Mundo Yold. Cantante y actor, La voz siempre fue, ante todo, un gran vividor a su manera

Cuando la voz de Sinatra aprendió a actuar

 

 

Angel Domingo
11 diciembre, 2020

 Número de Comentarios (0)

Con su peculiar sonrisa, su mirada seductora y, por supuesto, su inigualable voz consiguió ser un artista polifacético que dejó para la historia del cine algunos trabajos memorables. Hablamos de Francis Albert Sinatra, Blue Eyes, que hoy cumpliría 105 años.

Sinatra nació el 12 diciembre de 1915 en Nueva Jersey. Hijo de emigrantes italianos; su madre Natalia, comadrona de profesión, visitó la cárcel en varias ocasiones acusada de practicar abortos ilegales, aún así fue portavoz de distrito por el Partido Demócrata; su padre, Antonio Martino, por la noche regentaba una taberna de copas y durante el día era bombero y boxeador.

En 1939, Sinatra se casó con Nancy Barbato quien le dio tres hijos; los continuos viajes del cantante y las públicas infidelidades hicieron que en 1951 ella pidiera el divorcio. Ese mismo año hubo nueva boda, esta vez en La Habana, y la novia fue Ava Gardner. El divorcio de Ava tres años después a poco le cuesta la vida a nuestro intérprete; un amigo, al parecer, impidió que se suicidase. Para buscar refugio acudió a su amiga Marilyn Monroe, con quien convivió algunos meses, justo antes del suicidio de ella. Se casó por tercera vez con la actriz Mia Farrow, matrimonio que duró poco más de un año. Por fin, en 1976, se volvió a casar con la mujer de Zeppo Marx: Bárbara.

En cuanto a su relación con la Cosa Nostra, prefiero no entrar. Quién quiera que investigue.

A pesar de que siempre será recordado como La Voz, con más de 1.200 canciones grabadas, protagonizó una notable trayectoria en la gran pantalla.

A pesar de que siempre será recordado como La Voz, con más de 1.200 canciones grabadas, protagonizó una notable trayectoria en la gran pantalla. Cincuenta títulos, algunos de ellos compartiendo cartel con las estrellas de su época, es un equipaje que resulta imposible desmerecer, especialmente para un cantante que se atrevió a probar suerte en el mundo de la interpretación.

Su filmografía es extensa e incluye muchas escenas inolvidables. No en vano destacó en una de las etapas más fructíferas y destacadas que Hollywood ha vivido en su historia. Hacer una selección de sus mejores trabajos no es sencillo, pero atendiendo a mi gusto particular, y la sensación que me dejaron, destacaré cinco películas:

Junto a Gene Kelly formó una pareja sensacional y artísticamente se complementaron con gran complicidad.

Levando anclas (George Sidney, 1945). Junto a Gene Kelly formó una pareja sensacional y artísticamente se complementaron con gran complicidad. Así, el cantante y el bailarín demostraron que juntos e inspirados podían formar una inolvidable pareja cinematográfica. En este musical, Frankie se presentaba como un marinero simpático, a la par que ingenuo y algo tímido, frente a su compañero de andanzas en Los Angeles, que parecía un ciclón, un curtido hombre de armas. Sinatra estuvo brillante, y mucho de ello se lo debió a su compañero de reparto. De la primera etapa de Sinatra en el cine se explotaba mucho más su fama y su portentosa voz, pero con esta cinta dio un paso adelante, demostrando que poseía un oculto talento interpretativo. Kelly le enseñó a soltarse en el rodaje, a romper su rigidez y a interpretar con su cuerpo (hasta entonces, su voz era su principal baza).

De aquí a la eternidad (Fred Zinnemann, 1951). Cansado de que no le supieran valorar por sus cualidades como actor para el papel del soldado Angelo Maggio, Frank Sinatra luchó por conseguirlo, pero nadie apostaba por él. Se trataba de un cantante de éxito, con algunas películas, eso sí, pero casi todas musicales y Sinatra no parecía el actor más adecuado para un drama de estas características. Pero sorprendió a los productores con su prueba y dejó boquiabiertos a todos con su enorme esfuerzo y su inesperada capacidad. Como se suele decir “la clavó en la primera toma”. Y es que, como después comprobaron otros directores, Frankie daba lo mejor de sí mismo a la primera; algo similar le sucedía en las grabaciones de sus discos, donde otros empleaban varias horas e interminables repeticiones, a él le bastaban tres horas para grabar todas las canciones de un tirón. Sin duda, un memorable trabajo en esta sensacional película, con ese momento cúspide, quizás el mejor de su carrera, cuando muere agónicamente en brazos de Montgomery Clift, le valió el Oscar.

De repente (Lewiss Allen, 1954). Tras su fulgurante éxito en De aquí a la eternidad, Sinatra rodó once películas en algo más de tres años. Era en un momento dulce y supo sacarle partido encadenando trabajos. Con esta película, y compartiendo cartel con Sterling Hayden, Nancy Gates y James Gleason, volvió a ofrecer un espléndido trabajo, encarnando a un cruel asesino que, junto con otros dos secuaces, intentaba acabar con la vida del presidente de los Estados Unidos. Un thriller brillante y de bajo presupuesto, pero en el que nuestro protagonista de hoy deslumbró asumiendo el papel de maníaco y despiadado asesino.

En El hombre del brazo de oro interpretó magistralmente a un heroinómano que, al salir de la cárcel, pretendía reinsertarse dejando atrás sus peligrosas adicciones.

El hombre del brazo de oro (Otto Preminger, 1955). Arriesgada interpretación que no dejó indiferente a nadie en el mundillo de Hollywood, por presentar un siniestro argumento. Aquí, Frankie interpretaba a un heroinómano que, al salir de la cárcel, pretendía reinsertarse dejando atrás sus peligrosas adicciones. Sinatra se metió en la piel de su personaje y realizó una majestuosa interpretación, especialmente durante las escenas en las que debe mostrar las consecuencias del síndrome de abstinencia. Excepcional interpretación que le permitió lograr una nueva nominación al Oscar y la aclamación del todo el mundo del Séptimo Arte. Sin duda, uno de sus títulos más emblemáticos.

Como un torrente (Vincente Minnelli, 1958). Tras sus grandes éxitos, el bueno de Frankie seguía en la brecha ya convertido en un actor de primer nivel. Y de nuevo realiza un inolvidable trabajo en este melodrama formando un extraordinario trío junto a Dean Martin y la inolvidable Shirley MacLaine. Sinatra encarna a un escritor sin éxito, cínico y veterano de guerra que regresa después de muchos años a su ciudad natal acompañado de una prostituta, enfrentándose a su pasado; allí establece relaciones con un jugador alcohólico y una muchacha provinciana. Enorme trabajo de todo el equipo de actores, especialmente de Sinatra como protagonista.

 

Una vez repasados sus cinco grandes títulos, debo recordar que Frankie cuenta con muchas otras películas imperdibles, e incluso llegó a ponerse tras la cámara como director de Todos eran valientes, un drama bélico en 1965, lo que despeja cualquier duda que todavía pudiera quedar sobre su condición de hombre de cine. Perfecto complemento a su grandiosa voz.

Lamentablemente, respecto al esperado biopic sobre Frank Sinatra que prometió dirigir Martin Scorsese, al parecer no se ha podido llegar a un acuerdo con la familia del intérprete, y el proyecto ha quedado suspendido cuando se encontraba en su fase de guion. “¡No podemos hacerlo! Creo que definitivamente se ha acabado. Si se reabre el proyecto yo estaré dentro”, aseguró el veterano realizador.

Sinatra murió el 14 mayo de 1998, Los Angeles, California. Las rosas no faltan nunca en su tumba.

Ángel Domingo Pérez

 

 

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies