Mundo Yold. Olivia Newton John y John Travolta (Sandy Olsson y Danny Zuko) se reúnen en el 40 aniversario de Grease

Danny y Sandy, cuarenta años después

Inés Almendros
5 septiembre, 2018

 Número de Comentarios (0)

Hace algunos días, dos de los grandes iconos de nuestro mundo yold: Olivia Newton John y John Travolta, o lo que es lo mismo, Danny Zuko y Sandy Olsson, se reunieron para celebrar el 40 aniversario de Grease. Hoy nos unimos al homenaje a la que, sin duda, es una de las películas de nuestra vida, repasando algunos detalles de la biografía de sus protagonistas.

Cuarenta años después de su estreno y para conmemorar uno de los ya grandes clásicos de Hollywood, John Travolta y Olivia Newton John se volvieron a reunir en agosto de este año 2018 para asistir a un homenaje a la película, organizado por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. En el acto también participaron los actores Didi Conn, que interpretaba a la entrañable Frenchy y Barry Pearl (Doody).

La pareja más famosa de los años 70

Durante el evento, ambos actores mostraron su espléndida forma física, su vitalidad y optimismo e igualmente revelaron que siguen siendo grandes amigos, pese a los años transcurridos. Ni cortos ni perezosos, Olivia y John se animaron también a hacer algunos de los pasos del mítico You’re the one that I want, la canción de la escena final, cuando Sandy abandona su imagen virginal y reaparece ceñídisima en cuero negro.

Una escena que sin duda hemos visto todos

El reencuentro sirvió también para recordar algunas anécdotas del filme; por ejemplo, la actriz comentó que en principio ella no quería rodar la película porque -entre otras cosas- entonces ya tenía 29 años, estaba en la cima de la fama y se veía mayor para interpretar a una adolescente. Pero el estudio le mandó a Travolta para convencerla y, tal y como ella confesó, no pudo negarse ante la sugerencia de aquel guapo chico de ojos azules, algo más joven que ella.

Una de las escenas míticas de Grease

Una voz angelical, una vida con sustos
Y es que, efectivamente, cuando surgió el proyecto de llevar el musical Grease a la pantalla, Olivia Newton John ya era una cantante de gran éxito internacional
. La rubia artista había nacido en Cambridge, Reino Unido, en una familia acomodada y culta (no en vano su abuelo fue el Premio Nóbel de Física Max Born). Cuando era una niña, sus padres se trasladaron a Australia, donde vivió su adolescencia y juventud.

Cantando Long Lice Love en Eurovision

En 1971 grabó su primer album, If Not For You, con gran éxito, y en 1974 representó al Reino Unido en Eurovision, con el tema Long Live Love, que quedó en cuarto lugar (fue en el mismo año que ganó Abba).

Los productores de Grease pensaron que su imagen delicada y virginal era perfecta para interpretar al personaje de Sandy.

Para 1975, sus temas Please Mr. Please o Have You Never Been Mellow eran grandes éxitos internacionales. Pese a estos logros, en el mundo agitado de los años 70, la imagen de Olivia resultaba un tanto edulcorada y hasta algo ñoña. Por ello, los productores de Grease pensaron que su imagen delicada y virginal era perfecta para interpretar al personaje de Sandy. Efectivamente, aunque se hizo de rogar y tuvo que ir Travolta a convencerla, la película lanzó a Olivia al estrellato internacional.

Olivia, en Eurovisión, con la imagen modosita que despertaría el interés de los productores de Hollywood para Grease

Después del taquillazo de Grease, Olivia realizó otras películas y musicales (el más famoso fue Xanadú), pero sin obtener el mismo éxito. Desde entonces se ha mantenido activa, con una carrera discográfica plagada de éxitos y cuatro premios Grammy. Solo en 1992 tuvo que interrumpir su carrera para tratarse de un cáncer de mama, que afortunadamente le diagnosticaron a tiempo, y del que se recuperó plenamente. Aunque de vez en cuando surgen rumores sobre la reaparición de la enfermedad, parece que Olivia se encuentra perfectamente. Desde entonces, la cantante colabora con numerosas organizaciones internacionales en la lucha contra esta enfermedad, e igualmente contribuye a ayudar a otras causas, como la infancia o el medio ambiente.

Uno de los peores momentos de Olivia fue en 2005, cuando Patrick McDermott, su pareja desde 1996, desapareció mientras supuestamente realizaba una travesía con su velero.

En lo personal, el carácter optimista de Olivia le ha servido para enfrentarse a momentos realmente complicados. Uno de los peores fue en 2005, cuando Patrick McDermott, su pareja desde 1996, desapareció mientras supuestamente realizaba una travesía con su velero.

Olivia con Patrick, su novio desaparecido

Olivia quedó destrozada por lo que entones parecía la muerte de su pareja; sin embargo, hace apenas dos años, en 2016, una revista australiana localizó a Patrick en México; parece ser que en realidad el ex de la actriz habría desaparecido voluntariamente para evitar, entre otras cosas, hacer frente las enormes deudas que había contraído. Afortunadamente, para cuando Patrick reapareció, Olivia había rehecho su vida con el empresario John Easterling, con quien permanece a día de hoy. De su primer matrimonio con el actor Matt Lattanzi la actriz tiene a su hija Chloe Rose, nacida en 1986, también cantante y actriz, y frecuentemente noticia por su desmedida afición a la cirugía estética.

Un superviviente de manual
¿Y qué decir de John Travolta (cuyo nombre completo es John Joseph Travolta)? Sin duda se trata de una de las leyendas vivas del cine de nuestra época, protagonista de tres de las películas fetiche de las últimas décadas: Fiebre del Sábado Noche, Grease y Pulp Fiction. Un auténtico superviviente que, al igual que Olivia, se mantiene en una espléndida forma física y mental, pese a haber pasado por todo tipo de situaciones a lo largo de su dilatada carrera.

Con sus preciosos ojos azules, el actor convenció a Olivia para actuar en Grease

Travolta nació en Nueva Jersey, en 1954, en el seno de una familia de ascendencia italiana en la que gustaba el arte; las inquietudes del pequeño John siempre recibieron el apoyo de sus padres, que incluso instalaron un escenario casero para que actuara con sus hermanos.

Su primer papel protagonista en el cine, y que le dio cierta relevancia fue El chico de la burbuja de plástico, en 1976, y en cuyo rodaje además conocería a su primer y gran amor, Diana Hyland, que era 18 años mayor e interpretaba a su madre en el telefilme; pero nada de esto fue un obstáculo para que ambos se enamoraran intensamente. En el mismo año, el productor Robert Stigwood le propuso el papel que cambiaría su vida, el del italoamericano Tony Manero, bailarín de discotecas de los 80 para la película Fiebre del Sábado Noche.

John y Diana, su primer gran amor

Durante semanas el actor se trabajó intensamente al personaje: acudía a discotecas para observar y ensayó hasta el final para imitar a la perfección todos los movimientos. El rodaje y el posterior súper éxito de Fiebre de Sábado Noche, sin embargo, coincidieron con una de las peores épocas para el actor, porque su novia, Diana Hyland enfermó y falleció debido a un cáncer.

Fiebre del Sábado Noche: el primer gran éxito del actor

Hay una memorable escena en el film donde Tony Manero, mientras habla con el personaje de Karen (Karen Lynn), se echa a llorar; realmente la escena no estaba en el guion: fue un acto espontáneo de John que estaba realmente devastado por la muerte de Diana.

El rodaje y el posterior súper éxito de Fiebre de Sábado Noche, sin embargo, coincidieron con una de las peores épocas para el actor, porque su novia, Diana Hyland enfermó y falleció debido a un cáncer.

Tras finalizar el rodaje de Fiebre, y cuando todavía no se había estrenado, a John le llamaron para interpretar Grease, la película que supondría su colofón de éxito y gloria. Con dos taquillazos internacionales en poco más de dos años, John Travolta se convirtió en un ídolo de masas en todo el mundo, un icono de los años setenta. Sin embargo, su éxito declinaría en los años ochenta, con su participación en filmes irregulares como Stayin Alive (una supuesta segunda parte de Fiebre del Sábado Noche).

Travolta encontró la felicidad definitiva con Kelly, con la que lleva 27 años casado

Sin embargo, en esta época de bajón profesional, el actor pudo dedicarse a su vida personal: se centró en su Iglesia de la Cienciología, a la que pertenece desde los años 70, se casó con la actriz Kelly Preston y ambos fundaron una familia. El momento más trágico de su vida fue la muerte de su hijo mayor, Jett, que sufría una enfermedad que le provocaba terribles convulsiones; en uno de estos ataques se golpeó en la cabeza, muriendo con tan sólo 16 años. El propio John comentó que aquello fue lo peor que le había pasado en su vida, y estuvo a punto de dejarlo todo. Su religión y la familia le ayudaron a superarlo.

El momento más trágico de su vida fue la muerte de su hijo mayor, Jett, que sufría una enfermedad que le provocaba terribles convulsiones.

Profesionalmente, a principios de los noventa Travolta era poco más que un dinosaurio de Hollywood con apenas algunas colaboraciones en cine, cuando de nuevo la ruleta del éxito hizo bingo en su carrera.

Otro de los bailes antológicos de Travolta, el de Pulp Fiction

Fue con Tarantino y la película Pulp Fiction, de 1994, cuando su nombre reapareció en primera línea de Hollywood, de donde no ha vuelto a apartarse, porque ahora, a sus 64 años encadena trabajo tras trabajo, y algunos de ellos bajo su propia producción.

La Fundación Jett Travolta, un empeño de toda la familia

En su leyenda negra arrastra varias acusaciones, entre ellas de un masajista, por supuestos abusos sexuales. Su abogado ha lidiado contra todas estas denuncias indicando que son falsas y sólo ocultan intentos de chantaje.

Lo que sí está comprobado es que John ha utilizado siempre su nombre para colaborar en numerosas ocasiones con diferentes causas.

Lo que sí está comprobado es que John ha utilizado siempre su nombre para colaborar en numerosas ocasiones con diferentes causas, especialmente, las que tienen que ver con enfermedades. Tras la pérdida de su hijo, él y su esposa crearon la Fundación John Travolta, cuyo objetivo es ayudar a niños con discapacidades o necesidades médicas. No solo John es conocido por su generosidad, sino también por ser un tipo con muchos y buenos amigos, entre ellos, algunas grandes personalidades de Hollywood como Oprah Winfrey, Steven Spielberg o Tom Hanks.

Cuarenta años han pasado desde que, enfundados en cuero negro, Sandy y Danny, Olivia y John, nos hicieran bailar y soñar a todos. Verles tan bien nos causa una gran alegría y algunos hasta pensamos que todavía es momento para hacer una segunda parte de la historia… ¿Por qué no? ¡Olivia y John han superado retos más difíciles!

Reportaje: Inés Almendros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies