Mundo Yold. Desvelando los secretos de la isla misteriosa

Isla de Pascua: los misterios que envuelven a sus enigmáticas estatuas

Carmen Matas
4 mayo, 2020

 Número de Comentarios (0)

Durante décadas se han barajado muchas teorías sobre la ubicación y la historia de las casi mil estatuas que se encuentran por toda la Isla de Pascua. Hoy en Gente Yold, desvelamos algunos de los enigmas de esta misteriosa isla.

Más de dos mil kilómetros separan a la Isla de Pascua del lugar habitado más cercano y casi cuatro mil de Sudamérica, el continente más próximo. Situada en mitad del inmenso océano Pacífico, cerca del Trópico de Capricornio, la isla alberga uno de los misterios más intrigantes de la historia: sus enormes estatuas monolíticas, denominadas Moai. Sin duda, un enigma que todavía hoy, en pleno siglo XXI, sigue siendo uno de los grandes misterios de la humanidad.

El origen y significado de los Moai sigue siendo uno de los grandes enigmas de la historia universal

Hay cerca de mil estatuas Moai en la Isla de Pascua. Gigantes tallados en piedra volcánica, con una altura de 10 metros y un peso de casi 100 toneladas cada una y que sin duda son las estrellas de esta isla, que pertenece geográficamente a la Polinesia y políticamente a Chile.

Más de dos mil kilómetros separan a la Isla de Pascua del lugar habitado más cercano y casi cuatro mil de Sudamérica.

La desnudez del paisaje potencia dramáticamente la monumentalidad de la estatuas

¿Como se erigieron las estatuas?
Se cree que la tribu Rapa Nui llegó a Isla de Pascua en torno al siglo V d.C. Durante siglos, la etnia se dividió en numerosas jerarquías, especialmente los Orejas Largas, la clase de mayor poder, y los Orejas Cortas.

Explorando el entorno de las estatuas a principios de siglo (fotografía de 1919)

El enigma llega cuando los expertos comenzaron a preguntarse cómo los Rapa Nui eran capaces de transportar rocas de entre 75 y 100 toneladas hasta los diferentes lugares de la isla. En un principio se estimó la posibilidad de la fuerza humana como único modo de mover las estatuas. Poco después los especialistas, que además encontraron máquinas propicias enterradas, creyeron que los lugareños habían empleado cuerdas y trineos de madera. La última y más posible hipótesis demuestra que los Rapa Nui pudieron, simplemente, hacer uso de las cuerdas y ciertos movimientos coreografiados para mover las estatuas.

La silueta de los Moai se recortan sobre el océano como una suerte de guardianes en formación

Uno de los enigmas es cómo los Rapa Nui fueron capaces de transportar rocas de entre 75 y 100  toneladas hasta los diferentes lugares de la isla.

Simbología y ubicación
Pero, ¿para qué los Rapa Nui construyeron estas inmensas estatuas? Después años de investigaciones, científicos de la Universidad de California constataron que los monolitos fueron construidos para promover la fertilidad del suelo y la agricultura y no solo desde un punto de vista simbólico.

Grabado que recrea el encuentro del marino francés Jan François Galaup, conde de La Pérouse, con los habitantes de la isla

En concreto, los investigadores se centraron en dos monolitos ubicados en la región interior de la cantera Rano Raraku, que es la fuente del 95% de los mil Moai de la isla. Las excavaciones sacaron a la luz restos de alimentos, como plátanos, taro y batatas. Prueba, según los ejecutores del estudio, de que el lugar servía tanto como cantera como lugar de producción agrícola.

Los monolitos fueron construidos para promover la fertilidad del suelo y la agricultura.

Ilustración de los monolitos sobre las plataformas llamadas ahus

Pero otro de los enigmas es por qué las estatuas están todas ellas colocadas a lo largo de la costa. Todo apunta a que los Rapa Nui quisieron ubicarlas cerca de las fuentes del recurso más vital de la humanidad: el agua dulce. Tras estudiar la ubicación de las estatuas Moai, así como las plataformas en las que se encuentran muchas de ellas, conocidas como ahus, los arqueólogos concluyeron que su localización se explica por su proximidad a las limitadas fuentes de agua dulce de la isla.

Ensayo de la olvidada arqueóloga Katherine Routledge, que logró recopilar al menos cien años de la historia oral de Rapa Nui a través de escritos, fotografías, dibujos, listas de vocabulario, mapas y árboles genealógicos

-“Cuando comenzamos a examinar los detalles de la hidrología, comenzamos a notar que el acceso al agua dulce y la ubicación de las estatuas estaban estrechamente vinculados”, explicó a la prensa Carl Lipo, antropólogo de la Universidad de Binghamton, en Nueva York, cuando salieron a la luz los datos del estudio.

Todavía hoy nos llevamos las manos a la cabeza intentando imaginar cómo los Rapa Nui lograron tal destreza arquitectónica, especialmente en una isla tan pequeña y escasamente poblada.

Para colocar los grandes sombreros de 13 toneladas, los Rapa Nui se valieron de grandes rampas para hacer rodar los sombreros hasta la parte superior de las estatuas.

Los enormes sombreros de las figuras en la plataforma llamada Nau Nau

¿Y los sombreros?
Otro de los misterios de estas conocidas estatuas es cómo diantres se colocaron los sombreros de 13 toneladas que llevan algunos de los enormes monolitos. Como hemos explicado, las estatuas están talladas en un tipo de roca llamada toba volcánica, que proviene de una cantera. En cambio, el material de los sombreros es escoria roja, una roca extraída de una cantera diferente en la otra punta de la isla.

En este caso, investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania constataron en todos los casos hendiduras en la base de los sombreros que permitían calzarlos en la cabeza de las estatuas. Todo apunta a que los Rapa Nui movieron los sombreros por separado, tallando cilindros de escoria roja que hicieron rodar hasta las estatuas. Para subirlos, los nativos de la isla se valieron de grandes rampas para hacer rodar los sombreros hasta la parte superior de las estatuas, que probablemente se habrían inclinado ligeramente hacia delante para facilitar la inserción.

Las excavaciones exhaustivas han permitido confirmar una sospecha: las enormes cabezas Moai tienen un cuerpo enterrado

Peculiar organización social
El nombre de la Isla de Pascua proviene del día en que los europeos llegaron a ella en 1722, cuando fue descubierta por el explorador holandés Jacob Roggeveen. Al no saber en qué lugar se encontraba, el explorador la bautizó como Isla de Pascua, ya que por esos días se celebraba dicha festividad católica. Cuando Chile anexó el lugar en 1888, se oficializó con este nombre.

Sin embargo, su historia comenzó muchos siglos atrás. El aislamiento de este territorio ha sido, en gran parte, el catalizador de una historia ambiental y cultural muy peculiar y controvertida que todavía requiere de años de investigación.

Enorme rostro Moai semienterrado

Se estima que, en su momento culminante, el territorio estuvo habitado por entre 6.000 y 30.000 personas. Al igual que en otros lugares de la Polinesia, las población se dividía en dos clase diferenciadas: jefes y aldeanos. Esta división de clases se repetía en cada uno de los 12 clanes existentes, a cada uno de los cuales pertenecía un territorio que partía de la costa hacia el interior.

Estatuas bajo las estrellas en la costa este de la isla

Digamos que la Isla de Pascua era como una tarta gigante, dividida en una docena de porciones radiales. Cada territorio tenía su propio jefe y sus plataformas ceremoniales principales para sustentar estatuas. Esta peculiar distribución hizo que cada clan contara con diferentes recursos, como piedra para tallar, playas para botar canoas, coral para hacer limas y las moreras de papel para decorar los vestidos.

¿Conocías los misterios de la Isla de Pascua? ¿Sabes alguna historia más? No olvides trasmitirnos todas tus impresiones a través de los comentarios. Y si te ha gustado este reportaje, nos haría muy felices que lo compartas a través de las redes sociales. ¡Muchas gracias!

Más información:

http://www.rapanui.net/

http://www.eisp.org/5414/?lang=es#more-5414

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies