Mundo Yold. Hoy repasamos la trayectoria cinematográfica de la estupenda actriz británica

Kristin Scott Thomas: La estrella que decidió brillar lejos de Hollywood

 

Angel Domingo
29 julio, 2020

 Número de Comentarios (0)

Este 24 de mayo, Kristin Scott Thomas cumplió 60 años. Nuestro crítico de cabecera repasa la trayectoria cinematográfica de la elegante actriz británica, que ha demostrado un talento especial para elegir guiones brillantes materializados en películas tan maravillosas como El paciente inglés.

Nacida en Redruth, Cornualles, Reino Unido, fue la mayor de cinco hermanos en una acomodada familia británica; estudió en un famoso colegio inglés para señoritas, y su infancia no fue un camino de rosas: a la edad de cinco años perdió a su padre, piloto de la Fuerza Aérea Británica, en un accidente aéreo. Su madre, que estudió interpretación hasta que conoció a su padre, le inculcó la pasión por el mundo del arte dramático. El segundo marido de su madre, también piloto, falleció en circunstancias similares a su padre natural, y, al parecer, nuestra actriz tuvo que someterse a tratamiento psicológico para superar estas pérdidas.

La actriz acaba de cumplir 60 hermosos años

Mala estudiante, decidió abandonar el colegio y marchar a Londres, trabajando como dependienta, para costear sus estudios de interpretación. En la capital inglesa, uno de sus profesores le auguró que no tendría futuro como actriz. Esta opinión tan pesimista provocó en ella su primera rebeldía; y fue, en ese momento, cuando decidió hacer las maletas y marchar a París para aprender francés y continuar sus estudios de interpretación, mientras se ganaba la vida trabajando como niñera.

En la capital inglesa, uno de sus profesores le auguró que no tendría futuro como actriz. Esta opinión tan pesimista provocó en ella su primera rebeldía.

Casi irreconocible, junto a Prince, en los inicios de su carrera

La primera oportunidad surgió cuando Prince, al que ella admiraba como muchas veinteañeras, le propuso protagonizar, junto a él, Under the cherry moon (Prince, 1985), obra que obtuvo el Premio Razzie a la peor película. Fue todo un fracaso comercial. Sin embargo, un episodio que habría acabado con la carrera de cualquier actriz, en nuestro caso, le sirvió para darse a conocer en el mundo del cine y comenzó a encadenar diferentes interpretaciones en obras como la serie para la televisión alemana  Un verano inolvidable (Peter Paltzak, 1987), algunas series más para televisión y películas de segundo orden.

Hoy tiene en su haber más de 60 interpretaciones entre películas y series de TV; comentarlas todas haría interminable este artículo. Elegiré las que me parecen más importantes en su carrera.

Con Hugh Grant en la divertida Cuatro bodas y un funeral

A mediados de la década de los noventa, Kristin Scott Thomas vivía el mejor momento de su carrera. Por fin era una actriz conocida; acababa de rodar Lunas de Hiel a las órdenes de Roman Polanski (1992), y enamoró a todo el planeta en Cuatro bodas y un funeral (Mike Newell, 1994), ambas junto a Hugh Grant como compañero de reparto.

Escena de El paciente inglés, junto a Ralph Fiennes

Cuando tenía 36 años, le propusieron rodar la película que iba a dar un giro radical a su vida, tanto a nivel personal como profesional. Me refiero a El paciente inglés (Anthony Minghella, 1996), una historia trágica y romántica basada en el libro de Michael Ondaatje. El film se convirtió en la película del año, consiguiendo 12 nominaciones a los premios de la Academia y ganando nueve Oscar; Kristin se quedó sin estatuilla, tuvo que conformarse con la candidatura a Mejor Actriz, pero vio como su carrera se afianzaba definitivamente. Se había convertido en una gran estrella.

En El paciente inglés, Kristin obtuvo un reconocimiento internacional a su talento y belleza

En 1998, Kristin recibió una oferta para trabajar en Hollywood, sustituyendo a Emma Thompson, que había rechazado el papel ofrecido por Robert Redford en El hombre que susurraba a los caballos, primera película del conocido intérprete como director y productor. En ella, compartió escenas con una jovencísima, y desconocida entonces, Scarlett Johansson en el papel de madre que recurre al susurrador de caballos para que éste consiga que su hija supere las secuelas físicas y psicológicas que le había producido un desgraciado accidente con su caballo.

A las actrices que superan los cuarenta años, los productores solo les ofrecen papeles insulsos o de segundo orden”, llegó a afirmar.

Poco después, junto a Harrison Ford en Caprichos del destino (Sidney Pollack, 1999), Kristin interpreta a una congresista ocupada en una difícil campaña electoral que coincide con un policía justiciero decidido a limpiar la corrupción que encuentra en su propio departamento. Ambos iniciarán una relación repleta de mentiras y secretos oficiales.

Gosford Park

El cambio de milenio y sus primeras dos décadas han salpicado a nuestra actriz con grandes altibajos, y momentos donde no ocultó su hastío porque “a las actrices que superan los cuarenta años, los productores solo les ofrecen papeles insulsos o de segundo orden”, llegó a afirmar. No obstante, Kristin continúo con un notable ritmo de trabajo, llegando a aparecer en más de una película por año.

En Gosford Park (Robert Altman, 2001), película multipremiada (Oscar, BAFTA, Globo de Oro…) que incide en la diferencia de las clases sociales durante la década de los treinta del siglo pasado, Scott Thomas interpreta a Lady Sylvie, esposa del aristócrata dueño de la mansión que es asesinado durante una cacería. Todos los invitados son sospechosos. Robert Altman, con su habitual acidez, compone un retrato coral de las clases altas, acostumbradas a imponer las reglas que deben regir la relación entre amos y servidumbre. Las dos partes comparten los mismos vicios y maldades.

Insólito momento en la estupenda The party

En 2011 trabaja en La pesca del salmón en Yemen (Lasse Hallström), presentada en el Festival de Toronto. Fred Jones (Ewan McGregor) pertenece a un organismo oficial que tiene como objetivo el fomento de la piscicultura, y está diagnosticado con el síndrome de Asperger. A su departamento llega la propuesta de un rico jeque de Yemen para iniciar un programa de cría de salmones en el desértico Estado; piensa que esta actividad traerá consigo importantes beneficios económicos para su nación. Fred considera inviable el proyecto, pero la aparición de Patricia Maxwell (Scott Thomas), secretaria de prensa del Primer Ministro, lo valora como una gran oportunidad para estrechar relaciones entre el Reino Unido y Yemen.

En 2017 participa en The Party (Sally Potter), una película presentada en la Sección Oficial de la Seminci de Valladolid, que realmente supone una ácida crítica a las políticas de izquierda. Filmada en un elegante blanco y negro, el filme tiene un reparto repleto de caras conocidas como Emily Mortimer y Patricia Clarkson, además de Scott Thomas. Para celebrar el reciente nombramiento como Ministra de Sanidad del Gobierno británico, Janet (Scott Thomas) celebra una fiesta en la que reúne a varios amigos. Sin embargo, la reunión derivará en una inesperada y divertida tragedia porque el marido de la protagonista, aparentemente enfermo, comienza a hacer público, ante los presentes, las miserias y zancadillas habituales entre políticos que afectaron a su esposa.

En su última película, absurdamente traducida al castellano como ¡Qué suene la música!

Por último, nuestra protagonista participó en el conmovedor filme ¡Qué suene la música! (Peter Cattaneo, 2019), dirigida con un estilo similar al de la conocida película Full Monty (1997). El argumento, basado en una historia real, recuerda la decisión tomada por un grupo de esposas de militares que deciden formar un coro en la propia base, un poderoso vínculo comienza a crecer entre ellas. La música y la risa que les produce oírse cantar de forma disparatada, aunque muy auténtica y sincera, les ayudará a superar el pánico que surge cada vez que sus seres queridos tienen que aventurarse en las peligrosas misiones en Afganistán. En esta cinta, el director es consciente de que su papel está en ponerse al servicio de su historia y dejar que su optimista guión respire, emocione y, sobre todo, consiga hacer reír al espectador.

Después de los sesenta también hay futuro para una brillante actriz. ¡Ánimo! Aún nos quedan muchas historias para disfrutar con nuestra excelente intérprete.

Ángel Domingo Pérez

Comentarios

  1. Helena dice:

    Faltan muchas peliculas importantes por nombrar como Hace mucho que te quiero, La llave de Sarah, Partir… etc tampoco se nombras los premios que ha conseguido ni las obras de Teatro que ha interpretado tanto en París, pero sobre todo en Londres.
    Faltan muchas cosas para ser su biografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies