Mundo Yold. Sin apenas habernos enterado, el éxito de los churros ha conquistado el planeta

El churro, el mejor embajador de España

Inés Almendros
6 octubre, 2018

 Número de Comentarios (0)

Ni la paella, ni la tortilla, ni el jamón serrano; ni siquiera nuestros políticos o futbolistas. Los españoles más famosos en todo el mundo son los pequeños, humildes y riquísimos churros. Sin apenas darnos cuenta, los churros han conquistado el planeta Tierra generando en su expansión versiones de lo más particular, que nos pueden hacer reír o llorar. Hoy Gente Yold sale por el mundo a conocer los churros internacionales más pintorescos.

Nadie sabe exactamente cuándo vinieron y quien los inventó, pero sí sabemos que desde nuestro país los churros han conquistado todo el mundo, pasando de ser el tradicional desayuno made in Spain, a convertirse en un manjar apreciado en los cinco continentes, y versionado también de mil maneras, algunas realmente pintorescas.

El mundo entero se dedica a realizar versiones frikis de nuestros queridos churros

Sea como desayuno o merienda, acompañando a un chocolate caliente bien espeso o con un café con leche, los españoles comemos churros hace siglos y forman parte de la gastronomía más básica de nuestro país. Y no solo de la gastronomía, sino también de la tradición festiva en general, porque para nosotros tomar churros está emparentado con la fiesta y la diversión; por ello las churrerías han sido durante generaciones los lugares donde se terminaba la noche de fiesta y permanecían abiertas hasta la madrugada.

De hecho, la mítica chocolatería San Ginés, en el pasadizo madrileño del mismo nombre, permanece abierta durante las 24 horas del día para atender al público trasnochador y cada vez más variado, que sale de fiesta en la capital. Pero los churros, para casi todos nosotros, están igualmente asociados a esas mañanas de domingo en las que bajamos a la churrería para comprarlos y disfrutar en la casa del desayuno familiar.

Tomar churros está emparentado con la fiesta y la diversión; por ello las churrerías han sido durante generaciones los lugares donde se terminaba la noche de fiesta.

Un manjar con tradición
Lo cierto es que los churros llevan tanto con nosotros, que nadie sabe a ciencia cierta como nacieron. Consultando el archivo de la Hemeroteca Nacional de España, la primera referencia a una churrería en la prensa aparece en el Anuario del Comercio, de la Industria, de la Magistratura y de la Administración, en 1883. Se trata de la churrería de la calle de la Fe número 5, en el barrio de Lavapiés, a nombre de Gregorio Piñón, que se repite en las ediciones de otros años siguientes.

En el mismo año se fundó la Churrería 1883, que sigue hoy abierta. Pocos años después, en 1894, abriría la chocolatería San Ginés, que en las heladas noches madrileñas daba abrigo a las aves más nocturnas y bohemias de la ciudad, como lo sigue haciendo hasta el día de hoy. A lo largo del XIX tomar churros en casa o en la churrería o buñuelería ya era una costumbre totalmente popular, especialmente en Cataluña y Madrid.

Hay teorías que relacionan su nombre con las ovejas “churras”, según las cuales, fueron los pastores quienes comenzaron a realizar este alimento que se preparaba de forma fácil y barata.

Del apodo de los churros tampoco se sabe nada; hay teorías que lo relacionan con las ovejas “churras”, según las cuales, fueron los pastores quienes comenzaron a realizar este alimento que se preparaba de forma fácil y barata. También hay quien lo relaciona con los youtiaos, una especie de churro chino que se toma desde siempre en el desayuno.

Los youtiao, churros chinos que -algunos dicen- son los antepasados de los españoles

El caso es que el churro acabó desplazando al buñuelo, y a otras “frutas de sartén”, para convertirse en el desayuno y merienda más popular, con su sencilla y práctica base consistente en harina, agua y sal, con la que se realiza una masa alargada, ideal para mojar en chocolate o café. Después, ya en España, comenzaron a surgir las distintas versiones, como la porra, un churro más grande y esponjoso. En Madrid, por ejemplo, son clásicos los churros en forma de lacitos.

Desde España a América
Desde España, los churros llegaron en primer lugar a los países de Sudamérica, donde comenzó la internalización de este sencillo manjar que, en cada uno de los países y lugares, adoptó distintos estilos, pero casi siempre rellenos o mezclados con cremas dulces, chocolates, mermeladas…

Minichurros de The Loop Handcrafted Churros

En Argentina, por ejemplo, se han hecho populares los churros rellenos de guayaba, mientras que en Brasil suelen complementarse con coco o con leche condensada.

Los churros llegaron en primer lugar a los países de Sudamérica, donde comenzó la internalización de este sencillo manjar.

A partir de su expansión vía Latinoamérica, los churros también han llegado a Estados Unidos, donde en los últimos años se han convertido en un auténtico delirio. Podemos encontrarlos con todo tipo de formas y sabores, dulces o salados y en las versiones más variopintas.

Cesta dulce con huevos de Pascua de San Churro, con los churros trenzados cual canastilla; no sabemos si reír, llorar… pero nos quedamos con las ganas de probarla

Normalmente los churros de Estados Unidos llevan canela (nada que ver con nuestros churros originales) y a partir de ahí, no hay límites. Encontramos churros dulces con sabor a galleta, palomitas, donuts, gofres, calabaza… Y versiones saladas con pollo, queso, jamón, barbacoa… La expansión de los congelados ha hecho que también se vendan multitudinariamente en los supermercados para freírlos en casa; aunque igualmente los encontramos en cafeterías, panaderías, puestos ambulantes y restaurante de todo tipo.

Una moda habitual en la city de Nueva York es desayunar por la calle una Churro Box como la de Sweet Churros, en la que puedes mezclar sabores.

Entre los churros más pintorescos que podemos encontrar en Estados Unidos, los de la empresa pastelera The Loop: Handcrafted Churros arrasan en Instagram, con sus bizarras versiones pletóricas de azúcar y fantasía, con purpurina, colorines y diseños kitch y sofisticados.

Churros de barroco diseño fantasía de The Loop

Ni que decir tiene que rebosan tanta vistosidad como calorías. Las cafeterías de Disneyland, en 2017, pusieron a la venta el churro de azúcar y calabaza.

Una moda habitual en la city de Nueva York es desayunar por la calle una Churro Box como la de Sweet Churros, en la que puedes mezclar sabores de fresa, chocolate, canela, matcha… La imaginación de los churreros estadounidenses no tiene límites.

Churros versión Singapur de la tienda Amasoy

Churros en las antípodas
Desde América, la expansión de los churros ya no contempla fronteras: hasta Tailandia, Japón, India o Singapur han llegado las churrerías, que en algunos casos son franquicias de las grandes cadenas que ya existen en Estados Unidos.

Churros tailendeses en Warm Wood Cafe de Bankgok

China es el único país que permanece relativamente al margen, ya que aquí se comen desde siempre los youtiao (una epecie de barritas fritas, que se acompañan con soja o sopa de arroz y que algunos consideran los antecedentes de los churros españoles).

China es el único país que permanece relativamente al margen, ya que aquí se comen desde siempre los youtiao.

Y hasta Australia ha llegado, con éxito abrumador, el rico sabor de los churros de la mano de firmas como la cadena internacional San Churro, expandida por todo el país.

Extraemos esta frase de su página web: “Las chocolaterías de España son instituciones de renombre donde los amigos y la familia se reúnen para socializar y compartir la alegría del chocolate juntos. La chocolatería es un santuario festivo de adoración al chocolate, mientras amigos y familiares, estudiantes, compañeros de trabajo y personas de todos los ámbitos de la vida vienen a ponerse al día y disfrutar de un amor común al chocolate”.

Pese a lo mucho que nos sorprenden algunas de las versiones internacionales de los churros, no podemos negar que nos sentimos orgullosos de haber expandido por el mundo algo tan rico y dulce. ¡A disfrutarlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies