Mundo Yold. En el centenario de su muerte, recordamos las hazañas del valiente explorador del Polo Sur

2022, un año para recordar a Shackleton

 

Inés Almendros
4 enero, 2022

 Número de Comentarios (0)

En este enero de 2022 se conmemora el centenario de la muerte de Sir Ernest Henry Shackleton, glorioso aventurero, cuya gestión de liderazgo se estudia a día de hoy en las universidades de todo el mundo. En este año también se reinicia la búsqueda del barco Endurance, que desde 1915 permanece atrapado bajo las aguas de la Antártida. Definitivamente, es un momento para recordar al histórico explorador.

Hace justo cien años, el 5 de enero de 1922, durante uno de sus viajes por la Antártida, fallecía Sir Ernest Henry Shackleton, quien fuera uno de los grandes exploradores del siglo XX. Murió en la remota y gélida isla de Georgia del Sur, donde sigue enterrado. Hoy, su figura no solo es valorada por su trayectoria como explorador, sino que sirve como ejemplo de liderazgo, dirección de equipos y superación para estudiantes de todo el mundo.

Su esposa, Emily con sus tres hijos

Shackleton había nacido en la localidad de Kilkea, Irlanda, el 15 de febrero de 1874, si bien parte de su familia era de origen inglés; sus padres se trasladaron a Dublín sobre 1880, donde el progenitor realizó, pese a ser ya un adulto, la carrera de Medicina en el famoso Trinity College.

El joven grumete

A diferencia de su padre, Henry, el segundo de diez hermanos, no fue un alumno destacable, aunque era un ávido lector. De temperamento inquieto y curioso por naturaleza, se enroló como grumete, y en 1989, con tan solo 24 años, ya había conseguido la acreditación para ejercer como capitán. Trabajó en la marina mercante para distintas compañías, antes de ingresar en la Real Armada Británica.

Hoy, su figura no solo es valorada por su trayectoria como explorador, sino que sirve como ejemplo de liderazgo, dirección de equipos y superación para estudiantes de todo el mundo.

El héroe de la Expedición Nimrod
La primera expedición científica en la que participó Shackleton fue la del Discovery, donde coincidiría con su alter ego, en vida, y tras la muerte, Sir Robert Falcon Scott, con el que siempre mantendría una rivalidad personal. El Discovery zarpó en 1901 y llegó a la costa de la Antártida al año siguiente, el 8 de enero de 1902. Durante los meses de la expedición, Henry ya se ganó la fama de ser el oficial más popular de toda la tripulación. En noviembre de 1902, Scott, Shackleton y Edward Wilson partieron en trineos hacia el sur, llegando hasta tierras todavía inéditas, sufriendo en el trayecto grandes dificultades.

Durante la expedición Nimrod

Tras el viaje del Discovery, y conocida ya su capacidad como viajero y explorador, Shackleton logró, en 1908, los apoyos necesarios para organizar la Expedición Nimrod (1907-1909), con el objetivo de seguir avanzando hasta el Polo Sur. Aunque no llegó a conseguirlo (lo haría Admunsen en 1911), el viaje consiguió importantes logros: avanzaron hasta el punto meridional más lejano y conocido entonces, ascendieron por primera vez al monte Erebus, encontraron el glaciar Beardmore, y fueron los primeros en atravesar la meseta Antártica.

Todo ello, con un sufrimiento extremo, pese a lo cual nuevamente brilló la gran calidad humana de Shackleton, que –entre otras anécdotas- cedió su única galleta a Frank Wild, quien ya estaba enfermo, en un momento de extrema necesidad. Cuando regresaron, Shackleton fue recibido como un héroe y agasajado con todos los honores.

El anuncio que Shackleton publicó en los periódicos para reclutar a la tripulación del Endurance sigue siendo un clásico en la historia de la exploración.

Rompiendo el hielo para permitir la navegación del Endurance

La odisea del Endurance
En 1914 Shackleton inicia su proyecto más ambicioso: la gran Expedición Imperial Trans-Antártica, cuyo objetivo era recorrer, en unos 120 días, la gran travesía antártica, atravesando el Polo Sur (que, para entonces, ya había sido conquistado). El anuncio que Shackleton publicó en los periódicos para reclutar a la tripulación sigue siendo un clásico en la historia de la exploración:

-“Se necesitan hombres para viaje peligroso. Salarios bajos, frío extremo, meses de completa oscuridad, peligro constante, retorno ileso dudoso. Honores y reconocimiento en caso de éxito”.

El Endurance atrapado en el hielo

Pese a las poco alentadoras palabras, miles de candidatos acudieron a la llamada del capitán. El Endurance partió el 8 de agosto de 1914 desde Plymouth, con 28 hombres, incluyendo a Shackleton, y llegó a Georgia del Sur en septiembre del mismo año. Sin embargo, pocos meses después, el 19 de enero de 1915, el barco quedaría completamente atrapado en el hielo sobre el mar de Weddell, a merced de un clima absolutamente inhumano, con una media de -20º C.

Momento del hundimiento en el mar de Weddell

Durante meses, intentaron mover la nave, de forma infructuosa, hasta que en octubre la presión provocó que entrar agua al interior del Endurance, hasta que se hundió. La tripulación tuvo que abandonar el barco, y sobrevivir durante meses, en las condiciones más adversas. De todo ello, ha quedado un excelente legado fotográfico que hoy en día nos permite ver lo extremo de la situación.

La tripulación del Endurance resultado sana y salva al completo

Lecciones de supervivencia
Sin duda, las directrices de Shackleton fueron esenciales para la evolución de aquella aventura que pasaría a los anales de la historia como una de las mayores muestras de supervivencia extrema. En primer lugar, el capitán organizó un primer campamento sobre el hielo, que estaba ubicado a media milla del barco naufragado. Posteriormente el equipo se trasladó a la Isla de Paulet, en el norte, y después a la Isla Elefante en la Península Atlántica.

La aventura del Endurance pasaría a los anales de la historia como una de las mayores muestras de supervivencia extrema.

Henry y sus hombres se organizaron durante meses para sobrevivir, refugiándose dentro de los botes y cazando animales de la zona. Para que no cundiera el desánimo, Shackleton programó una rutina social permanente, que incluía cantar, leer en grupo y hasta celebrar los cumpleaños. Pasado un tiempo, el propio Shackleton, junto con algunos hombres, emprendió la búsqueda de ayuda, navegando en uno de los botes hasta la isla de Georgia del Sur, donde desembarcaron, milagrosamente. Solo dos de ellos, con Shackleton a la cabeza, pudieron continuar el camino hasta llegar a la bahía de Stromness, donde por fin encontraron ayuda. A partir de ahí regresaron primero a Georgia del Sur, y posteriormente a la Isla Elefante, donde fueron recogiendo a la tripulación.

Shackleton a la izquierda, junto a Scott (centro) y Wilson

Todos los hombres del Endurance sobrevivieron pese a la extrema supervivencia de dos años en el lugar más inhóspito de la tierra. Todos ellos volvieron a la civilización, aunque lo hicieron cuando el Reino Unido ya estaba inmerso en la Primera Guerra Mundial, por lo que el regreso apenas tuvo eco en las noticias. Paradójicamente, algunos de los marineros que habían sobrevivido en el Polo Sur fallecieron poco después combatiendo en la guerra. Tendrían que pasar más de cuarenta años, para que se pudiera completar la Expedición Trasantártica ideada por Shackleton.

Hurley y Shackleton en uno de sus precarios campamentos

Un ejemplo que se estudia cien años después
Seis años después de la aventura del Endurance, en 1922, Sir Ernest Shackleton falleció por un ataque cardiaco, tras padecer síntomas previos que no había querido tratarse médicamente. Ciertamente, en los últimos años bebía demasiado, pero su cuerpo también se resentía de los sufrimientos acumulados en sus complicados viajes. Falleció, precisamente, en la isla de Georgia del Sur, cuando intentaba completar otra de sus expediciones, y su viuda, Lady Emily Shackleton, pidió que quedase enterrado en sus queridas tierras polares, donde había encontrado, al mismo tiempo, el infierno y la gloria.

La tumba del explorador en Georgia del Sur siempre tiene flores frescas

Pese a ser reconocido como uno de los grandes héroes del sigo XX, Sir Ernest Shackleton –muy a su pesar- tuvo que vivir siempre de organizar expediciones y dar conferencias y charlas. Aunque a lo largo de su vida emprendió numerosos proyectos empresariales, ninguno de ellos salió adelante, y tras su muerte había acumulado una enorme deuda que legó a su familia, que afortunadamente recibió la ayuda de los muchos admiradores del explorador. El navegante incluso intentó hacer carrera política, para lo cual se presentó a candidato por el Partido Liberal Unionista, en 1906. Pese a su fracaso como emprendedor, su capacidad de liderazgo y su habilidad como gestor de equipos, especialmente en las adversidades, ha generado infinitos análisis posteriores.

Hoy, la figura de Shackleton se considera un ejemplo único de liderazgo, motivación e inspiración. De su comportamiento y método como guía se destacan claves fundamentales para un buen líder, como:

-Carisma para la dirección y capacidad para tomar decisiones y gestionar.

-Dar ejemplo al equipo, siendo el primero en asumir los riesgos y sacrificios.

-La capacidad de empatía y comunicación.

-Generar motivación y espíritu de grupo.

-Mostrar aprecio y valoración por los componentes del equipo.

-Aprovechar las oportunidades para seguir adelante.

-Mantener un buen ambiente grupal, pese a las dificultades.

Preciadamente, en este año 2022, que celebramos el centenario de la muerte del explorador, se volverá a retomar la búsqueda del Endurance, en el mismo punto del Mar de Weddell en el que, hasta hoy, permanece sumergido. Un proyecto que comenzó hace años, pero que hasta ahora no se ha podido culminar con éxito. Denominada como Endurance 22, la nueva expedición está organizada y financiada por Falklands Maritime Heritage Trust (FMHT), y dirigida por el doctor John Shears y el arqueólogo marítimo Mensun Bound. Esperaremos impacientes a saber si el nuevo año nos permite ver al mítico barco resurgir a la luz del sol.

Comentarios

  1. Anónimo dice:

    Muy interesante. Siempre me ha fascinado esta expedición de Shackleton, así como su figura. Tuve la ocasión de ver una exposición sobre su famosa expedición en el Endurance. Con fotografías y documwntos reales. Fantástica.

  2. Estocada certera dice:

    Buen artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies