Mundo Yold. Te contamos las aventuras de esta asombrosa superviviente

Violet Jessop, la mujer que sobrevivió a tres grandes naufragios

Carmen Matas
1 mayo, 2020

 Número de Comentarios (0)

¿Imaginas ser una de las pocas supervivientes del Titanic y enfrentarte en tu vida a dos grandes naufragios más? Esa es la historia de Violet Jessop y que te traemos hoy en Gente Yold. ¡No te lo pierdas!

No podemos negar que acabamos de vivir (o estamos viviendo, depende) una de las experiencias más extremas de la historia de nuestro planeta. El Coronavirus, o también conocido como COVID-19, ha puesto en jaque a todos los países del mundo y nos ha hecho replantearnos hasta dónde tenemos realmente el control de cara a la madre naturaleza. Todos hemos sacado nuestro instinto de supervivencia a flote, tratando de protegernos a nosotros mismos y por supuesto de no ser un foco de contagio para los demás.

En tiempos de la I Guerra Mundial, trabajando como enfermera de la Cruz Roja

Aprovechando la coyuntura, y orgullosos de estar viendo ya la luz al final del túnel, en Gente Yold nos ha parecido una excelente oportunidad recordar la historia de alguien que supo bien lo que fue sobrevivir a una experiencia extrema… o, mejor dicho, a tres. Violet Constance Jessop es conocida por muchos como “Miss Inhundible”. Y no es para menos. Esta mujer, nacida en Argentina y de padres irlandeses, sobrevivió a nada menos que tres graves naufragios, entre los que se contaba al más conocido de la historia: el del Titanic. Los otros dos fueron los del Britannic y el del Olympic.

Violet Jessop es conocida por muchos como “Miss Inhundible”.

La serena belleza en sepia de la joven Violet 

La vida de Jessop no solo es reflejo de la pura supervivencia, sino que conforma un excelente retrato de las clases trabajadoras en Occidente a comienzos del siglo XX. Generaciones que vivieron el auge de una industralización exacerbada, que obligó a trabajadores al límite de la pobreza a emigrar de Europa a América, con el único anhelo de seguir hacia delante y vivir -o sobrevivir-.

Los padres de Violet, William y Katherine Jessop, formaban parte de la oleada de inmigrantes irlandeses que llegó a Argentina a finales del siglo XIX. Ella nació el 2 de octubre de 1887 cerca de Bahía Blanca, en el sur de la provincia de Buenos Aires, donde su padre trabajaba como pastor de ovejas. Era la mayor de seis hermanos.

Portada de la memorias finalmente publicadas

Su padre falleció cuando ella tenía 16 años y su madre trasladó a toda la familia a Inglaterra, donde ella empezó a trabajar como camarera naviera del Royal Mail Line. Oficio que pronto heredó su hija mayor. Así es como Violet comenzó su relación con los barcos.

El primer naufragio
En 1908 trabajó en el barco Orinoco y en 1910 fue contratada por la compañía White Star Line, la compañía naviera de pasajeros más poderosa de Inglaterra. Comenzó trabajando en el First Majestic y después fue transferida al Olympic. Eran los barcos más lujosos y suntuosos del momento. En un principio, Violet no estaba muy entusiasmada ante la perspectiva de navegar la ruta del Atlántico norte, tanto por el clima, como por las exigencias de los pasajeros de las que había oído hablar. No obstante, siguió adelante con el proyecto.

Página del diario de Violet

El 20 de septiembre de 1911, el Olympic chocaba contra un buque de guerra. Afortunadamente, este primer naufragio no tuvo graves consecuencias.

El 20 de septiembre de 1911, el Olympic chocaba contra el buque de guerra HMS Hawke frente a las costas de Inglaterra. Afortunadamente, este primer naufragio no tuvo graves consecuencias, ya que, aunque el accidente perforó el casco del barco y dañó una de las hélices, no hubo que lamentar muertes ni tan solo heridos, y el barco pudo volver, dentro de una relativa normalidad, al puerto de Southampton.

La joven Violet en la cubierta del Titanic

Poco después llegó el Titanic
Después de este incidente, Violet se unió al equipo del Titanic. Era el año 1912 y ella tenía 24 años y, tal y como relató ella misma en un diario íntimo que se publicó póstumamente bajo el nombre de Titanic survivor, aceptó el trabajo por la presión de su familia y amistades para que formara parte del nuevo y lujoso transatlántico. Violet fue una de las 23 mujeres que conformaban la tripulación del Titanic.

Tras la colisión del Titanic, Violet pasó ocho horas en un bote, horrorizada y helada de frío, protegiendo a un bebé que un oficial le lanzó en el último momento.

El Titanic soltando amarras en Southampton rumbo a su trágico destino

Como todos sabemos, el accidente del Titanic fue mucho más que la mera anécdota del Olympic. En esta ocasión, el impacto fue contra un iceberg y la conclusión fue el estrepitoso hundimiento del barco y la muerte de más de 1.500 personas. En el momento de la colisión, Violet dormía en su litera. Gracias a su diario, tenemos testimonios de ella misma sobre cómo sucedió todo.Me ordenaron que subiera a cubierta. Los pasajeros paseaban tranquilos”, puede leerse en sus memorias. “Las otras camareras y yo miramos cómo las mujeres se aferraban a sus maridos antes de que las metieran en los botes salvavidas con sus hijos. Un oficial nos ordenó abordar al bote número 16 para demostrarles a las mujeres que era seguro”.

Antes de que el bote partiera, un oficial lanzó a Violet un bebé que estaba solo en la cubierta. Y así, horrorizada y helada, pasó ocho horas en aquel bote lleno de gente tratando de darle a aquel bebé el calor suficiente para sobrevivir. Los rescató el transatlántico RMS Carpathia, donde la madre de aquel bebé -se supone- se lo arrebató sin expresar ni una sola muestra de agradecimiento.

Violet en su madurez

Su último naufragio
Violet regresó a Inglaterra. A finales de julio de 1914 estalló la Primera Guerra Mundial y el Reino Unido movilizó sus recursos, como la puesta en marcha del transatlántico Britannic, botado el 26 de febrero de 1914 y reconvertido por exigencias bélicas en buque hospital. En esta ocasión, Violet formaba parte de la tripulación de este barco, pero como enfermera de la Cruz Roja. El 21 de noviembre de 1916, cuando el transatlántico navegaba por el Egeo sufrió una gran explosión al toparse con una mina. La explosión exterior produjo otra explosión interior más potente que hundió el barco en tan sólo 55 minutos, mucho más rápido que el Titanic. El accidente causó 30 muertes. Por suerte, el buque no llevaba heridos en ese momento, evitándose así una desgracia mucho mayor. “De repente, oímos un ruido ensordecedor. Todo el salón se levantó… Me trajo recuerdos no muy distantes de la noche aciaga del Titanic”, recordaría Violet en su diario.

El Britannic se hundió en tan solo 55 minutos. Violet volvió a sobrevivir.

Los restos hundidos del Britannic podrían convertirse en un parque temático submarino

Tras las tres trágicas experiencias, Violet no volvió a trabajar en alta mar, hasta que cumplió los 61 años, cuando, tal vez por añoranza, volvió a firmar con la Royal Mail Line por un contrato de dos años. En 1950, Violet Jessop, a los 63 años y tras toda una vida relacionada con el mar, dio por terminada su carrera en el océano. Murió a los 84 años por una insuficiencia cardíaca.

¿Conocías la historia de Violet Jessop? ¿Imaginas sobrevivir a tres grandes naufragios? No olvides trasmitirnos todas tus impresiones a través de los comentarios. Y si te ha gustado este reportaje, nos haría muy felices que lo compartas a través de las redes sociales. ¡Muchas gracias!

Más información:

https://es.findagrave.com/memorial/6826130

Comentarios

  1. Pedro José Giraldo Bravo dice:

    Felicitaciones bonita historia Violet Constance Jessop una mujer hermosa que Dios la tenga en su descanso eterno…

  2. José Verde dice:

    Excelente historia me hizo navegar en el tiempo, muy interesante. ..gracias !
    Violet Jessop rest in peace !

  3. José Verde dice:

    Excelente historia me hizo navegar en el tiempo, muy interesante. ..gracias !
    Violet Jessop rest in peace !

  4. claudia dice:

    uuufff, asombrosa historia, sobrevivir a tres naufragios es todo un milagro.

  5. claudia dice:

    me gustan estas historias, los datos son muy interesantes, sobre todo por que es algo que uno no había escuchado antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies