Mundo Yold. Muchas bicicletas, como un personaje más, han tenido su papel en el argumento de numerosos filmes

Bicicletas de cine

 

Angel Domingo
27 julio, 2020

 Número de Comentarios (0)

Definitivamente, la Unión Ciclista Internacional (UCI) ha suspendido gran parte del calendario de carreras para la temporada veraniega, que debería estar en plena actualidad. Los aficionados tendrán que esperar a que las autoridades sanitarias decidan cuando se puede reanudar las competiciones. Por otra parte, las precauciones en los transportes públicos han disparado la venta y el alquiler de bicicletas. Hoy son ellas las protagonistas de este artículo sobre películas en torno a los velocípedos más famosos. ¿Pedaleas con nosotros?

Naturalmente, ninguna película puede sustituir a la emoción de una carrera en directo; no obstante, les propongo ver algunas películas en las que este encantador medio de transporte y de ocio es protagonista; algunas son más populares que otras, pero si eres amante de las bicicletas, intenta verlas, ninguna tiene desperdicio.

Ladrón de bicicletas (Vittorio de Sica, 1948). Nominada al Oscar como Mejor guión para película extranjera y contando con un joven Sergio Leone como asistente de rodaje, esta cinta está ambientada en la Roma de la postguerra. La historia se centra en Antonio Ricci, un obrero desempleado que se gana la vida pegando carteles en compañía de su bicicleta. Un día se la roban y emprende un plan, junto con su familia, para recuperarla. Los actores, elegidos cuidadosamente en un casting, eran ciudadanos ajenos a la interpretación. Esta cinta fue estrenada en España durante el periodo franquista y la censura modificó a su antojo el sentido de la trama hasta conseguir llegar a un final cristiano.

La muerte de un ciclista (Juan Antonio Barden, 1955). Si bien, en esta cinta, el protagonista no es la bicicleta, sí refleja un riesgo que corren los ciclistas, sobre todo cuando entrenan fuera de competición: ser atropellados por otro vehículo.

Barden, que había conocido a Lucía Bosé en Venecia un año antes, le propuso protagonizar la película cuando ni siquiera tenía escrito el guión.

Con múltiples problemas con la censura, Barden recuerda en sus memorias:

estuvo prohibida durante un tiempo y luego tuve que cambiar el final. Pero los problemas eran de orden moral, no de orden político. Me cortaron parte de la manifestación estudiantil y me hicieron cambiar el final, cosa muy curiosa, porque en el fondo demostraba que los censores no creían ni en la justicia ni en la misericordia Divina, ya que obligaban a que todo señor que hiciese un acto reprobable cayese fulminado inmediatamente”.

ET, el extraterrestre (Steven Spielberg, 1982). ¿Quién no recuerda la escena del niño, en bicicleta, con el extraterrestre subiendo a la Luna? Esta producción no tuvo un comienzo muy optimista, los productores de Columbia Pictures rechazaron el guion alegando que no pasaba de ser una ñoñería estilo Disney. Finalmente, la Universal apostó por ella, invirtiendo tan solo un millón de dólares, y consiguió enormes beneficios, pues fue la película más taquillera durante once años; obtuvo tres Oscar, varios Globos de Oro, un Grammy y el BAFTA.

Como curiosidad, la popular marca de chocolatinas M&Ms se negó a que su producto apareciera en pantalla porque pensaron que los niños se asustarían y no comerían la misma golosina que el feo extraterrestre. Finalmente, The Hershey Company cedió su producto y consiguió que sus ventas aumentaran de forma sustancial.

La voz original del alienígena es de Pat Welsh, una mujer septuagenaria que tuvo que fumar dos paquete de tabaco diarios para conseguir el característico tono de voz del extraterrestre.

La marca de las bicicletas de Elliot y sus amigos, de color rojo y blanco, supuso para su fabricante Kuwahara la imposibilidad de atender a todos los pedidos que les demandaban.

Las bicicletas son para el verano (Jaime Chávarri, 1983), basada en el guión para teatro de Fernando Fernán-Gómez entorno a la victoria franquista, termina con la frase: “Ha llegado la Victoria, no la Paz”. La Guerra Civil española duró tres años, la Victoria cuarenta.

Madrid, verano de 1936, Luisito lleva a casa las notas del colegio; tiene suspensa la Física y, como castigo, sus padres no le compran la bicicleta prometida si aprobaba. La vida cambia para todos los miembros de la familia.

La gran aventura de Pee-Wee (Tim Burton, 1985). Ópera prima del célebre director. Cuenta la historia de un hombre con alma de niño que ama su bicicleta. El día que su bici roja no está, Pee-Wee hará todo lo posible por recuperarla: desde visitar a una vidente que visualice su paradero, recurrir a un preso fugado y subir a su furgoneta fantasma, hasta llegar a montar en un toro salvaje… Película hecha con poco presupuesto y mucha imaginación; fue todo un éxito en taquilla.

Quicksilver, la pista rápida del éxito (Thomas Michael Donnelly, 1986). La velocidad y la bicicleta son las protagonistas de esta cinta, que tiene como personaje central a un ex corredor de bolsa que decide dejar su estresada vida en Wall Street para trabajar como bici-mensajero. Una moraleja de esta historia es que hay aprender de los errores y siempre volver a intentarlo.

RAD (Hal Needham, 1986). Película dirigida a los amantes del BMX. Nos habla de un joven que supera todos los obstáculos que le impiden participar en la carrera de BMX “Helltrack” que se celebra en su localidad. Ganar esta competición le supondría una oportunidad para poder ingresar en la universidad. Con la ayuda de sus amigos, luchará por participar y vencer en el exigente circuito.

El ciclista (Mohsen Makhmalbaf, 1987). Competir y lograr la victoria en una exigente competición de ciclismo, para pagar las facturas médicas de su esposa es el vital objetivo de Nassim, un refugiado afgano. Esta película nos habla de la capacidad de superación de todo ser humano.

El día que me convertí en mujer (Marzieh Makhmalbaf, 2000). Esta cinta reflexiona sobre el papel de la mujer en Irán. Tuvo gran repercusión internacional, logrando el Premio Ópera Prima en el Festival de Chicago 2000 y el Premio de la UNESCO en el Festival de Venecia 2000.

Con la dirección de Marzieh Meshkini, esposa del director Mohsen Makhmalbaf, el film muestra momentos claves en la vida de una mujer: el fin de la infancia, que trae consigo la prohibición de tener contacto con otros hombres hasta el día de su matrimonio. La protagonista, ya casada, decide continuar ejerciendo su pasión: montar en bicicleta, mientras que su marido la acorrala y la amenaza con el divorcio. La directora opta por dejar que el espectador decida si esta mujer acata la imposición del marido o, si por el contrario, decide seguir pedaleando.

La bicicleta de Pekín (Wang Xiao-shuai, 2001). Es una cinta estrenada en el Festival de Berlín y, a continuación, prohibida por la República Popular China hasta 2004; cuenta la historia de Guei, quien trabaja como mensajero con una flamante bicicleta cedida por la empresa, que se convierte en su mejor amigo. El jefe le propone venderle la bicicleta por 600 yuans, y cuando está a punto de conseguir el dinero, la bici es robada; resulta ser comprada, en un mercadillo, por Jiam, un estudiante que vive en una zona pobre de la ciudad, y desea tener una bicicleta para aparentar ser más rico ante sus compañeros. Ahora, la bicicleta tiene dos dueños, y ambos tendrán que aprender a compartirla.

Ganadora del Oso de Plata en 2001, esta pequeña película cuestiona la relación entre la necesidad y el consumismo, cuestión en la que la ética debería unir ambos conceptos.

He procurado presentarles películas de diferentes lugares geográficos y culturales, para que ustedes puedan elegir y disfrutar.

Ángel Domingo Pérez

Foto de portada: La bicicleta verde (Haifaa Al-Mansour, 2012)

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies