Cine Yold. La etapa Yold de este gran actor

¡Tranquilo John, cumplir los setenta no es nada para un actor con tu carisma!

Angel Domingo
8 diciembre, 2023

Ángel Domingo nos trae hoy una semblanza del gran actor estadounidense, John Malkovich, con motivo de su 70 aniversario. Nuestro protagonista es el intérprete fascinante, por su excéntrica y fuerte personalidad, de un buen puñado de títulos inolvidables. ¡Ven con nosotros a repasar su filmografía!

De un día para otro, este gran actor cumple siete décadas, y descubre que no está igual que cuando cumplió los sesenta. Pero como su nombre es John Malkovich, y protagonizó su primera película, En un lugar del corazón (1984), con veinticinco años recién cumplidos, alcanzar la simbólica cifra de setenta años es menos importante de lo que el resto de los seres humanos pensamos.

En una de sus interpretaciones más emblemáticas, Las amistades peligrosas

Desde los comienzos del star system hollywoodiense, millones de espectadores han gustado identificarse con el protagonista de sus películas favoritas. Por muy excéntrico y extravagante que sea o parezca…

En esa rara avis que nos emocionó a todos titulada ¿Cómo ser John Malkovich? (1999), la alucinación de la que parte el argumento se convierte en realidad y el espectador se ve introducido en ¡el interior del cerebro del actor! Es posible que después de leer esta descripción no os apetezca ver la película, pero tranquilos, lo de introducirse en el cerebro de John Malkovich no hay que  tomarlo al pie de la letra, en el metraje de la película no superamos apenas la corteza cerebral de Malkovich, pero lo que observamos es tan delirante, que nos atrevemos a seguir ese viaje. 

En Eleni, en los inicios de su carrera

“Lo último que soy es un actor del método”
Pese a nacer el 9 de diciembre de 1953 en Christopher (Illinois, Estados Unidos), sus orígenes familiares nos llevan muy lejos de la ‘América profunda’. Sus abuelos paternos eran de origen croata, nativos de Ozalj. Su madre, Joe Anne Choisser, tuvo ascendentes británicos, franceses, alemanes y escoceses. Él se crió en Benton (Illinois), en una mansión en South Main Street. Su padre, Daniel Leon Malkovich, fue director y editor de la revista Outdoor Illinois. Su madre fue propietaria de Benton Evening News y de Outdoor Illinois. Tiene tres hermanas menores y un hermano mayor. Desde joven sintió interés por la interpretación y asistió a la Logan Grade School, Webster Junior High School, y la Benton Consolidated High School. Durante sus años de escuela apareció en varias obras de teatro y también en el musical Carrousel.

Fotograma de En un lugar del corazón

Formó parte de un grupo de góspel tradicional que cantaba en iglesias de la zona y eventos comunitarios. Además, fue miembro de un proyecto de teatro/comedia de verano en su pueblo. Tras graduarse en secundaria, ingresó en la Eastern Illinois University, luego se trasladó a la Illinois State University, donde se especializó en teatro, concretamente en la eminente Steppenwolf Theatre Company. Allí, se reunió con el director escénico y cineasta Gary Sinise, y juntos impulsaron la famosa compañía de Chicago con la que estrenaron tanto obras de dramaturgos clásicos, como de la salvaje generación beatnik. Naturalmente, esta mezcla explicaría la seriedad profesional de Malkovich a la hora de actuar, y esa actitud provocadora e independiente que le hizo sobresalir entre los talentos de su generación.

Gracias a la película para televisión Muerte de un viajante (1985), adaptación de la mítica obra teatral de Arthur Miller, consiguió un premio Emmy a mejor actor de teatro. Poseedor de un galardón Obie, un Drama Desk y una nominación al Oscar a mejor actor secundario por su trabajo de hombre ciego en En un lugar del corazón (Robert Benton, 1984) y como mejor actor secundario por En la línea de fuego (Wolfgang Petersen, 1993).

En De ratones y hombres, basada en la obra de John Steinbeck

Hoy, tanto crítica como público le considera uno de esos actores capaces de desenvolverse con gran capacidad delante de la cámara, al igual que en un escenario. Encarnó al crápula vizconde de Valmont en Las amistades peligrosas (1988), dirigida por Stephen Frears, realizando una representación tan inolvidable que solo puede ser explicada porque comparte rasgos personales con este manipulador personaje de ficción. En mi opinión, la mejor actuación en sus setenta años de vida.

Con su gran amigo, Julian Sands, ya tristemente desaparecido 

Además de actor, incursionó en otras ramas del mundo del cine. Fue productor ejecutivo de El turista accidental (1.988), de Lawrence Kasdan, y dirige puntualmente obras de teatro. Como director cinematográfico debutó con Pasos de baile (2000), una discreta película protagonizada, eso sí, por Javier Bardem, que fue la elegida para inaugurar la XX edición del Festival de Sundance.

En el año 2002, la realizadora italiana Liliana Cavani recrea en El juego de Ripley’s (2002), el icónico personaje de Tom Ripley, creado por la maestra del suspense Patricia Highsmith, que solo aceptó la adaptación tras asegurarse que Malkovich encarnaría al personaje.

En 2008, interpreta el papel protagonista en la película El gran Buck Howard, y en noviembre de 2009, apareció en un anuncio de Nespresso con el también actor George Clooney, consiguiendo dejarle en un segundo plano.

Alejado puntualmente del cine, dirigió a Julian Sands en A Celebration of Harold Pinter en el Pleasance Courtyard, durante el Edinburgh Festival Fringe, demostrando su dominio para la dirección en el ámbito teatral.

Protagonista de la serie The New Pope, de Paolo Sorrentino

En 2012, dirigió la producción de una versión francesa de Las amistades peligrosas para el icónico Théâtre de l’Atelier en París.

En 1982 contrajo matrimonio con la actriz Glenne Headly, con la que coincidió en Eleni Fabricando al hombre perfecto. En 1988 se divorciaron después de que a Malkovich se le relacionara con Michelle Pfeiffer durante el rodaje de Las amistades peligrosas.

Como Séneca, en la película homónima pendiente de estreno

La última polémica que ha suscitado John Malkovich fue su expulsión del hotel más elitista de Venecia, durante el último festival de cine de la ciudad por negarse a hacerse la prueba del pasaporte Covid. Finalmente, rehusó colaborar con las autoridades sanitarias italianas, y alquiló una mansión con vistas a la laguna veneciana. Le costó una fortuna, pero demostró, una vez más que alcanzar los setenta años no va a terminar con su imagen de ‘el último rebelde de Hollywood’.

Ángel Domingo Pérez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies