Mundo Yold. ¿Sabrías detectar una noticia falsa en Internet?

Fake news: ¿sabes identificarlas?

Carmen Matas
8 diciembre, 2018

 Número de Comentarios (0)

Vivimos en la era de la información y cada vez tenemos un acceso más rápido y sencillo a todo tipo de noticias, pero ello provoca asimismo que nuestra exposición a noticias falsas e imprecisas crezca en la misma proporción. En Gente Yold hemos querido darte las pautas básicas para que sepas detectar aquellas noticias cuyo único objetivo es desinformar.

Según reveló el pasado mes de abril un Eurobarómetro, encuestas llevadas a cabo de forma periódica por la Comisión Europea, nada menos que el 78% de los españoles afirma encontrarse con noticias falsas cada día o, al menos, una vez a la semana. Y lo que es más alarmante, este porcentaje posiciona a España a la cabeza del ránking de los países de la UE más bombardeados por este método de desinformación masiva.

No te quedes con la información de un solo medio.

No sabemos si lo más grave es esto o que, según la misma encuesta, España sea el país donde menos encuestados se creen capaces de identificar este tipo de noticias, con un 42% de los encuestados que se ven incapaces de diferenciar un bulo de una noticia real.

En Gente Yold hemos querido poner nuestro granito de arena ante un asunto que nos parece de máxima importancia: como la información es poder, es fundamental saber qué es lo que está llegando a nuestras manos -o a nuestros oídos y retinas-.

Un 78% de los españoles afirma encontrarse con noticias falsas cada día o al menos una vez a la semana.

Huye de las cadenas
La primera regla para confiar en una noticia es que ésta provenga de un medio de comunicación de prestigio y fiable. Es decir, nunca otorgues un ápice de credibilidad a mensajes en cadena enviados a través de WhatsApp o a post en redes sociales tipo Twitter o Facebook, en los que se realizan afirmaciones sin ningún tipo de base sólida ni fundamento. Recuerda: una noticia siempre debe contener firma del autor, la fecha de realización y la fuente a través de la que se han obtenido las informaciones.

Ninguno de estos componentes suele aparecer en las cadenas a través de Internet, así que la próxima vez que recibas una ya sabes que estás haciendo frente a un bulo. No solo es vital que no se dé relevancia a este tipo de informaciones, ¡sino que no se cometa la irresponsabilidad de contribuir a la difusión de las mismas compartiéndolas!

Recuerda: una noticia siempre debe contener firma del autor, la fecha de realización y la fuente.

Duda de los titulares
Nunca confíes totalmente en encabezados con afirmaciones sorprendentes y poco creíbles y, sobre todo, lee el texto al completo antes de compartirlo. ¿Conoces la técnica del clickbait? Literalmente traducido por “cebo de clics”, ésta es una estrategia utilizada por muchos medios para captar más tráfico web. Vivimos en una era en la que, lamentablemente, los medios de comunicación priman las visitas por encima de la calidad de sus informaciones, por lo que una de las prioridades para muchos de ellos es generar un titular con gancho, básicamente para que el usuario no pueda resistirse a hacer clic en el post y esto genere una nueva visita.

A simple vista puede parecer lógico, pero muchas veces esta técnica se lleva al extremo generando contenido de mala calidad, o incluso falso. Así que, regla número dos: no vuelvas a creer plenamente en un titular, por más sorprendente que te parezca.

Investiga la fuente
Una vez te has decidido a leer, ver o escuchar la noticia al completo, asegúrate de que la fuente de las informaciones esté bien indicada y de que ésta sea de confianza. Es decir, en el origen de las informaciones tienen que venir personajes, cargos u organizaciones reconocidas. Asimismo, asegúrate de quién ha elaborado el contenido y si se trata de alguien en activo o no. Hoy en día, con una breve búsqueda en Internet, puedes comprobar si se trata de un autor fiable y reconocido.

Las imágenes, con lupa
Muchas veces, las fotografías de las noticias falsas suelen estar alteradas, han sido sustraídas de cualquier sitio web o corresponden a otro hecho en otro tiempo. Trata de analizar con algo de detalle la calidad de la imagen, ya que en el caso de haber sido “trucadas”, suelen ser sometidas a ediciones muy poco profesionales y se suele apreciar a simple vista. Además, te recomendamos utilizar herramientas como Google para buscar imágenes similares y así asegurarte que sea la foto del hecho que dice ser.

Contrasta y vencerás
No te quedes con la información de un solo medio. Trata de buscar la misma noticia en otros sitios y, de preferencia, que tengan líneas editoriales distintas. Es interesante constatar cómo puede cambiar la misma información si se analiza desde puntos de vista diferentes. Ésta es la única forma de poder obtener un panorama completo del hecho. De nuevo, puedes utilizar herramientas tan útiles como Google, o cualquier otro buscador, para investigar rápidamente cualquier tema. Si es real, encontrarás cientos de entradas fácilmente. Si no es así, empieza a sospechar.

Vivimos en una era en la que, lamentablemente, los medios de comunicación priman las visitas por encima de la calidad de sus informaciones.

Usa los fact-chekers
Afortunadamente, al mismo tiempo que prolifera la moda de las fake news lo hace también la tendencia de medios que se concentran exclusivamente en la verificación de hechos y datos en Internet. No solo cada vez más la redacciones contratan a periodistas dedicados exclusivamente a la verificación de datos, sino que ya existen webs y perfiles en redes sociales especializados en la detección de bulos e informaciones sesgadas y falsas. Es el caso de ‘Maldita hemeroteca’, y sus franquicias ‘maldito bulo’, ‘maldito dato’, ‘maldita ciencia’… y, por supuesto, su web maldita.es, cuyo fin principal es, tal y como ellos mismos indican en su descripción, dotar a los ciudadanos de “herramientas para que no te la cuelen”.

También nos ha encantado la iniciativa del perfil en Twitter @No_Piques, una cuenta dedicada a exponer aquellos tweets o titulares de noticias que parecen ser clickbaits o que no se corresponden con el contenido de la noticia o publicación. Añadiendo la captura del titular trampa, los encargados de la cuenta descifran el misterio o el engaño en los 280 caracteres permitidos en un ‘tuit’. ¿El resultado? Reducir las visitas que ciertos medios se llevan a costa de titulares morbosos o imprecisos.

Fotos: Twitter @malditobulo y Twitter @No_Piques

Más información:

maldita.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies