Mundo Yold. Te contamos el increíble legado que dejó el trabajo de Florence Nightingale

Florence Nightingale, impulsora de la enfermería moderna

Carmen Matas
8 mayo, 2020

 Número de Comentarios (0)

Florence Nightingale fue conocida como la “dama con una lámpara”, pero lo cierto es que fue mucho más que eso. Fue una genia de las matemáticas y la estadística y creó el modelo sanitario que hoy por hoy usamos. Después de la Guerra de Crimea, sus pautas consiguieron reducir la mortalidad en los hospitales de campaña del 42% al 2%. Esta semana se cumplen 200 años de su nacimiento.

Si en algo hemos estado de acuerdo todos los ciudadanos en la crisis sanitaria global de la que estamos saliendo (se supone), es sobre la importancia que tiene la labor de nuestros sanitarios. Todos hemos salido a los balcones a aplaudir por el heroico trabajo de nuestro personal hospitalario. Hoy, en Gente Yold, queremos recordarte que el primero de esos aplausos debería ir dirigido a Florence Nightingale. Probablemente no hayas escuchado gran cosa sobre esta mujer, pero debes saber que esta enfermera inglesa, nacida en 1820 en Florencia, es considerada como la madre de la enfermería moderna y pionera en la concepción del modelo sanitario basado en al higiene y la organización efectiva de los recursos.

Florence revolucionó la profesión de enfermería con mejores en la higiene, la alimentación, el trato a los enfermos y el concepto de hospitalización

Explicado más claro: gracias a ella empezó a concebirse la importancia de que, durante su convalecencia, el enfermo estuviera bien acompañado por hombres y mujeres -los enfermeros- que complementasen la labor médica y la hicieran más efectiva, siempre bajo un estricto mando de higiene y alimentación. Una auténtica profesional que decidió renunciar a una vida acomodada por volcarse en mejorar el trato a los enfermos y el concepto de hospitalización.

Es pionera en la concepción del modelo sanitario basado en al higiene y la organización efectiva de los recursos.

Florence, como joven lectora en un paisaje clasicista

El 12 de mayo se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Enfermería porque este fue el día en el que nació Florence Nightingale. Este año se cumplen 200 años del nacimiento de esta decidida mujer que dio al feminismo el mejor de los modelos donde apoyarse.

De casta le viene al galgo
Florence nació en Florencia -de ahí su nombre-, a pesar de que era hija de una familia inglesa acaudalada y liberal de la época. Su abuelo materno, William Smith, fue un parlamentario cristiano disidente, abolicionista de la esclavitud y simpatizante de la revolución francesa. Sin lugar a dudas, su nieta heredó de su abuelo su carácter revolucionario y su sed de reformismo social.

Cuando Florence tenía 17 años, aseguró haber vivido ‘una llamada de Dios para hacer el bien’.

Grabado que recrea una escena protagonizada por los cuidados de Florence

Fue criada al estilo de la clase media-alta de la época, con la salvedad de que su padre no quiso que ninguna de sus dos hijas recibiera una educación diferente a la de los hombres -en esa época las mujeres estaban destinadas a ser criadas o señoras-. Así, ambas fueron instruidas en el estudio del italiano, latín, griego, filosofía, historia, literatura y matemáticas.

Siendo una niña, Nightingale ya demostró una gran destreza con la estadística y llegó a registrar y organizar su enorme colección de conchas del mar con listas y tablas diseñadas con mucha precisión. Este dominio de la estadística hizo que, una vez adulta, Florence fuese una de las pioneras en la reorganización funcional de los hospitales, concibiéndolos a la imagen de lo que conocemos hoy en día.

En recuerdo a “la dama de la lámpara”

La “llamada de Dios”
En 1837, cuando Florence tenía 17 años, aseguró haber sentido “una llamada de Dios para hacer el bien”. Sin embargo, su intención nunca fue ingresar en un convento. Ella quería trabajar de enfermera o educadora de pobres o delincuentes. Su familia no parecía estar muy contenta con la idea, ya que en aquel entonces las únicas que se dedicaban a ese tipo de oficios era las mujeres pobres o viudas sin recursos.

Introdujo en los hospitales la epidemiología y la estadística, campos en los que fue pionera.

Relieve en el monumento erigido en el centro de Londres

Al regreso de un viaje por Grecia y Egipto visitó el hospital luterano de Kaiserswerth, en Alemania, y, tras conocer el trabajo que allí realizaban las cuidadoras, decidió volver para aprender con ellas. Su familia se opuso tajantemente a esta idea, ya que además, siendo Florence una joven atractiva, inteligente y rica, esperaban de ella que se casara con un hombre apropiado.

Tras su paso por Alemania, regresó a Londres en 1853, donde fue nombrada superintendente en un hospital de mujeres en Harley Street. Por fin se había convertido en enfermera.

Retrato que aparece en los billetes de diez libras esterlinas

‘La dama de la lámpara’
Ese mismo año estallaba la guerra de Crimea, que enfrentó al Imperio ruso contra una alianza del Imperio otomano, Francia y Reino Unido. Las historias que llegaban a los diarios europeos eran de horror por las terribles condiciones de los hospitales del ejército británico.

En 1854, gracias a la amistad de Florence con Sidney Herbert, secretario de Estado de Guerra, logró ir a la cabeza de un grupo de 38 enfermeras al hospital militar en Scutari (Turquía). Fue la primera vez que se permitía a mujeres servir oficialmente en el ejército.

Fue la primera mujer admitida en la Royal Statistical Society británica.

Florence su madurez recuerda a la reina Victoria

Cuando Florence llegó, el hospital de campaña era un descontrol y las condiciones higiénicas un auténtico desastre: el suelo no se percibía porque todo él estaba cubierto por heces. Inmediatamente, Nightingale puso a sus enfermeras a limpiar el lugar y a asegurarse de que los soldados estuvieran alimentados y vestidos apropiadamente. Por primera vez, las tropas regulares fueron tratadas con decencia y respeto.

Pronto empezó a ser conocida como la ‘dama de la lámpara’, por la forma en la que iba cuidando a cada enfermo durante la noche, ayudada por una lámpara de aceite. Sin duda, sus dedicación en los cuidados es merecedora de halagos, pero la verdadera hazaña de esta pionera de la enfermería fue estipular un protocolo organizativo que marcó la senda de la enfermería moderna. Rápidamente consiguió que los campos de campaña de heridos redujesen del 42% al 2% la mortalidad asociada a las infecciones por la falta de higiene y alimentación y el desabastecimiento.

Rodeada de otras enfermeras en un acto de homenaje

Un legado histórico
Con la guerra ya terminada, Nightingale solicitó audiencia con la Reina Victoria y a partir de su testimonio se iniciaron drásticas reformas higiénicas en los centros hospitalarios. En mayo se expidió una Real Orden para establecer una investigación sobre los desastres de la guerra de Crimea y gracias al testimonio de la enfermera durante su estancia en Scutari se establecieron de forma obligatoria protocolos preventivos en el trato con los heridos y enfermos. Además, introdujo en los hospitales la epidemiología y la estadística, otro campo en el que fue pionera. Fue la primera mujer admitida en la Royal Statistical Society británica, aunque no consiguió que se abriera una cátedra de esta materia en la Universidad de Oxford.

La joven Florence rechazó las comodidades de una vida regalada y se entregó al abnegado cuidado a los enfermos

En 1860 abrió una escuela de entrenamiento de enfermeras en el hospital Saint Thomas, que hoy por hoy sigue existiendo bajo el nombre de la famosa Escuela Florence Nightingale de Enfermería y Comadronas. Su obra Notas sobre enfermería, qué es y qué no es, publicada en 1859, se considera el primer plan de estudios de enfermería.

Su trabajo continuó hasta los 90 años, cuando falleció, en 1910. Una gran mujer cuyo legado es enorme y a la que debemos agradecer que la enfermería de hoy sea la que es. Ningún hospital del mundo sería igual sin los conocimientos y la experiencia que Florence aportó. Nuestro aplauso de hoy va por ella.

¿Conocías la historia de Florence Nightingale? ¿Sabías que era la creadora de la enfermería moderna? No olvides trasmitirnos todas tus impresiones a través de los comentarios. Y si te ha gustado este reportaje, nos haría muy felices que lo compartas a través de las redes sociales. ¡Muchas gracias!

Más información:

https://florence-nightingale-foundation.org.uk/

Comentarios

  1. Marianita dice:

    Desconocía la existencia de esta gran dama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies