Mundo Yold. Con ocasión del próximo estreno del documental Pavarotti, repasamos la biografía del gran tenor

El Prometeo de la ópera

 

 

Angel Domingo
10 enero, 2020

 Número de Comentarios (0)

Hoy repasamos con nuestro crítico de cine la figura de uno de los grandes del bel canto: Luciano Pavarotti.  El director Ron Howard firma un documental de próximo estreno el día 10 de enero, en torno a la biografía y carrera profesional del magnífico tenor.

En la mitología griega, Prometeo fue un osado titán que tenía la costumbre de desafiar a Zeus y, en el colmo de su rebeldía, decidió robar el fuego de Olimpia, la morada de los dioses, para regalárselo a los hombres; la ira de Zeus fue mayúscula y expulsó al rebelde Prometeo al Cáucaso, donde fue encadenado; tras esto envió un águila para que devorara su hígado.

(Photo by Vittoriano Rastelli/CORBIS/Corbis via Getty Images)

Antes de la aparición de Pavarotti, la ópera era un lugar exclusivo para espectadores que tuvieran un alto poder adquisitivo, lo que reducía el espectáculo a una élite que se negaba a compartir esta expresión artística con gran parte de la ciudadanía.

La ópera era un lugar exclusivo para espectadores que tuvieran un alto poder adquisitivo.

Cartel de la película

Esto era así hasta que apareció Luciano Pavarotti (15 de octubre de 1935, Módena, Italia). Luciano, hijo de un desconocido panadero de la Italia profunda, que era tenor aficionado y Adele Venturi, una humilde trabajadora de una fábrica cigarrera. Su padre estimuló al pequeño Luciano para que comenzara sus estudios en el canto lírico.

Sin embargo, la familia tenía serios problemas económicos y sus cuatro miembros vivían apiñados en un diminuto apartamento de dos cuartos. Según dice el propio Luciano, su padre tenía una admirable voz de tenor; de hecho los dos eran miembros del Corale Rossini, un coro de voces masculinas de Módena, que ganó el primer premio en el Eisteddfod internacional en Llangollen (Gales). Años más tarde, Luciano recordaría esta experiencia como una de las más importantes de su vida. El panadero rechazó iniciar una carrera de cantante debido a sus nervios; nervios seguramente provocados por el estallido de la II Guerra Mundial, que forzó a la familia a salir de la ciudad en 1943 y alquilar una pequeña habitación en una campiña cercana, donde el joven Luciano desarrolló gran interés por la agricultura.

Publicidad del documental

Tras dejar por imposible su primer sueño: convertirse en portero de fútbol; y siguiendo los consejos de su madre, que no le veía cualidades para ese puesto, decidió comenzar a formarse como profesor, llegando a dar clases de primaria durante dos años, tras los cuales comprobó que su interés por la música, no solo no remitía, sino que aumentaba; de esta manera, a sus padres no les quedó más remedio que aceptar su vocación.

Comenzó sus estudios de canto en 1954, a la edad de 19 años, con Arrigo Pola, un respetado maestro y tenor ocasional en Módena que se ofreció a enseñarle sin remuneración. Y, aunque según el director Richard Bonynge, Pavarotti nunca aprendió a leer música, su segunda esposa, Nicoletta Mantovani, afirma que sí leía las partituras.

El tenor con Nicoletta Mantovani

Durante los primeros años ejerció trabajos de media jornada para mantenerse y poder pagar sus clases, entre ellos, destaca el de vendedor de seguros. En los seis años que duraron sus estudios dio algunos recitales, todos gratis, en ciudades pequeñas. Sin embargo, un pequeño nódulo se desarrolló en sus cuerdas vocales que causó un “concierto desastroso” en Ferrara, que le impulsó a dejar de cantar. El propio Luciano atribuyó esta decisión, no solo a que su nódulo desapareciera, sino que además, en sus propias palabras, “todo lo que aprendí se unió a mi voz natural para hacer que el sonido por el que había estado luchando no fuera tan difícil”.

‘Todo lo que aprendí se unió a mi voz natural para hacer que el sonido por el que había estado luchando no fuera tan difícil’, confesó el tenor.

El 23 de febrero de 1963 debutó en la Ópera Estatal de Viena como Rodolfo y como Duque de Mantua en Rigoletto. En marzo y abril de 1963, Viena volvió a ver a Luciano en ese mismo papel. En ese año, Pavarotti dio su primer concierto fuera de Italia cuando cantó, en la ciudad irlandesa de Dundalk, para la Sociedad de Gramófonos de Santa Cecilia, y en su debut en la majestuosa Royal Opera House, reemplazó a Giuseppe Di Stefano interpretando a Rodolfo.

Con su mujer, tras un concierto

Y, aunque por lo general, estas intervenciones estaban acompañadas de cierto éxito, no eran lo bastante buenas como para impulsarlo al estrellato que años más tarde disfrutaría. Un incidente aislado le llevó a conocer a Joan Sutherland y, lo que fue más importante, a su esposo, Richard Bonynge, que llevaba años buscando un joven tenor más alto para que le acompañara en su viaje a Australia. La formidable presencia física de Luciano demostró que era el ideal, y así ambos actuaron en cuarenta ocasiones. Pavarotti reconoció que fue en esa etapa, y con la compañía de Richard, cuando aprendió la técnica de respiración que utilizaría con éxito para alargar su carrera. Juntos, debutaron en febrero de 1965 cantando Lucia Di Lammermoor, de Donizetti, en el imponente escenario de Miami.

Con los Príncipes de Gales

Luciano Pavarotti se dejaba querer por el público; después de los conciertos, muchos espectadores querían saludarle y él jamás rechazó un apretón de manos o el beso a una dama. Diana de Gales lloró de emoción al escucharle cantar y presumía de ser su amiga. Tanto éxito, según reconoce el tenor, le llevó a ser infiel a su esposa Adua Veroni, la mujer con que se casó en 1961.

Para finalizar, no sé si Ron Howard, director del documental, posee los conocimientos suficientes sobre ópera como para haberse puesto al frente de este monumental homenaje al gran maestro; sin embargo, sí tengo claro que Ron es un director notable, de hecho posee un Oscar a Mejor Película por Una mente maravillosa en 2001.

Animo a todo espectador que tenga curiosidad por conocer al hombre que puso a la ópera en un lugar primordial y, lo que es más importante, al alcance de todo aquel que se acerque a disfrutar de este filme biográfico sobre uno de los grandes artistas del siglo XX.

Fotos: Getty Images cedidas a Gente Yold por MP Comunicación y A Contracorriente Films

Ángel Domingo Pérez

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies