Mundo Yold. Un paseo por el universo de la maravillosa Dolor y gloria

Almodóvar, en su cenit creativo

 

 

Angel Domingo
24 julio, 2019

 Número de Comentarios (0)

Si no has visto aún la última película de Almodóvar, Dolor y gloria, nuestro crítico Ángel Domingo te da las claves, y de paso recorremos con él la trayectoria del genial director manchego.

La última película de Pedro Almodóvar es, ante todo, un ejercicio magistral de saber contar historias con imágenes; el director incluye todas las cualidades de su filmografía: preciosismo fotográfico, encuadre y movimiento de cámara envidiable, escenas naturales cotidianas y un trabajo sublime con sus actores. Antonio Banderas cumple su papel con sobriedad majestuosa, soportando prácticamente el peso de toda la cinta con una naturalidad que sorprende; y, prueba de ello, es la Palma de Oro que ha conseguido en el último Festival de Cannes como mejor actor, galardón que debería acompañarse con las estatuillas a mejor director y película.

Pedro Almodóvar es un cineasta respetado y admirado en todo el mundo y la generosidad con las que muestra los miedos, inquietudes y satisfacciones que han poblado su vida es de agradecer. Se suele decir que si a una persona con un talento mayúsculo no le saben guiar, echará a perder todo su potencial. Pedro no lo tuvo fácil, proviene de un pequeño pueblo manchego donde la única relación con el cine eran las proyecciones que se hacían en la plaza.

Antonio Banderas actúa muy contenido, alejado del glamour que rodean sus filmes estadounidenses.

Para estudiar tuvo que ingresar en un seminario, pero no se dejó amilanar por sacerdotes metódicos que veían su talento como una amenaza. Al poco de terminar sus estudios, podría haberse quedado atrapado en un oficio aburrido y metódico; sin embargo decidió liarse la manta a la cabeza y partir a la capital. Por suerte, el Madrid que le recibió le aportó un sinfín de amistades peculiares que motivaron su trayectoria artística; también pasó por malos momentos, comprensibles para un joven soñador que se entusiasmaba con los personajes de la bohemia madrileña con los que se cruzaba; no subestimó a nadie y no dudó en arriesgarse, probando todo lo que el Madrid de aquella época podía ofrecer.

Mucho se ha escrito sobre la Movida Madrileña, pero lo cierto es que la capital reunió en sus calles personajes que querían cambiar la realidad con su talento; quizás los músicos fueron los que ocuparon el centro de atención; pero el talento era abrumador en multitud de facetas; la fotografía fue ganando adeptos, y sus protagonistas también se volcaron en el cine, siendo este joven manchego uno de sus protagonistas principales. También es cierto que existían riesgos como las drogas; de hecho, la popularidad de la heroína destrozó muchos sueños. En este film, Pedro no esconde sus devaneos con las sustancias ilegales.

El amor fue otro de los motores de su cine, y encontró musas que le inspiraban y le daban fuerzas para no rendirse y marchar. Sin embargo, su entrega amorosa era absoluta y Almodóvar tuvo que sobreponerse a numerosas decepciones románticas; pero la tristeza romántica siempre ha sido una de las principales y más poderosas fuentes de inspiración a lo largo de su historia.

En esta película, el manchego resalta que su escritura fue la que le abrió las primeras puertas hacia el éxito; llenaba los humildes teatros donde se hacían audiciones de sus textos. Los recursos técnicos los fue incorporando gradualmente a su forma de rodar, y no por ser instintivos eran menos brillantes.

Dolor y Gloria reúne todos los ingredientes que se necesitan para cumplir con un filme tan ambicioso.

Otro punto crucial en sus películas es su capacidad para exprimir lo mejor de sus intérpretes, Pedro tiene fama de ser uno de los mejores directores de mujeres del mundo. Penélope Cruz ha estado tan brillante trabajando con él y lo mismo puede decirse de Marisa Paredes, todo un ídolo en Francia. Candela Peña y Cayetana Guillén Cuervo también han aceptado la propuesta del cineasta para participar en este filme.

Antonio Banderas actúa muy contenido, alejado del glamour que rodean sus filmes estadounidenses. También es cierto que Banderas le acompañó activamente cuando ambos llegaron a Madrid, así que no es de extrañar la fabulosa química que ronda la película.

En definitiva, Dolor y Gloria reúne todos los ingredientes que se necesitan para cumplir con un filme tan ambicioso, que va más allá de contar la vida de un valiente director de pueblo pequeño. Representa la odisea que toda persona debe superar para hacer realidad sus sueños.

Me preocupa saber qué otras motivaciones podrá encontrar Almodóvar para volver a situarse detrás de una cámara. Sin embargo, si Dolor y gloria se convierte en su última cinta, tendrá la seguridad de haberse despedido de un modo inmejorable.

Mi deseo es que siga deleitándonos con muchas películas más.

Más información:

https://www.instagram.com/explore/tags/dolorygloria/?hl=es

Ángel Domingo Pérez

Comentarios

  1. Pedro dice:

    Estupendo.Eres como un libro abierto , todos los días nos enseñas algo q no sabemos.Gracias por compartir tanta saviduria.

  2. Javier dice:

    Con una crítica como esta no nos queda más remedio que ir a ver la película.

  3. Roberto dice:

    Como siempre, un placer leer tus artículos. Gracias Angel Domingo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies