Mundo Yold. Hoy viajamos por las películas en las que las maletas han tenido su papel destacado

Fieles compañeras en nuestro viaje por la vida (y el cine): las maletas

 

Angel Domingo
30 julio, 2021

 Número de Comentarios (0)

Llegó el verano y con él las esperadas vacaciones. Ojalá la mejora en el control de esta maldita pandemia favorezca nuestro bien merecido deseo de disfrutar. De las maletas, nuestras compañeras de viaje y de su protagonismo en numerosas películas se ocupa nuestro crítico de cine en esta ocasión. ¡Viaja con nosotros y sus propuestas cinematográficas!

Existen maletas que podrían contar la historia de viajes de todo tipo. Algunas aparecen en películas muy conocidas, y lo hacen convirtiéndose, incluso, en protagonistas importantes de la trama. Me propongo recordar alguna de ellas, ¿me acompañas en este viaje?

-Holly Golightly (Audrey Hepburn) en Desayuno con diamantes (Blake Edwards, 1961) es una joven neoyorquina que vive, con su gato, en un desordenado apartamento. Aunque el filme mejora la personalidad y el modo de vida de la chica -ya que Truman Capote la concibió bisexual, drogadicta y prostituta, motivo por el que Marilyn Monroe se negó a ponerle cara- aún exhibe una conducta poco recomendable. Entre otras manías, utiliza la maleta que preside el desordenado salón de su apartamento para guardar el teléfono y así ahogar su timbre mientras duerme sus intensas resacas. En este caso la maleta no viaja, pero se hace cómplice de su dueña, guardando vergonzantes secretos.

-¿Quién no tiene grabada en la memoria la imagen de María (Julie Andrews) cuando entra en la casa de los von Trapp? La nueva institutriz aparece en la mansión con la guitarra en una mano y una maleta en la otra. Esta adorable maleta de María, en Sonrisas y lágrimas (Robert Wise, 1965), aparece en los carteles originales de la película; también se puede ver a la protagonista corriendo por una verde pradera y con guitarra y maleta en las manos.

-La funcional maleta de Vivian (Julia Roberts) en Pretty Woman (Garry Marshall, 1990). Muchos hemos visto esta cinta, incluso, varias veces. ¿Sabéis en qué instante de la película aparece una maleta? Pues es el más importante: justo en el momento en el que Vivian está preparándose para dejar su apartamento y marcharse de los Ángeles; suena una música en la calle y, al asomarse a la ventana, ve a Edward que llega montado sobre su limusina cual príncipe a caballo. El resto todos los sabemos: él sube la escalera de incendios a pesar de su pánico a las alturas y al llegar a ella se funden en uno de los besos más recordados del cine de las últimas décadas.

-La emotiva maleta de Forrest Gump (Robert Zemeckis, 1994). Forrest Gump (Tom Hanks) sufre desde pequeño un cierto retraso mental. A pesar de todo, gracias a su tenacidad y a su buen corazón, será protagonista de acontecimientos cruciales de su país durante varias décadas. Mientras pasan por su vida multitud de cosas en su mente siempre está presente la bella Jenny (Robin Wright), su gran amor desde la infancia, que junto a su madre será la persona más importante en su vida. En nuestra retina, ha quedado impresa la famosa escena de Forrest, sentado en el banco y, junto a él, una gran maleta.

-Tampoco podemos olvidar la sufrida maleta de Viktor Navorski (Tom Hanks) en La terminal (Steven Spielberg, 2004). Si hay una maleta que comparte protagonismo junto al personaje principal esa es la que acompaña a Tom Hanks en esta película. No en balde, Viktor Navorski se ve obligado a pasar más tiempo del deseado en el aeropuerto John F. Kennedy. Allí le suceden todo tipo de situaciones, entre viajeros, personal del aeropuerto, y cómo no, maletas. ¡Muchas maletas!

-La profesional maleta de George Clooney en Up in the Air (Jason Reitman, 2009). Siguiendo con los aeropuertos, si hay un personaje que vive de viaje ese es Ryan Bingham (George Clooney), que recorre Estados Unidos de aeropuerto en aeropuerto para realizar despidos en distintas empresas del país. Es todo un experto en todo lo que supone viajar, y por supuesto, en cómo hacer la maleta perfecta.

La maleta mexicana (Trisha Ziff, 2011). Hay maletas que aparecen hasta en los títulos. Es el caso de esta película, que además está basada en una maleta muy especial. Se trata de un documental muy interesante, puesto que desarrolla la historia de los miles de negativos que los famosos fotógrafos Robert Capa, Gerda Taro y David ‘Chim’ Seymour tomaron durante la Guerra Civil española. Este material había desaparecido y fue recuperado 70 años después en Ciudad de Méjico.

Estos son solo unos ejemplos, hay tantas maletas de cine como películas: las de las diligencias de los western, el baúl de Harry Potter, la maleta de Chaplin… Ahora eres tú el que puede ser protagonista de tu propia historia. Baja del armario tu maleta preferida y prepara ese viaje de película que siempre has soñado.                                              

Ángel Domingo Pérez

 

 

 

 

Comentarios

  1. Nancy dice:

    Alucineeeeee! Ya voy preparando mi maleta, quien dice me espere una gran historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies