Nuestros parques y jardines están invadidos de bolsitas de plástico

La tontuna de tirar la caca de los perretes en bolsas de plástico normal

Inés Almendros
28 julio, 2018

 Número de Comentarios (0)

En ocasiones, el ser humano se supera en su estupidez: solo así podemos entender a la gente que llena nuestros parques de pequeñas bolsitas de plástico convencional con las cacas de sus perretes. El resultado es claro: los residuos se descomponen, pero las bosas se quedan durante años. Pincha en la noticia y ayúdanos a difundir, a ver si entre todos podemos hacer desaparecer esta ignomiosa costumbre.

Desde hace muchos años los municipios de todo el mundo alertan a los propietarios de perritos de la necesidad de recoger sus heces cuando los sacan a pasear. Este aviso no es por capricho, ni siquiera es por limpieza y urbanidad. El hecho es que las caquitas de nuestros queridos perretes, si se esparcen por parques y jardines, no solamente ensucian y molestan, sino que además pueden generar infecciones varias. Hay que tener en cuenta que cada día millones de peludetes pasean con sus dueños por nuestras ciudades: si no se recogieran las caquitas y residuos, la ciudad estaría empantanada de heces que generarían un extenso caldo de cultivo para todo tipo de infecciones y enfermedades. Además, las heces caninas se secan y se convierten en polvo que se incorporan al aire que todos respiramos y se mezclan con el agua y con los alimentos. Al contrario de lo que muchos dicen, las heces de los perros no sirven como fertilizante, sino que con una materia putrefacta que sólo puede generar suciedad.

Por ese motivo, numerosos ayuntamientos cuentan ya con un censo canino de ADN para localizar a los dueños de los perritos que no han recogido sus residuos, y que los han tirado por la calle, y de esta forma sancionarles convenientemente. Una opción que es cada vez más habitual y que numerosos ayuntamientos están anunciando con implementar.

Las campañas para concienciar a los dueños de mascotas de la necesidad de recoger los residuos han tenido éxito: afortunadamente, la gran mayoría de los que paseamos con nuestros canes llevamos las convenientes bolsitas y hacemos la labor de limpieza necesaria. Sin embargo, en el camino, algunos no aplican bien esta obligación. Es por ello por lo que últimamente nos encontramos con otro problema: que nuestros parques y jardines empiezan a estar invadidos de bolsitas de plástico con las cacas de los perros. Bolsas que, en la mayor parte de los casos, están fabricadas con plástico convencional negro, y que provocan un problema aún mayor: el de ensuciar parques y jardines con materia plástica que puede quedar tirada en el suelo durante décadas, ya que no es biodegradable.

Por ese motivo, resulta totalmente desalentador pasear por espléndidas zonas verdes de nuestras ciudades, e incluso por maravillosas zonas de montaña, “guarreadas” con un reguero de bolsitas, en las que alguna vez hubo una caquita de perro, que se han desintegrado dejando solamente el plástico maloliente, calenturiento, deshecho, feo y que tardará décadas en putrefactarse. Todo porque alguien decidió meter la caca de su perro en él y arrojar esta “bomba fétida” al campo, para perjuicio del entorno, de toda la gente que pasea por este sitio e incluso de él mismo y de su mascota, que la próxima vez que vuelvan a pasear por allí, se encontraran ineludiblemente con este pastel.

Por ello, ante todo y sobre todo NO TIRES LA CACA DE TU PERRO METIDA EN UNA BOLSA DE PLÁSTICO: no solamente no contribuyes a solucionar el problema de la limpieza de nuestros entornos, sino que lo empeoras mucho más.

¿Cuál es la mejor manera de deshacerse de los restos?
Lo cierto es que todavía hay muchas dudas, entre los dueños de los perrillos, sobre cómo recoger los restos de sus mascotas, y cómo eliminarlos y deshacerse  de ellos de la forma más fácil y sin que generen tantos problemas. Para ayudaros, si es que tenéis alguna duda con ello, hemos recogido los mejores consejos de los expertos:

-Cuando salgas a pasear con tu mejor amigo, llévate todo lo necesario para recoger sus caquitas y poder deshacerte de ellas sin problemas, en caso de que no encuentres papeleras.

Jamás emplees bolsas de plástico no biodegradables: lo único que haces es generar una basura muy difícil de eliminar, que no puedes arrojar a los depósitos amarillos solo para plástico, pero tampoco a la basura normal. Y por supuesto, y tal y como indicamos arriba ¡no arrojes la bolsa con los deshechos al suelo!

-En los últimos años se han puesto a la venta una serie de bolsas de plástico biodegradables, que se deshacen con el tiempo; sin embargo, no resulta agradable ver los parques llenos de ellas y, además, puede haber niños y/o otras mascotas que se pongan a jugar con ellas. En caso de que tengas que hacerlo, guárdalas y arrójalas en las papeleras. Si tienes suerte de que en tu ciudad haya lugares especiales para estos desechos, eres un afortunado: intenta arrojarlas en ellos.

Siempre es mucho mejor envolver los restos en periódicos y bolsas de papel, que contaminan mucho menos en cualquiera de los casos.

Inés Almendros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies