Mundo Yold. Hoy recordamos a la motera afroamericana de los años 40

Bessie Stringfield, la Reina de la Moto de Miami

 

Carmen Matas
1 febrero, 2021

 Número de Comentarios (0)

En la década de 1940 y 1950, época de la segregación racial y en la que las mujeres estaban relegadas a las tareas del hogar, Bessie Stringfield aceleró e hizo rugir su Harley-Davidson por prácticamente todo Estados Unidos, siendo mujer y afroamericana. No te pierdas la historia de esta gran mujer.

En la década de 1950, cuando las mujeres estaban totalmente relegadas a las tareas domésticas, ya fuera por su rol dentro del matrimonio o por que el único trabajo al que podían aspirar era el de empleada doméstica, Bessie Stringfield, la Reina de la Moto de Miami, se casó varias veces y dedicó su vida a hacer rugir su Harley-Davidson por las calles de Florida y de todo Estados Unidos, que recorrió sola hasta en ocho ocasiones.

Logró ser una pionera en muchos aspectos, a pesar de tener prácticamente todo en contra y su leyenda fue lo suficientemente importante como para merecer un lugar, aunque póstumo, en el Salón de la Fama de la Asociación Estadounidense de Motociclistas en 2002, casi una década después de su muerte, en 1993.

Dedicó su vida a hacer rugir su Harley-Davidson por las calles de Florida y de todo Estados Unidos.

Un origen confuso
Como corresponde a los grandes mitos, existe cierta confusión en torno a los primeros años de vida de Bessie. Según los registros oficiales, nació en marzo de 1912 y según sus descendientes más cercanos, sus sobrinos, su nacimiento tuvo lugar en Edenton, Carolina del Norte, fruto de la pareja formada por dos ciudadanos afroamericanos: Maggie Cherry y James White.

Pero la versión que contaba Bessie era mucho más dickensiana. Según declaró, había nacido en la ciudad jamaicana de Kingston, hija de una pareja interracial. Su madre, según contaba, había fallecido cuando ella era muy pequeña y su padre decidió abandonarla después en una calle de Boston, siendo adoptada por una mujer católica irlandesa.

Llegó a presentarse a una carrera de motos local disfrazada de hombre, pero le arrebataron el premio al comprobar que se trataba de una mujer.

Precisamente su madre adoptiva fue la primera que le regaló una moto, con tan solo 16 años. Aunque esta no fue la primera que condujo. En la entrevista que Stringfield concedió en 1981 al periódico Miami Herald, confesó que la primera moto que manejó fue la de un vecino. “A mi madre casi le da un ataque. Me decía que las chicas decentes no andaban en motocicleta por ahí”, aseguró. Aunque está claro que su madre acabó cediendo…

Una valiente en moto
Así, en 1927 se subió a su primera motocicleta, una Indian Scout. Aunque no tenía conocimientos previos sobre el manejo de los controles, no tardó nada en aprender a ponerla en marcha y dominarla sin ningún tipo de dificultad. Entre la década de 1930 y principios de 1940, Stringfield realizó ocho viajes de larga distancia en solitario por los Estados Unidos. Durante este tiempo, se ganaba la vida haciendo acrobacias subida en su motocicleta en un espectáculo llamado La pared de la muerte.

En otra ocasión llegó a presentarse a una carrera de motos local disfrazada de hombre. Ganó la competición, pero le arrebataron el premio al quitarse el casco y comprobar que se trataba de una mujer. Contratiempo al que se sobrepuso con una enorme sonrisa y una todavía mayor dignidad.

A priori, puede parecer que andar en moto por todo Estados Unidos no supone una hazaña tan extrema. Pero no olvidemos que estamos hablando de Estados Unidos en la primera mitad del siglo XX. Podemos asegurar que para una mujer negra, lo que hacía Bessie era más que extremo. Stringfield recorrió el país en motocicleta tan solo diez años después de que las mujeres obtuvieran el derecho al voto. Además, las leyes de segregación racial presentes en ese momento en el país norteamericano prohibían categóricamente que las personas negras se alojasen en la mayoría de los hoteles. En gran cantidad de ocasiones durante sus viajes, Bessie tuvo que pedir amparo a algunas de las familias afroamericanas que conocía en el camino o incluso dormir encima de su moto en estaciones de serviciohttps://twitter.com/Carmen_matas/status/1096848847161167873

Por supuesto, no se libró de ataques totalmente deliberados mientras viajaba. En una ocasión, un hombre blanco la siguió en su camioneta durante un largo rato hasta que consiguió derribarla de su moto, dejándola tirada en zanja. Por no hablar del estado de las carreteras que recorría, muchas de ellas ni siquiera estaban pavimentadas. El sistema de carreteras interestatales estadounidense no se propondría hasta 1956. ¿Y si sufría una avería? Stringfield era también su propia mecánica.

Stringfield recorrió Estados Unidos en motocicleta tan solo diez años después de que las mujeres obtuvieran el derecho al voto.

Ella simplemente lanzaba una moneda en un mapa de los Estados Unidos y elegía su próximo destino. No solo se convirtió en la primera mujer negra en conducir una motocicleta en 48 estados del país, sino que además fue con su moto a Brasil, Haití e incluso recorrió algunas partes de Europa.

Si bien su primera moto fue un modelo Indian Scout, Stringfield pronto descubrió que amaba las Harleys, que se convirtió sin duda en su moto preferida. Llegó a tener 27 a lo largo de su vida.

Pionera en todos los sentidos
Durante la Segunda Guerra Mundial, Bessie trabajó para el ejército de los Estados Unidos como mensajera motorizada llevando documentos entre distintas bases en su Harley-Davidson, aunque manteniendo su condición de civil. Era la única mujer en su unidad y completó rigurosas maniobras de entrenamiento, incluido el aprendizaje de cómo construir un puente improvisado con cuerdas y ramas de árboles para cruzar los ríos.

Entre escapada y escapada, Stringfield se casó y divorció seis veces. Después de haber pasado con su primer marido por la pérdida de tres bebés, Bessie decidió no pensar más en tener hijos. Según ella misma aseguró, al divorciarse de su tercer marido, Arthur Stringfield, este le rogó que conservase su apellido. “¡Me dijo que le había hecho famoso!”, aseguró.

A los 70 años, todavía se la podía ver por Miami conduciendo su motocicleta de camino a la iglesia, impresionando a todo el mundo a su paso.

Stringfield era muy consciente del desafío que representaba a ojos de los demás. Se enorgullecía de peinarse y maquillarse todos los días, según dicen, robando corazones de hombres por docenas con su poderosa personalidad. En su entrevista en el Miami Herald una Stringfield, que en ese momento tenía 70 años, afirmó en tono divertido “todos mis maridos, excepto uno, eran de 22 a 24 años más jóvenes que yo. Ni siquiera ahora tendría un hombre mayor de 35 años”.

A principios de la década de 1950, Stringfield puso fin a sus odiseas en motocicleta por los Estados Unidos. Compró una casa en un suburbio de Miami y se convirtió en enfermera. Sin embargo, continuó conduciendo a nivel local y fundó el Iron Horse Motorcycle Club.

Stringfield falleció en 1993 a los 82 años debido a complicaciones cardiacas. A los 70 años, todavía se la podía ver por Miami conduciendo su motocicleta de camino a la iglesia, impresionando a todo el mundo a su paso. En el año 2000, la Asociación Estadounidense de Motocicletas la honró con la creación del Premio Bessie Stringfield.

“Nunca fui como los demás”, decía ella. Pero lo cierto es que Stringfield hizo mucho más que ir a contracorriente. Luchó cada uno de sus día por salir de su zona de confort, rompió estereotipos, lideró toda una batalla por los derechos de las mujeres, luchó por la igualdad de los afroamericanos y acercó, además, el motociclismo a toda clase de personas. Esperemos que allá donde estés, Bessie, sigas haciendo rugir tu Harley-Davidson.

¿Conocías la historia de Bessie Stringfield? ¿Qué opinas de su forma de romper estereotipos por practicar su mayor afición? No dudes en compartir tus sensaciones con nosotros a través de los comentarios o en alguna de nuestras redes sociales. ¡Nos vemos muy pronto!

Comentarios

  1. Oscar Bustos dice:

    Valiosa historia! No la conocía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies