Mundo Yold. Se cumplen 170 años del nacimiento de la gran escritora

Emilia Pardo Bazán, la pionera en su tiempo

 

 

 

Carmen Matas
15 septiembre, 2021

 Número de Comentarios (0)

Se cumplen 170 años del nacimiento de Emilia Pardo Bazán, en el mismo año en el que se conmemora el centenario de su muerte. La escritora gallega se posiciona como una de las grandes novelistas del XIX-XX y una defensora radical de los derechos de la mujer. Fue pionera en tantas cosas, que su determinación y valentía sorprenden aún hoy día.

Nos faltan líneas para explicar todas las cosas que fue Emilia Pardo Bazán: noble, novelista, periodista, feminista, ensayista, crítica literaria, poetisa, dramaturga, traductora, editora, catedrática, conferenciante, primera corresponsal en el extranjero e introductora del naturalismo francés en España. Fue una mujer brillante, preparada y pionera en su tiempo.

A pesar de haber nacido en 1851, fue una absoluta avanzada a su época, defendiendo a lo largo de su carrera y sin tapujos los derechos de las mujeres en cuanto a política e igualdad, pero también en cuanto a lo placentero. Esta semana se cumplen 170 años de su nacimiento, pero es que además este 2021 se está celebrando el centenario de su muerte. Una figura que despierta nuestra admiración y respeto a partes iguales y a la que nos emociona poder rendir este homenaje en forma de reportaje.

Fue una mujer brillante, preparada y pionera en su tiempo.

Sus orígenes
Emilia Pardo Bazán nació el 16 de septiembre de 1851 en A Coruña, o Marineda, como ella solía denominarla en sus novelas. Fue la única hija de una familia noble y de las más pudientes de España: el conde don José Pardo-Bazán y Mosquera y doña Amalia de la Rúa-Figueroa y Somoza. El rey Alfonso XIII también le concedió a ella, en 1908, el título de condesa.

Educada siempre en los mejores ambientes, su formación se completaba cada año en la capital de España, donde solía pasar los inviernos la familia debido a las actividades políticas de su padre, militante en el partido liberal progresista. Recibió una educación exquisita que ella explotó al máximo, siendo siempre una alumna más que aplicada: siempre fue una lectora infatigable y a la vez una escritora precoz. Con tan solo nueve años compuso sus primeros versos y a los 15 su primer cuento, Un matrimonio del siglo XIX, que fue tan solo el primero de los cerca de 600 que publicó a lo largo de su vida.

Con tan solo nueve años compuso sus primeros versos y a los 15 su primer cuento.

Avanzada, rebelde y atrevida
Pardo Bazán provenía de un entorno aristocrático, había recibido una educación inmaculada y pertenecía a un estatus social en el que no había cabida para las salidas de guion. Pero Emilia lo hizo. Su padre se había encargado de plantar en ella una semilla que Pardo Bazán continuó regando después: “Mira, hija mía, los hombres somos muy egoístas, y si te dicen alguna vez que hay cosas que los hombres pueden hacer y las mujeres no, di que es mentira porque no puede haber dos morales para dos sexos”, le dijo su padre cuando ella era tan solo una adolescente.

A pesar de la época en la que vivió (1851-1921) Emilia decidió vivir fiel a sus convicciones, defendiendo siempre los derechos de las mujeres en sus publicaciones pero también en la vida pública. Y para ello, decidió ser el mejor ejemplo, rompiendo barreras y alcanzando objetivos hasta ese momento inalcanzables para las mujeres. Fue la primera catedrática de Literatura en la Universidad Central de Madrid, la primera presidenta de la sección de Literatura Ateneo y la primera corresponsal de prensa en el extranjero, en Roma y en París. Además, era madre de tres hijos, aunque defendía sin tapujos que no creía que la maternidad fuese el destino de la mujer, reclamando a los cuatro vientos que las mujeres, además de hijos, concebían sobre todo ideas.

A pesar de la época en la que vivió decidió vivir fiel a sus convicciones, defendiendo siempre los derechos de las mujeres en sus publicaciones, pero también en la vida pública.

Es impresionante todo a lo que se atrevió Emilia Pardo Bazán, posicionándose como toda una pionera y una auténtica avanzada en su época. Se atrevió a separarse tras pocos años de matrimonio, siendo madre de tres hijos y en una época en la que el concepto de divorcio se consideraba casi un crimen. Se atrevió a intentar vivir de su trabajo literario, disfrutando del éxito de sus novelas como Los pazos de Ulloa o La madre naturaleza. Se atrevió a resignarse cuando novelas como Insolación fueron criticadas por ser un “osado divertimento”. Y también se atrevió a defender los valores, la belleza y la filosofía de la Galicia rural, algo que nadie había hecho hasta entonces con tanto ahínco.

Rechazada en el gremio
Estos 170 años de su nacimiento, así como el centenario de su fallecimiento, invitan a redescubrir el inmenso legado literario y vital de la narradora coruñesa. Es una de las más presentes en los manuales de letras de todas las generaciones, pero quizá también de las menos reivindicadas. Y es que, si algo se interpuso a lo largo de la carrera de Emilia Pardo Bazán, fueron obstáculos.

Sus colegas escritores no admitían que una mujer les enseñase los nuevos caminos de la creación. Fue introductora en España del naturalismo francés, un movimiento literario que reflejaba con realismo la parte más cruda y desagradable de la sociedad. Pero Emilia fue muy criticada por hacer uso de este estilo, que para muchos escritores era algo vulgar, feo, indecente y pornográfico.

Recibió críticas, insultos machistas y discriminación, especialmente por parte de sus propios compañeros escritores. Aún así, ella se atrevió a intentar entrar en la Real Academia Española (RAE) tres veces, para ser rechazada a pesar de todos sus grandes méritos. Como argumentos, se esgrimieron razonamientos con tanto fundamento -véase la ironía- como que, siendo una mujer grande, sus posaderas no cabrían en los asientos. O por que los académicos no podrían contar chistes verdes en presencia de una dama. Como si ella se fuese a escandalizar.

En la boda de su hija, en las escaleras del Pazo de Meirás, residencia de la escritora

Sus colegas escritores no admitían que una mujer les enseñase los nuevos caminos de la creación.

Homenajes
La condesa Emilia Pardo Bazán murió el 12 de mayo de 1921 debido a una complicación con la diabetes que padecía. Al mismo día siguiente de su fallecimiento, toda la prensa hablaba de la escritora fallecida y le reconocía los méritos que se le habían negado en vida. Está enterrada en la cripta de la iglesia de la Concepción de Madrid.

Para conmemorar el centenario de la muerte de esta excepcional mujer, la ciudad que la vio nacer, A Coruña, así como la ciudad en la que vivió tantos años, Madrid, han preparado una serie de homenajes a la figura de la escritora, uno de los personajes de referencia en el mundo de la literatura, y también pionera del feminismo.

A Coruña ha decidido preparar una programación especial, con más de 40 eventos programados para poner en valor la figura de la escritora. Bajo el nombre EPB100, se llevará a cabo esta iniciativa que constituirá el evento cultural del año en la ciudad coruñesa para que su recuerdo no quede en el olvido y siga presente en la sociedad actual. Constará de exposiciones, congresos internacionales, obras de teatro e incluso conversaciones entre expertos en la vida de doña Emilia, como también era conocida. Aquí puede encontrarse toda la programación: https://www.coruna.gal/descarga/1453754565570/Avance-EPB.pdf.

Aunque A Coruña fue la tierra que la vio nacer, la escritora gallega vivió durante casi 50 años en Madrid. Por esta razón, con motivo del centenario de su muerte, el Ayuntamiento de Madrid ha organizado una campaña que devolverá a la escritora a las calles de la ciudad bajo el lema “Madrid es audaz, jaranero y curioso” -una cita de la autora publicada en la revista La Ilustración Artística en 1913-. Este es el maravilloso cartel conmemorativo:

Además de la exposición que ya puede verse en la Biblioteca Histórica Municipal, otras muestras y mesas redondas con destacados especialistas y montajes teatrales de sus obras formarán parte del programa que el ayuntamiento ha diseñado con motivo del centenario del fallecimiento de la primera mujer cronista de Madrid.

Conmemoremos a esta mujer independiente y excepcional en la España de su época y precursora de las ideas feministas que todavía hoy siguen vigentes.

¿Conocías a Emilia Pardo Bazán? ¿Cuál de sus obras es tu favorita? No dudes en compartir tus sensaciones con nosotros a través de los comentarios o en alguna de nuestras redes sociales. ¡Nos vemos muy pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies