Mundo Yold. 65 años han transcurrido desde el estreno de dos películas emblemáticas de un rebelde de cine

James Dean: el hermoso rebelde sin causa

 

 

Angel Domingo
10 septiembre, 2020

 Número de Comentarios (0)

La máxima “Vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver” se aplica a las mil maravillas al actor, pero tranquilos, no se asusten ante un titular más propio de una estrella del rock; en esta sección hablamos de cine. La estrella de la que vamos a hablar hoy, además de ser un notable intérprete, vivió una vida singular y sufrió una muerte prematura que lo elevó al estrellato de los actores míticos.

Pese a medir solo 1’70 m. trabajó en películas como Gigante (George Stevens, 1956). Fue el gran mito cinematográfico de los años cincuenta para la juventud estadounidense. James Byron Dean, su verdadero nombre, personificó con sus actuaciones al joven inconformista en un eterno conflicto generacional con la sociedad.

Nuestro protagonista nació el 8 de febrero de 1931 en Marion (Indiana, Estados Unidos). Era hijo de un dentista y una sencilla ama de casa. En su niñez se trasladó con su familia al estado de California, estableciéndose en la ciudad de Los Ángeles. Cuando solo tenía 9 años su madre falleció, y al pequeño Jimmy le enviaron de nuevo a Indiana para vivir en compañía de sus tíos, en donde estuvo la mayor parte de su juventud.

A pesar de su caracterización posterior como el eterno rebelde, James fue un alumno sumamente aplicado en el colegio, donde destacó practicando deportes como el béisbol y el baloncesto. Y como no tenía vocación de granjero, Jimmy regresó al sol californiano para estudiar interpretación en la prestigiosa Universidad de Ucla. Y, tras iniciarse en el mundo del teatro junto a James Withmore, logró aparecer a principios de la década de los cincuenta en series de televisión y en numerosos anuncios publicitarios, además de representar obras teatrales en Broadway, como See The Jaguar o The Inmoralists, por las que recibió críticas muy favorables.

Su excelente interpretación en Al Este del Edén, como Tuck, asombró al público y a sus colegas que le nominaron al Oscar.

Aprovechando su estancia en la ciudad de Nueva York, Dean incrementó su formación interpretativa en el reconocido Actors Studio. Su etapa en el cine también dio comienzo en los años cincuenta gracias a papeles minúsculos sin acreditación en filmes como A bayoneta calada (Samuel Fuller, 1951), o ¡Vaya par de marinos! (Hal Walker, 1952), un filme donde estuvo acompañado de los veteranos Jerry Lewis y Dean Martin; ¿Alguien ha visto a mi chica? (Douglas Sirk, 1952) y Un conflicto en cada esquina (Michael Curtiz, 1953). Estas anecdóticas apariciones solo fueron un preludio de su primera intervención importante, que se produjo gracias a la mediación del célebre realizador Elia Kazan, quién había asistido a sus actuaciones en teatros de Broadway. Así pues, Kazan le ofreció el papel protagonista de Al Este del Edén (1955), adaptación de la popular novela de John Steinbeck. Allí, su excelente interpretación, como Tuck, asombró al público y a sus colegas que le nominaron al Oscar. Sin embargo, la estatuilla de ese año fue para Ernest Borgnine por Marty (Delbert Mann, 1955).

El mismo año del estreno de Al Este del Edén, James Dean, que era muy miope (6 dioptrías en cada ojo), y aficionado a realizar trucos de magia, protagonizó otro filme que acentuaba su caracterización inconformista; nos referimos, claro, a Rebelde sin causa, la magistral película dirigida por Nicholas Ray que le confirmó definitivamente como uno de los principales ídolos de la juventud estadounidense. En este mítico film, Dean interpretó a Jim Stark junto a la actriz Natalie Wood y Sal Mineo.

En Gigante, Jimmy volvía a identificarse con un personaje extraño, solitario, tímido y alejado del mundo.

Aprovechando la tremenda popularidad y el rotundo éxito comercial que Dean había conseguido con solo dos películas, la Warner le incluyó en el reparto de Gigante,  coprotagonizado por Elizabeth Taylor y Rock Hudson, en el que Jimmy volvía a identificarse con un personaje extraño, solitario, tímido y alejado del mundo que le rodeaba, el inolvidable Jett Rink, un personaje creado por la escritora Edna Ferber. Su actuación volvió a ser soberbia y así lo premió la Academia con otra nominación al Oscar. Sin embargo, esa nominación fue póstuma, ya que el joven Dean, gran aficionado al mundo del motor y la velocidad, a los pocos días de concluir el rodaje de Gigante sufrió un aparatoso accidente en una solitaria carretera de Mohame (California) con su flamante Porsche Spyder cuando se dirigía a competir en una carrera automovilística. Hay que decir que pocos minutos antes del fatal accidente había sido multado por conducir a una velocidad inadecuada. Dean moría en el acto sin que nadie pudiera hacer nada por salvarle.

Pocos minutos antes del fatal accidente había sido multado por conducir a una velocidad inadecuada.

Esta muerte, ocurrida cuando solo tenía 24 años, supuso el abrupto final de una fulgurante e inolvidable carrera cinematográfica que había durado poco más de un año, y un enorme duelo entre sus multitudinarios fans que ya le idolatraban en vida. Ese temprano fallecimiento le encumbró definitivamente a los altares de la mitología del siglo XX.

Con Pier Angeli

Respecto a su vida sentimental, Dean mantuvo numerosas relaciones efímeras, por ejemplo, con Liz Sheridan y Pier Angeli, una bellísima actriz italiana, nacida en 1932, con la que no pudo casarse debido a la tenaz oposición de la madre de Pier, quien rechazó a Dean por no ser católico. La madre, que luchó con todas sus fuerzas para romper esa relación, consiguió que su hija se casase finalmente con el también actor Vic Damone en 1954. Sin embargo, la joven Pier, que jamás consiguió olvidar a James Dean, se suicidó en el año 1971.

James Dean está enterrado en el Park Cementery de Fairmount, Indiana (Estados Unidos). A día de hoy, su lápida está rodeada de innumerables rosas rojas dejadas por sus admiradores.

Ángel Domingo Pérez

Comentarios

  1. Pilar dice:

    Es mi primer ídolo…de juventud..me encanta ..siempre estaré enamorada de él…GUAPO.!!!!

  2. Pilar dice:

    Mi primer ídolo de JUVENTUD…
    SIEMPRE ESTARÁ AHI…
    ME ENCANTA… GUAPO 😘

  3. RLC dice:

    Bárbaro!!! Tremendo actor que con sólo tres películas se pudo convertir en todo un mito en el cine, imponiendo moda que hasta la fecha sigue vigente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies