tan solo 24 horas después de haber enviudado de su primera mujer, la editora en jefe de Vogue Francia, Françoise de Langlade, llega a los oídos de Óscar de la Renta la noticia de que unas monjas habían encontrado a un recién nacido abandonado en unos contenedores de basura en su país natal: la República Dominicana. De la Renta no lo dudó, y ante la conmovedora noticia decidió adoptar al bebé. A los 52 años, Óscar se convirtió en padre de Moisés de la Renta.

Padre e hijo en los tiempos de buenas relaciones

A pesar de la buena acción del modista, parece que padre e hijo tuvieron una relación plagada de altibajos. Tanto es así que, según difundió en su día el diario New York Post, el joven recibió una ínfima parte de la fabulosa herencia que dejó el diseñador dominicano, estimada en 26 millones de dólares -unos 23 millones de euros-.

Plumas rosas para Sara Jessica Parker 

Todo apunta a que la relación entre padre e hijo se enfrió definitivamente en 2009. Ese año, Moisés creó su propia firma de ropa al margen del imperio de su padre. Cuando la prensa norteamericana recogió los inicios del joven como diseñador, Óscar hizo unas declaraciones a New York Magazine que no debieron gustar mucho a su hijo: “Ha hecho una pequeña línea de ropa con cinco o seis piezas. Eso no lo convierte en un diseñador de moda”.

Más información:

https://www.oscardelarenta.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies