Cine Yold. Recordamos al malogrado director de cine italiano y su exquisita sensibilidad

Celebra con Yold el centenario de un director apasionado: Pier Paolo Pasolini

 

Angel Domingo
4 marzo, 2022

Hoy cumpliría cien años el gran creador italiano, Pier Paolo Pasolini. Nuestro crítico de cabecera detalla las terribles circunstancias de su fallecimiento, asesinado en una playa romana, y repasa algunos de sus grandes títulos, que forman parte de la historia de la cinematografía universal.

Cien años después de su misterioso fallecimiento, siento comunicar que dudo que esté descansando en paz. Su asesinato aún no ha sido explicado: Pino Pelosi, fallecido recientemente, se ha llevado al otro mundo todas las incógnitas de lo sucedido aquella trágica noche.

Una fría tarde de noviembre de 1975, Pier Paolo Pasolini recogió en la estación romana de Termini a un atractivo joven de tan solo diecisiete años; al parecer, el director nunca supo que era menor de edad; le propuso comer algo y visitar después la playa romana de Ostia por un precio de 20.000 liras. Llegaron hasta la famosa playa, Pasolini apagó el motor, y de repente al joven no le pareció buena idea aceptar las peticiones del realizador, y salió bruscamente del automóvil.

Pelosi, el asesino del talentoso director

La versión oficial asegura que el director, indignado, le persiguió hasta golpearle con su pesado bastón; algo que, conociendo la manera de ser del realizador, considero muy difícil que sucediera. El joven le dio una paliza bestial. A continuación se subió a su coche  y atropelló al eminente director, aplastándole el tórax y dejándole muerto sobre el pavimento. Ésta fue la primera versión que confesó el presunto asesino, Giuseppe Pino Pelosi, al que apodaban la Rana, único testigo presencial del desgraciado suceso. Solo unos minutos más tarde, una patrulla de Carabinieri detuvo el coche de Pelosi por conducir a una velocidad altísima y en dirección contraria para huir del lugar de los hechos.

En primer lugar, reconoció haber robado el flamante Alfa Romeo GT2000 del cineasta. Poco después, hallaron el cadáver de Pasolini y el muchacho no tuvo más opción que confesar el crimen. Sin embargo, en una sentencia fechada en 1976 aseguró que “había cometido el crimen en compañía de unos desconocidos”. En el coche apareció el jersey de una tercera persona. Aunque el jersey no tenía manchas de sangre, los investigadores decidieron que era complicado que un hombre en solitario pudiera dar una paliza tan brutal a una persona en plenitud de su fuerza física, y concluyeron que había, como mínimo, otra persona más implicada. Pero, como todo aquello no parecía más que un “asunto entre homosexuales”, como aseguró el partido Democracia Cristiana, que gobernaba el país en aquellos años. En definitiva, el presunto asesino cumplió solo cinco años de cárcel, pero en 2005 decidió cambiar su versión.

El nuevo relato, construido ya por un Pelosi enganchado a las drogas y que entraba y salía de los centros penitenciarios por robos y asaltos, señaló que aquella noche habían practicado sexo oral en el interior del coche. Luego, Pelosi se bajó “para orinar” y aparecieron tres desconocidos, “de 45 o 46 años, con acento del sur, calabrés o siciliano. Uno de ellos, con barba, me golpeó y me amenazó a mí y a mi familia si hablaba; los otros dos sacaron al señor Pasolini del coche y empezaron a golpearle con una violencia inaudita”. Según su versión, le insultaban gritándole “fetillo”, “cerdo comunista” y “maricón”. “El pobre gritaba mientras le masacraban”, dijo Pelosi. Luego desaparecieron en la noche y Pelosi, asustado, arrancó el coche y atropelló sin querer a Pasolini. Pero la versión nunca convenció ni a la familia ni a sus allegados.

El protagonista de El evangelio según Mateo

¿Por qué cambió su historia? Pelosi adujo que había mentido inicialmente por miedo a las represalias. Su familia también confirmó que vivía aterrado por lo que podría sucederles si hablaba. Pero al cabo de poco las sospechas apuntaron también a un conocido criminal apodado Johnny el Gitano y a los hermanos Borsellino, dos militantes sicilianos de extrema derecha a quienes un infiltrado de la policía escuchó jactarse de aquel crimen. Ambos murieron en los años noventa enfermos de sida.

Servicios secretos, una brigada fascista o un crimen común. Hay distintas teorías. Una historia de crimen que se precie en Italia no sería tal si no aparecen la Democracia Cristiana, la Banda Della Magliana o Marcello Dell’Utri, amigo íntimo de Berlusconi, encarcelado por asociación mafiosa. Pero la única persona que conocía la verdad de lo que sucedió aquella noche de hace cuarenta y dos años ya no podrá hablar. El abogado de la familia Pasolini, Nino Marazzita, lo ha querido recordar. “Pino Pelosi nunca quiso contribuir para que se llegara a la verdad sobre la muerte de Pier Paolo Pasolini. Se llevó, desgraciadamente, el secreto a la tumba”.

Breve biografía de Pier Paolo Pasolini
Escritor, poeta y director de cine italiano, Pasolini nació en Bolonia en 1922. Vivió su infancia y adolescencia en distintas ciudades de la Italia septentrional (Parma, Bolonia, Cremona, Reggio Emilia) y más tarde en Casarsa, el pueblo de su madre, donde permaneció hasta 1949. Tras estudiar letras en Bolonia se trasladó a Roma y empezó a publicar una larga lista de novelas de escaso nivel: Una vida violenta, Los chicos del arroyo; poemarios: Las cenizas de Gramsci, La mejor juventud y ensayos de primera magnitud que le situaron en primera línea de la literatura italiana de posguerra.

Escena de Pajarracos y pajaritos

En los años sesenta Pasolini iniciaría una exitosa y controvertida carrera de director cinematográfico con películas como El evangelio según Mateo (1964), Mamma Roma (1962), Pajarracos y pajaritos (1966) y, mi favorita, Acattone (1961).

Fotograma de Accatone

Sus obras reflejaban las contradicciones surgidas al calor de las complejas transformaciones sufridas por su país tras la Segunda Guerra Mundial: el paso del fascismo a la democracia o la posterior transición de una sociedad primitiva a la instauración del consumo de masas. En palabras del eminente catedrático de filosofía Remo Bodei, Pasolini “se esforzó por conciliar pasión y razón, corporeidad y sentimiento, consciencia de los duros vínculos de la historia y de la necesidad de romper con ellos, por mantener vivo el Marxiano sueño de una cosa, la esperanza de redención y justicia para todos los hombres”.

Pasolini murió asesinado en Ostia, cerca de Roma, en 1975, en circunstancias aún no esclarecidas.

Ángel Domingo Pérez

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies