In memoriam Kobe

 

 

Angel Domingo
29 enero, 2020

 Número de Comentarios (0)

La trágica muerte del jugador de baloncesto Kobe Bryant y su jovencísima hija en un accidente de helicóptero ha conmovido al mundo del deporte y también del cine, pues Kobe también ganó un gran prestigio al escribir el guión de un emotivo corto de animación, Dear Basketball, que ganó un Oscar en 2018. Con Ángel Domingo homenajeamos a este gran jugador y mejor persona.

Han pasado solo unos días de la inesperada muerte, en trágico accidente de helicóptero, del ganador de cinco anillos, del jugador más fiel a una camiseta en toda la historia de la NBA: nada menos que veinte temporadas en activo; y variados récords a sus espaldas, entre ellos, 81 puntos en un solo partido, el 22 de enero de 2006 frente a los Toronto Raptors; sus increíbles doce triples anotados en un solo partido, disputado el 7 de enero de 2003, cuando derrotó, él solo, a los Seattle Supersonics. También era un jugador generoso en la cancha, y prueba de ello es el récord de asistencias en la competición, que consiguió en el encuentro ante los Clevelands -17 en total-, obtenidos el 15 de enero de 2005.

Estas cifras, poco frecuentes para un deportista, fueron conseguidas por una leyenda del baloncesto como lo fue Kobe.

Sin embargo, existe un dato que muy pocos aficionados conocen: durante la ceremonia de entrega de los Oscar correspondientes al año 2018 se escuchó el nombre de Kobe Bryant al anunciar al ganador de la estatuilla por el Mejor Corto de Animación: Dear Basketball (Glen Keane, 2017). Glen, el veterano artista de Disney, fue el elegido por la estrella del baloncesto para transformar en imágenes el inspirador poema Querido baloncesto, escrito por Kobe.

Con una duración de cinco minutos, el film de animación muestra el sueño de un niño que quiere protagonizar majestuosas jugadas en una pista de baloncesto; cada jugada que vemos durante el sueño del niño corresponde a los momentos cumbres de la vida de Kobe en una pista de baloncesto; jugadas, que están escritas con mayúsculas en los libros de historia de la competición de baloncesto más famosa del planeta.

Cuando subió al escenario del Dolby Theatre en Los Ángeles para recoger su estatuilla pronunció un discurso breve: No creo que esto sea posible. Me refiero a los basquetbolistas que estamos destinados a callarnos y jugar; pero estoy realmente agradecido por haber hecho algo más que eso”. Después, palabras de agradecimiento: “Gracias a la Academia por este gran honor. Gracias John Williams por la música. Gracias Verizon por creer en mí. Gracias Molly Carter, sin ti no estaría aquí. Y a mi esposa, Vanessa, nuestras hijas, Natalia, Gianna y Brianka, las amo con todo mi corazón, son mi inspiración. Gracias.”

Para cerrar estas emotivas líneas, es preciso transcribir las palabras que acompañan al entrañable corto, una auténtica declaración de amor al baloncesto: “Desde el momento en el que empecé a ponerme los calcetines de jugar de mi padre, disparando mi imaginación con tiros ganadores, en el Great Western Forum, supe que una cosa era verdad: quedé enamorado de ti. Un amor muy profundo al que le entregué todo, desde mi mente y mi cuerpo, hasta el alma y el espíritu”.

Ángel Domingo Pérez

 

 

Comentarios

  1. Robercinho dice:

    DEP, Kobe.
    Articulo entrañable, Angel Domingo. Muchas gracias por conmovernos con tus palabras.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies