Mundo Yold. Cuando la escritora protagonizó uno de sus misterios

La misteriosa desaparición de Agatha Christie

Carmen Matas
30 marzo, 2021

 Número de Comentarios (0)

El viernes 3 de diciembre de 1926, la novelista policíaca inglesa Agatha Christie desapareció de su casa en Berkshire. Era la historia sensacionalista perfecta, con todos los elementos de uno de los propios misterios de la escritora. ¿Cuál fue la verdad detrás de su desaparición? Hoy en Gente Yold analizamos lo que ocurrió esos 11 días de desaparición.

En la noche del 3 de diciembre de 1926, Agatha Christie se levantó de su sillón y subió las escaleras de su casa de Berkshire, en Inglaterra. Besó a su hija Rosalind de siete años, que estaba dormida, le deseó buenas noches y volvió a bajar las escaleras. Después se subió a su coche y se adentró en la noche. No se la volvería a ver durante 11 días.

Su desaparición desencadenaría uno de los despliegues de búsqueda más importantes jamás conocidos. Agatha Christie ya era una escritora reputada y más de mil policías fueron asignados al caso. Los periódicos ofrecían una recompensa de 100 libras de la época a cualquiera que tuviera información sobre ella. Se habla, incluso, de 15 mil voluntarios civiles que peinaban día y noche el bosque de Surrey y alrededores en busca de alguna pista. Por primera vez, algunos aviones también participaron en la búsqueda.

Una novela de misterio hecha realidad
El mundo entero seguía el caso de cerca. El Ministro del Interior inglés, William Joynson-Hicks, ofreció una comparecencia en la que instaba a la policía a avanzar más rápidamente para encontrarla. Incluso dos de los escritores de crímenes más famosos de Gran Bretaña, Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes, y Dorothy L. Sayers, autora de la serie Lord Peter Wimsey, se implicaron en el dispositivo, aplicando su conocimiento especializado para ayudar a resolver la misteriosa desaparición de la escritora.

Su desaparición desencadenaría uno de los despliegues de búsqueda más importantes jamás conocidos.

Simulación de posibles caracterizaciones de la escritora para facilitar su búsqueda

La policía no tardó en localizar su coche, durante el primer día de investigación. El Morris Cowley gris de la escritora apareció estrellado en un barranco del bosque de Surrey, cerca de la ciudad de Guildford. Dentro, la policía encontró una maleta con ropa y un permiso de conducir caducado. Sin embargo, no había ni rastro de la propia Agatha Christie ni pruebas de que hubiera estado involucrada en el accidente. Los días pasaban y no se hallaba ni el más remoto indicio de lo que había podido ocurrir. El nerviosismo aumentaba, dando paso a las elucubraciones y a la especulación, algo que era bastante alimentado por la prensa, que inventaba teorías cada vez más espeluznantes sobre lo que podría haber sucedido.

Lo cierto es que era la historia sensacionalista perfecta, con todos los elementos de una novela policíaca de la propia Agatha Christie. Cerca de la escena del accidente de coche había un manantial natural conocido como Silent Pool. La leyenda contaba que dos niños habían muerto ahogados allí y por supuesto algunos periodistas no tardaron en sugerir que la novelista se había suicidado, ahogándose en aquel lugar.

Con Archie, su marido

La prensa inventaba teorías cada vez más espeluznantes sobre lo que podría haber sucedido.

Sin embargo, su cuerpo no estaba por ningún lado y el suicidio parecía un móvil poco probable, ya que la escritora atravesaba un momento profesional muy exitoso. Su sexta novela, El asesinato de Roger Ackroyd, se había convertido en todo un éxito y las cifras de venta eran más que optimistas.

Todo tipo de especulaciones
Algunos optaron por asegurar que el incidente no era más que un truco publicitario, una estrategia de marketing para promocionar su nuevo libro. Otros, en cambio, insinuaban un giro de los acontecimientos mucho más siniestro. Había rumores de que la escritora había sido asesinada por su esposo, Archie Christie, un ex piloto de la Primera Guerra Mundial, con quien se encontraba en trámites de divorcio y quien ya se sabía que tenía una nueva amante.

La escritora con su hija

El barranco donde apareció el coche de Christie se encuentra en Newlands Corner, una reserva natural muy cercana a la casa donde Archie había ido a pasar el fin de semana con su nueva novia y algunos amigos. ¿Y si la ansiedad del marido por que ella firmase los papeles del divorcio, le había empujado a cometer una locura? La policía interrogó intensivamente a Archie Christie durante once largos días, pero no se sacó nada en claro.

Había rumores de que la escritora había sido asesinada por su esposo, Archie Christie.

Arthur Conan Doyle, padre de Sherlock Holmes, terminó optando por la vía de los sucesos paranormales para intentar resolver el misterio. Con un guante de Agatha Christie fue a visitar a un célebre médium, con la esperanza de que le proporcionara respuestas. Tampoco funcionó. Para la segunda semana de búsqueda, la noticia ya se había extendido por todo el mundo e incluso llegó a ser portada del New York Times.

Aparece sana y salva
Por fin, el 14 de diciembre de 1926, once días después de su desaparición, se localizó sana y salva a Agatha Christie en un balneario de Harrogate, al norte de Yorkshire. Más allá de esclarecer algo, la repentina aparición de la escritora planteó todavía más preguntas de las que resolvió. La propia Christie no pudo dar pistas sobre lo que había sucedido, no recordaba absolutamente nada. Se dejó a la policía reconstruir lo que podría haber sucedido.

La conclusión a la que se llegó fue que Agatha Christie se había marchado de su casa la noche del 3 de diciembre para desplazarse a Londres, sufriendo un accidente de coche en el camino. Tras ello cogió un tren con destino Harrogate, donde se alojó en el hotel Swan Hydro, casi sin equipaje. Curiosamente, en el registro usó el nombre falso de Theresa Neele, la amante de su esposo.

Por fin, el 14 de diciembre de 1926, once días después de su desaparición, se localizó sana y salva a Agatha Christie en un balneario de Harrogate, al norte de Yorkshire.

Harrogate era el colmo de la elegancia en la década de 1920 y estaba repleto de jóvenes celebridades del momento. Agatha Christie pasó los días disfrutando de las instalaciones del balneario y asistiendo a las fiestas del lugar. Finalmente, fue reconocida por uno de los músicos del hotel, quien alertó a la policía. Avisaron a su esposo, el coronel Christie, que fue a recoger a Agatha de inmediato.

La novelista nunca habló sobre los once días en los que estuvo desaparecida y a lo largo de los años se ha especulado mucho sobre lo que realmente sucedió entre el 3 y el 14 de diciembre de 1926. Su esposo alegó que había sufrido una pérdida total de memoria como consecuencia del accidente, aunque hay otras versiones que apuntan a que la escritora podría haber sido víctima de un trance psicógeno, consecuencia de un trauma o una depresión. Una versión que se sostiene con otros comportamientos que tuvo Christie, como la adopción de una nueva personalidad, la de Theresa Neele, y su incapacidad para reconocerse a sí misma en las fotografías de los periódicos.

La autora pronto se recuperó por completo y no tardó en tomar la pluma y volver a sus escritos. Pero algo había cambiado en ella y Christie abandonó la casa que compartía con su marido, para refugiarse en Abney Hall, el domicilio de su hermana. Ella y Archie firmaron el divorcio en octubre de 1928.

Probablemente nunca sepamos con certeza qué sucedió en esos once días en los que Agatha Christie estuvo desaparecida. La gran creadora de misterios de ficción dejaba para siempre un misterio real vivido por ella misma en primera persona.

¿Conocías este episodio de la vida de Agatha Christie? ¿Crees en la versión oficial de los hechos? No dudes en compartir tus sensaciones con nosotros a través de los comentarios o en alguna de nuestras redes sociales. ¡Nos vemos muy pronto!

Más información:

https://www.agathachristie.com/

Comentarios

  1. Maria Isabel dice:

    Una historia fascinante como todas las que escribió, pero ésta si fue real nos ha dejado en la incógnita y que por sus historias ficticias también pudo serlo.

  2. Marta dice:

    Increíble historia!!!
    Creo que muy liberal para la época… tal vez fue de táctica comercial!!! De común acuerdo con su esposo…
    Todos ganaron… prensa mundial!!!

  3. Martha dice:

    Seguramente sufrio una corta pérdida de memoria por el dolor de la traición de su esposo. Son mecanismos de defensa de nuestro cerebro para protegerse. Para olvidar el dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies