Mundo Yold. Los bastones han sido algo más que un complemento… Algunos han tenido un curioso protagonismo fílmico.

Los bastones en el cine, más que un elemento de apoyo

 

 

Angel Domingo
13 octubre, 2021

 Número de Comentarios (0)

En este artículo, nuestro crítico de cabecera ha decidido poner su punto de mira en un complemento muy peculiar e imprescindible -en ocasiones- para la movilidad humana -el bastón-, con el fin de comentar su presencia protagonista en numerosas películas, con diferentes valores dramáticos, cómicos… o mágicos ¿Nos acompañas en este viaje fílmico?

Normalmente consideramos indispensable el uso del bastón para el ser humano cuando, bien por una edad avanzada, o porque se ha sufrido alguna lesión física, o se padece algún trastorno psicomotriz. Hoy haremos un recorrido por las películas en las que los bastones tienen un protagonismo muy especial, y no son meros apoyos a la movilidad.

Luces de la ciudad (Charles Chaplin, 1931). La leyenda asegura que, cuando Chaplin iba a comenzar el rodaje de esta gran película, se encerró en un vestuario durante horas. Al salir, era un hombre nuevo: pantalón amplio, camisa, chaleco ajustado, abrigo, corbata, zapatos grandes, un sombrero tipo bombín y, por supuesto, un bastón. Acababa de nacer Charlot. Esta película cuenta una historia desgarradora: la de un payaso de circo (el propio Chaplin) que, tras un accidente, pierde la visión. Por si fuera poco, tiene que cuidar de una niña. Sin embargo, el propio director encontró esta historia demasiado aniñada, y tomó la decisión de trasladar la ceguera del payaso a una florista que encuentra por la calle. La acertada decisión hizo inmortal a esta película.

El señor de los anillos: La comunidad del anillo (Peter Jackson, 2001). Cuando estás en un puente como el de Khazad-dûm, y ves que desde el otro extremo está a punto de cruzarlo un imponente balrog, no puedes permitirlo; pero el imponente rugido de Ian McKellen tenía de estar acompañado de algo más, algo como su imponente bastón de mago.

El cayado de Moisés en Los diez mandamientos (Cecil B. De Mille, 1956). Ambientado en el antiguo Egipto, Moisés debe separar las aguas del mar Rojo para conducir a su pueblo hacia la libertad. Charlton Heston es consciente de que cuenta con la ayuda de Dios para salvar a los hebreos, pero es mejor asegurarse y contar con un robusto bastón para que las aguas le obedezcan.

El bastón de Scottie (James Stewart) durante los largos meses de su recuperación en Vértigo (Alfred Hitchcock, 1958). El detective de San Francisco padece de vértigo. Cuando un compañero cae al vacío desde una cornisa mientras persiguen a un delincuente, Scottie decide retirarse. Gavin Elster (Tom Helmore), un viejo amigo del colegio, lo contrata para un caso aparentemente muy simple: que vigile a su esposa Madeleine (Kim Novak), una bella mujer que está obsesionada con su pasado.

El bastón de Toulouse Lautrec en el Moulin Rouge (John Huston, 1952). París, finales del siglo XIX. El pintor impresionista Toulouse Lautrec, miembro de una familia aristocrática francesa, se apasiona por la vida bohemia de los bajos fondos parisinos y visita con frecuencia el mítico Moulin Rouge, un cabaret donde, mientras bebe, contempla a las sensuales bailarinas que bailan el can-can. El artista singular, que se convirtió en el cronista más certero de la Belle Époque, supo retratar como nadie el ambiente de Montmartre, con sus cabarets, sus artistas y todo tipo de personajes más o menos sórdidos, que poblaban la noche parisina. Pero toda su vida quedó marcada por la deformidad de sus piernas a causa de la caída de un caballo cuando tenía catorce años. Desde entonces, el artista tenía que ir siempre acompañado de un bastón, como demostró José Ferrer al interpretarle en este clásico de John Huston.

El bastón estilete de Alex de Large en La naranja mecánica (Stanley Kubrick, 1971). Gran Bretaña, en un futuro indeterminado, Alex (Malcolm McDowell) es un joven muy agresivo que tiene dos pasiones: la violencia desaforada y Beethoven. Es el jefe de la banda de los Drugos, que dan rienda suelta a sus instintos más salvajes apaleando, violando y aterrorizando a la población. Cuando esa escalada de terror llega hasta el asesinato, Alex es detenido y, en prisión, se someterá voluntariamente a una innovadora experiencia de reeducación que pretende anular drásticamente cualquier atisbo de conducta antisocial. Su arma favorita para cometer sus fechorías es su bastón, diseñado para ocultar una afilada cuchilla.

El bastón de Yoda en La guerra de las galaxias. Episodio V: El imperio contraataca (Irvin Kershner, 1980). Termino este artículo con el sencillo bastón del maestro Yoda, el ser vivo más poderoso de la Galaxia. En palabras de George Lucas: “Aquello era un auténtico salto al vacío, porque si aquella marioneta no funcionaba, toda la película fracasaba”. Hoy sabemos que la marioneta no fracasó, y tal vez uno de los motivos para evitar el fracaso fue el bastón que portaba, que otorgó a la horrorosa criatura la humanidad que necesitaba.

Lectores yold, si usáis bastones a modo de tercera pierna, os recomiendo ver alguna de las películas citadas y así descubrir alguna utilidad que ni sospechabais.

Ángel Domingo Pérez

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies