Mundo Yold. Repasamos la trayectoria de la actriz manchega

Sara Montiel, Sarita, Saritísima: una auténtica estrella

Carmen Matas
29 abril, 2019

 Número de Comentarios (0)

Hoy en Gente Yold hemos querido rendir homenaje a una mujer irrepetible: Sara Montiel. Sin duda uno de los grandes mitos del cine y la canción españoles, la artista alcanzó unas cotas de éxito desconocidas hasta ese momento. No te pierdas este reportaje dedicado a una de las grandes.

Sara Montiel no solo fue la primera española en triunfar en Hollywood, sino un auténtico mito del cine y la canción. Dotada de una arrolladora personalidad y un innegable talento, Saritísima, como es también conocida, triunfó en todo lo que se propuso y su belleza sin comparación la convirtió además en todo un ‘sex symbol’ durante años.Siempre ha parecido que tengo menos edad, por mi cutis y por unas piernas que valen un potosí”, decía en una entrevista en los 90, teniendo 63 años.

La actriz en todo el esplendor de su belleza

Protagonista de medio centenar de películas y de cerca de 30 discos, Montiel siempre será uno de los grandes mitos del cine español, además de haber sido la viva imagen de la expresión “genio y figura hasta la sepultura”, ya que María Antonia Abad, como se llamaba realmente, falleció hace algo más de seis años, pocas semanas después de haber cumplido los 85, sin haber desaparecido en ningún momento de la primera línea de actualidad. Hoy sigue siendo una leyenda del cine y el espectáculo, así como una de las reinas del glamour.Si paro me aburro como una ostra. Y eso que he trabajado como una negra toda mi vida, desde los 13 años”, aseguraba ella misma en sus memorias, tituladas Vivir es un placer.

Protagonizó medio centenar de películas y grabó cerca de 30 discos.

Conquistó Hollywood
En España, su carrera cinematográfica, que inició en 1944 con Te quiero para mí, se estancó algunos años después de haber comenzado, tras rodar una docena de títulos. Así que la actriz no lo dudó y cruzó el charco rumbo a México, donde se convirtió en una de las reinas del melodrama. Cuando llegué a México me encontré con otro mundo, otra vida. Allí es donde me hice Sara Montiel, reconocía en su biografía.

En el rodaje de Veracruz

El tierras aztecas, Sara Montiel rodó 13 títulos, entre ellos Ahí viene Martín Corona, Reportaje y Piel canela, compartiendo cartel con los grandes galanes del cine mexicano, como Pedro Infante y el Indio Fernández.

 

Pero su mayor logro al otro lado del Atlántico fue cuando dio el salto a Hollywood en 1954, donde llegó sin saber una palabra de inglés: “Yo no era novia de nadie, era Sara Montiel desde un principio y trabajé muchísimo”, apuntaba la actriz en sus memorias. Su primer proyecto en la Meca del cine fue Veracruz, junto a nada menos que Gary Cooper y Burt Lancaster.

Con Anthony Mann

Allí se casó con el cineasta maestro del western Anthony Mann -director de grandes clásicos como El Cid y La caída del Imperio Romano-, pero Sara Montiel en seguida se cansó de hacer siempre los mismos papeles: No me quise quedar con la Warner porque pensé que seguro que me daban otro papel de india sioux”, explicaba. Así que volvió a España, donde le esperaban nuevos éxitos.

Su primer proyecto en la Meca del cine fue Veracruz, junto a nada menos que Gary Cooper y Burt Lancaster.

La actriz mejor pagada del mundo
Y fue esta etapa que le esperaba en España de la que la actriz siempre reconoció sentirse más orgullosa. Tenía 29 años y rodó los dos grandes éxitos de su carrera: El último cuplé y La violetera.

Sara fue durante un tiempo la actriz mejor pagada del mundo

La primera, un film musical, es una de las películas más taquilleras de la historia del cine español y para Montiel supuso su consagración en el mundo de la interpretación, llevándola a lo más alto: llegó a convertirse en la actriz mejor pagada de la industria cinematográfica española y tras ésta se hicieron muchas más películas pensadas exclusivamente para ella. Con La violetera, se convirtió directamente en la actriz mejor pagada del mundo hasta la fecha, después de firmar un contrato de exclusividad valorado en más de un millón de dólares por película. Esta cifra solo fue alcanzada años después por la gran Elizabeth Taylor con su papel en Cleopatra.

En una escena de El último cuplé

A partir de aquí vivió un no parar de rodajes y éxitos, como La Bella Lola, La dama de Beirut, Esa mujer y Varietés. Siempre acompañada de galanes extranjeros, como el argentino Alberto de Mendoza, el belga Fernand Gravey, el francés Maurice Ronet y el italiano -y jovencísimo entonces- Terence Hill. Sara Montiel tenía tanto poder que en ocasiones se encargaba ella misma de elegir a sus compañeros de reparto, al director de fotografía e incluso intervino en la elección o sustitución de algún director.

Con La violetera, se convirtió directamente en la actriz mejor pagada del mundo hasta la fecha.

El éxito de Montiel llegó a todo el mundo y en esta época sus películas causaban sensación en las cuatro esquinas del planeta: desde El Cairo a Bombay, pasando por capitales europeas de referencia, como París, la actriz se encontraba en lo más alto. “En Rusia soy como Stalin en los primeros tiempos: se me adora. Allí soy más conocida que el Kremlin”, decía la artista. Dos grandes éxitos cinematográficos como son El puente sobre el río Kwai y Una parisina, con Brigitte Bardot, debieron aplazar sus estrenos, al coincidir con alguno de los films de Sara.

En una fiesta

El “destape” no era para ella
A partir de los años 60 y 70 su carrera cinematográfica, que no su popularidad, fue decreciendo. Según los más expertos, Sara Montiel terminó muriendo de éxito como actriz: las ansias comerciales de los productores y el deseo de no defraudar a sus admiradores la llevaron a encasillarse en un género melodramático sin evolución que a principios de los años 70 perdía gancho.

El destape no le tienta en absoluto y decide hacerse a un lado y dejar el mundo del cine con apenas 46 años de edad.

Sara en su madurez

Además, con la llegada de la Transición política en España, un nuevo género aparece: “el destape”.  El predominio de las películas eróticas y cómicas basadas esencialmente en ver mujeres ligeras de ropa no tienta en absoluto a Sara Montiel, que decidió hacerse a un lado y dejar el mundo del cine con apenas 46 años de edad, volcándose esta vez más en su faceta musical, teatral y presentando programas de variedades en televisión. Como ella siempre aseguró, para ella el cine era un arte donde importaba más lo que se sugería que lo que se mostraba. Ella estaba dispuesta a sugerirlo todo con la mayor picardía, pero enseñarlo era demasiado fácil, y zafio. Y siempre lo tuvo claro: ella era Sara Montiel, Sarita, Saritísima, y era una estrella.

Risas y James Dean

Fumando espero… al hombre que más quiero
La fallecida actriz tuvo una vida sentimental agitada. La diva española se casó hasta cuatro veces y llegó a tener amantes –siempre según ella- de la talla de James Dean. Entre sus amores inconfesables, la actriz siempre citaba al premio Nobel de Medicina Severo Ochoa, al poeta León Felipe, al dramaturgo Miguel Mihura, al cineasta Mario Camus y el escritor Ernest Hemingway que, según ella, fue quien le enseñó a fumar puros.

En los felices tiempos de su matrimonio con Pepe Tous

Su primer marido fue el ya nombrado Anthony Mann, del que se separó en 1961. En 1964 se casó con el productor José Vicente Ramírez Olalla y en 1979, tras nueve años de convivencia, con el industrial mallorquín Pepe Tous, que, según la propia Sara, fue el amor de su vida. Su matrimonio duró hasta que Tous falleció en 1992 y con él adoptó dos hijos: Thais y Zeus. En 2002 se volvió a casar con Tony Hernández, un cubano de entonces 39 años, declarado admirador de la artista y de dudosa reputación, de quien se separó en 2003.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies