Gente Yold. Entrevista con Josema Yuste

“Duermo tranquilo al pensar que hago reír a la gente”

Redacción Yold
26 mayo, 2017

Le conocimos hace ya unos años, por ser la mitad del dúo ‘Martes y Trece’, que para todos los yold forma parte de nuestros recuerdos más divertidos. Josema Yuste sigue siendo una de nuestras caras más entrañables, y un artista, actor y productor solvente e incansable, que no para de hacer cosas. Hoy en GY.

Hablar con Josema Yuste seriamente resulta algo bastante complicado, ya que es casi imposible evitar que su tono de voz y sus gestos nos trasladen directamente a los sketches más divertidos del dúo humorístico por excelencia en nuestro país: los épicos ‘Martes y Trece’. El actor y humorista, desde hace diez años productor teatral y ahora también director, ha conversado con Gente Yold, en especial sobre ‘Taxi’, la obra de teatro en la que trabaja desde hace dos años. Y es que éste no es un proyecto cualquiera, ya que no contento con protagonizar la pieza, Josema es también productor y director de la misma.

El actor, de 64 años excelentemente llevados, reconoce que la interpretación siempre ha sido su vocación, “desde que era un niño”. Su etapa en ‘Martes y Trece’ le abrió infinidad de puertas en su carrera profesional, pero asegura que todo lo que ha conseguido ha sido también a base de mucho esfuerzo, sacrificio y trabajo. Para Josema, la otra cara de la moneda es el cariño infinito que le muestra su público, al que manifiesta que le debe todo.

IMG_0192

G.Y.: Josema es un placer tenerte con nosotros en Gente Yold, ¿qué proyectos tienes entre manos ahora mismo?
Josema Yuste: -“Pues yo llevo ya unos 13 años más concentrado en el teatro, más allá de que siga combinándolo con algo de televisión cuando puedo, en lo que llamamos ‘pantallazos’. Monté una productora con dos amigos del mundo del teatro y lo cierto es que es un ámbito en el yo me encuentro profundamente cómodo, porque es más artesanal, puedes controlar la producción, el guión… De manera que, aunque suponga ganarse la vida más lentamente, a mí me encanta, me gusta mucho el directo.

taxi_2017_70x100_baja

Desde hace dos años estoy con la obra ‘Taxi’, que es mi cuarta producción. Es una comedia de Ray Cooney, un autor inglés con una docena de comedias de muchísimo éxito en todo el mundo, y esta es una de ellas. Hemos estado una temporada en Madrid, ahora mismo estamos de gira por España y en septiembre volvemos a Madrid, al Teatro de La Latina, a hacer una segunda temporada“.

“Cada día que pasa me siento más feliz de haberle echado valor y haber sido lo que he querido ser”.

G.Y.: Es la primera vez que protagonizas, diriges y produces a la vez una obra de teatro, ¿cómo has podido con todo?
J.Y.: -“Pues ha sido una experiencia tremendamente enriquecedora. Yo tenía muchísimas ganas de dirigir, pero me parecía que no me había llegado el momento, no me sentía seguro del todo. En cambio, sentí que éste era el momento oportuno para dirigir y así lo he hecho. Estoy muy satisfecho.

Combinar las tres cosas es compatible, se puede hacer. Por supuesto fácil no es, es mucho trabajo evidentemente, pero tiene algo muy positivo y es el poder controlar el producto en todas sus facetas: el casting, los actores, la dirección… He de reconocer que ha sido fundamental contar con un buen colaborador, que en mi caso ha sido un amigo mío guionista que me ha ayudado mucho en la dirección, porque al fin y al cabo yo estoy metido dentro de la obra y no podía ocuparme de todo“.

G.Y.: ¿Cuál es el secreto de la obra ‘Taxi’ para llevar 11 años siendo representada ininterrumpidamente en Londres y 30 años en todo el mundo?
J.Y.: -“Yo creo que en la cabeza de cada hombre y probablemente en la cabeza de cada mujer, aunque no lo sé porque no soy mujer -ríe- en el fondo, en algún momento de su vida, ha fantaseado con la idea de tener a dos mujeres. Media hora, un minuto o 50 años, depende, pero en algún momento todos lo hemos imaginado. De repente esta obra habla un poco de esto y creo que a los hombres le atrae mucho la historia y, por su parte, las mujeres se divierten viendo sufrir a ese hombre”.

G.Y.: Cuéntanos cómo fueron tus comienzos profesionales. ¿Siempre tuviste claro que te querías dedicar a hacer reír a la gente? ¿estudiaste interpretación?
J.Y.: -“Mi comienzo real en el mundo de la interpretación es siendo niño. Yo quise siempre ser actor, soy un actor vocacional. No seré yo quien cuente esa anécdota de que estoy donde estoy porque en su día acompañé a un amigo a un casting y me eligieron a mí. Desde el colegio yo ya me apuntaba a hacer teatro y mi afición se fue potenciando y enriqueciendo.

“Mi comienzo real en el mundo de la interpretación es siendo niño. Yo quise siempre ser actor, soy un actor vocacional“.

Ya más mayor comencé en la escuela de Arte Dramático, pero no llegué a terminar, ya que conseguí trabajo y fue precisamente en el teatro, donde ejercí mis primeros cinco años como actor. Después de esto apareció Millán en mi vida y fue cuando montamos ‘Martes y Trece’”.

En una de sus geniales actuaciones con MIllán, la otra cara de Martes y 13

En una de sus geniales actuaciones con Millán, la otra cara de Martes y Trece

G.Y.: Hablando de ‘Martes y Trece’, los yolds son sin duda la generación que más os siguió, seguro que todos se lanzan a leer esta entrevista porque marcasteis una época y todos hemos llorado de la risa con vuestro humor. Háblanos un poco de lo que supuso para ti esta época.
J.Y.: -“Me siento muy orgulloso de haber pertenecido a esta pareja artística y de tener esa gran tarjeta de visita para seguir trabajado. Para mí, el paso por ‘Martes y Trece’ ha sido determinante en mi carrera. ¿Qué hubiera sido de mí? Pues no lo sé, yo creo que sí sería actor, pero no sé qué hubiera sido de mí. Lo que sí sé es lo que soy y lo que tengo hoy es gracias a esa etapa de mi vida.

“Duermo profundamente tranquilo cuando pienso que a lo que me dedico es, al fin y al cabo, a hacer reír a la gente, que en definitiva es hacer feliz a la gente”.

Lo cierto es que cada día que pasa me siento más feliz de la profesión que he elegido, de haberle echado valor y haber sido lo que he querido ser. Duermo profundamente tranquilo cuando pienso que a lo que me dedico es, al fin y al cabo, a hacer reír a la gente, que en definitiva es hacer feliz a la gente, y eso me enorgullece, me honra y me reconforta, sobre todo cuando recibo el cariño del público“.

El sketch de las empanadillas, un clásico de la historia de la televisión

G.Y.: Hemos escuchado muchas veces que hacer reír es mucho más difícil que hacer llorar, ¿estás de acuerdo?
J.Y.: -“Por supuesto, no hay nada fácil en esta vida. De entrada, para el humor necesitas un talento natural, algo que tienes por pura genética. Pero más allá de eso, como en todo, hace falta mucho trabajo, esfuerzo y constancia. Hay que tener la cabeza muy bien ordenada, saber lo que quieres, saber también lo que quiere el público…

Mucha gente se ha quedado en el camino por creerse que esto es pan comido, cuando no es así. Llegar tan alto como yo he llegado no es fácil”.

“Mi marido me pega”, sketch hoy día impensable de desarrollar

G.Y.: ‘Martes y Trece’ hacía un humor libre que tal vez ahora sería impensable desarrollar. ¿Has visto limitada tu libertad como humorista a lo largo de los años?
J.Y.: -“Yo sí lo noto. Me dedico a hacer reír desde hace 40 años y me he dado cuenta perfectamente de que ahora se palpa una especie de censura. A nada que hagas tienes algún colectivo ofendido, ante cualquier tontería. Puedes hacer humor sobre las cebollas que te van a aparecer los agricultores con una carta para quejarse. A veces da la impresión de que hay que cogérsela con papel de fumar.

“Todo lo que soy y lo que tengo hoy es gracias a ‘Martes y Trece’”.

No obstante, vivimos en democracia y para cualquier problema está la justicia, creo que es importante seguir haciendo humor de todo o de casi todo. Todo es susceptible de poderse reír sanamente de ello. En mi caso, por ejemplo, yo prefiero no tocar el tema de la religión, la que sea, ya que creo que levanta demasiadas susceptibilidades“.

G.Y.: Ante un periodo duro para el sector, ¿crees que el Gobierno está tomando medidas para impulsarlo?
J.Y.: -“Con total honestidad creo que este Gobierno, el de Montoro y el PP, ha ido ‘a saco’ a por los artistas y considero que en el fondo hay un pequeño trasfondo de venganza. Nos meten a todos en el mismo saco y se cree el ladrón que todos son de su condición. Creo sinceramente que hay un poco de revanchismo.

La cultura no es de izquierdas ni de derechas, me niego a aceptarlo y por experiencia sé que en el sector hay gente que vota al PP, al PSOE, a Podemos, o a quien sea. Creo que ahí el Gobierno se ha equivocado y ha sido injusto y muy duro con nosotros”.

G.Y.: ¿Qué opinas de la bajada del IVA del teatro?, ¿es suficiente? ¿y el cine?
J.Y.: -“Una de esas barbaridades llevadas a cabo por este Gobierno contra el sector fue precisamente la subida del IVA del teatro que se hizo hace algunos años, pasando del 8% al 21%. ¡Son 13 puntos! Es una salvajada. Se entiende que se suba un poco, que se corrija, que se tienen que hacer recortes por la difícil situación económica… Pero subirlo a un 21% es salvaje y es, como decía, un acto de venganza en mi opinión. Ahora afortunadamente lo han bajado al 10%, era algo necesario.

De la misma forma que creo que es necesario también en el cine, a pesar de que el negocio del teatro no tiene nada que ver con el del cine, es un error compararlo, principalmente porque las subvenciones no son las mismas“.

Más información:

http://elpais.com/tematicos/2016/09/12/elpaismas/1473680116_092403.html

 

Entrevista: Carmen Matas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies