Mundo Yold. Hoy homenajeamos a la absoluta pionera de la anticoncepción

Margaret Sanger, la pionera en el control de la natalidad

 

 

Carmen Matas
13 octubre, 2021

 Número de Comentarios (0)

Traumatizada por ver morir a su madre de agotamiento, tras 18 embarazos, Margaret Sanger dedicó su vida a legalizar el control de la natalidad y acercarlo a todas las mujeres. Su figura sigue en la sombra, pero hoy hemos decidido rescatarla.

Aunque probablemente nunca hayas oído hablar de ella, Margaret Sanger fue toda una pionera en el campo del control de la natalidad. En una época en la que nadie hablaba de estos asuntos y que ejercerlos era algo casi ilícito, Sanger abría la primera clínica para poder brindar información sobre el control de la natalidad a las mujeres. Y no de cualquier forma…

Una mañana de octubre de 1916, un barrio bastante humilde de Brooklyn, en Nueva York, amanecía empapelado con el siguiente mensaje:

¡Madres! ¿Pueden permitirse el lujo de tener una familia numerosa? ¿Quieren más hijos? Si no es así, ¿por qué los tienen? No maten, no quiten la vida, sino prevengan. Se puede obtener información segura e inofensiva de enfermeras capacitadas en la calle Amboy 46, en Brooklyn. Díganles a sus amigas y vecinas. Todas las madres son bienvenidas.

Sanger se reunió de un grupo de eficaces colaboradoras

La clínica no duró mucho tiempo abierta, pero la historia de Margaret Sanger merece la pena ser rescatada. ¡Sigue leyendo!

En una época en la que nadie hablaba de anticoncepción, Sanger abría la primera clínica para poder brindar información a las mujeres.

Una activista por experiencia propia
Nacida en 1879, Margaret Sanger alcanzó la mayoría de edad durante el apogeo de la Ley Comstock, una ley federal en Estados Unidos que criminalizaba los anticonceptivos. Sanger, muy crítica con esta ley, llegó a la conclusión de que la única forma de cambiarla era infringiéndola: a partir de la década de 1910 desafió activamente las leyes federales y estatales de Comstock para hacer llegar información sobre control de la natalidad y métodos anticonceptivos a las mujeres. Su ferviente ambición era encontrar el anticonceptivo perfecto para aliviar a las mujeres de la horrible condena de los embarazos recurrentes y no deseados.

En la consultas de enfermería se comenzó a informar a las mujeres sobre sus derechos al control sobre su maternidad

El compromiso de Sanger con el control de la natalidad no era casual y venía de una traumática experiencia personal. Hija de una familia de once hermanos, con solo 19 años vio morir a su madre de tuberculosis. Tenía 50 años y se había consumido por la tensión de once partos y siete abortos espontáneos. Delante del ataúd de su madre, Margaret no dudó en arremeter contra su padre: “Tú causaste esto. Madre está muerta por tener demasiados hijos”.

“Tú causaste esto. Madre está muerta por tener demasiados hijos”, le espetó a su padre.

Enfermera por el control de la natalidad
Decidida a escapar del destino de su madre, Sanger huyó de su localidad natal para inscribirse en la escuela de enfermería en Catskills. Como enfermera visitante, comenzó a trabajar en un hospital de Nueva York, en concreto en la zona de Lower East Side. Fue allí donde Sanger vio su tragedia personal reflejada en las vidas de muchas mujeres inmigrantes pobres. Al carecer de anticonceptivos eficaces, estas mujeres se enfrentaban a un embarazo detrás de otro, hasta que decidían recurrir a abortos clandestinos que se realizaban por cinco dólares.

A la salida de las cortes, tras un acto prolegalización del control de natalidad

Sanger atendía a estas mujeres después de estas intervenciones salvajes y traumáticas. Y fue a través de su sufrimiento cuando se dio cuenta de que su cometido no estaba en la enfermería, sino en la creación de mejores anticonceptivos.

Así, en 1914 acuñó el término “control de la natalidad” y comenzó a proporcionar información y anticonceptivos a las mujeres. En 1915 fue denunciada por enviar diafragmas por correo y un año más tarde era detenida por abrir la primera clínica de control de la natalidad en el país – la misma que comentábamos al principio de este reportaje-. Pero ella no se desanimó. En 1921 fundó la Liga Estadounidense de Control de la Natalidad, la precursora de la Federación Americana de Planificación de la Familia. Pasó las siguientes tres décadas dedicando su vida a hacer campaña para que en Estados Unidos se ejerciese un control de la natalidad seguro y efectivo.

El dispositivo para la toma controlada de la píldora anticonceptiva ayudó a facilitar su ingesta 

En 1914 acuñó el término ‘control de la natalidad’.

Sanger (izquierda) junto a una de sus más estrechas colaboradoras, su hermana Ethel, en una de las sesiones judiciales en pro de la legalización

Mucho por hacer
Pero en torno a 1950, aunque con muchas victorias legales a sus espaldas, Sanger estaba lejos de estar contenta. Después de 40 años de lucha por el control de la natalidad en las mujeres, seguía tremendamente frustrada por los pocos métodos anticonceptivos que existían al alcance de la población. Desde la invención del diafragma en Europa en 1842 y la introducción del primer preservativo de goma en Estados Unidos en 1869, no había habido nuevos avances en este campo. ¡Casi 100 años sin un solo avance!

Enovid, la primera píldora anticonceptiva de la historia

Aunque ella siempre había sido defensora del diafragma, Sanger sabía muy bien que se trataba de un método anticonceptivo muy poco popular en Estados Unidos. Era muy eficaz, pero caro, incómodo, y la mayoría de las mujeres se avergonzaba de usarlo. Ella, a pesar de estar cerca de los 70 y con una salud que empezaba a resentirse, no pensaba darse por vencida.

Ninguna mordaza pudo callar a la valiente y admirable Margaret

Durante décadas, había soñado con una “píldora mágica” para la anticoncepción. Y ya no solo por las mujeres que sufrían embarazos no deseados. Margaret también tenía muy claro que era necesario tomar consciencia del necesario control de la población, ya que el costo potencial del crecimiento demográfico descontrolado podía salir muy caro a todo el planeta.

Margaret, en 931, en la Biblioteca del Congreso

Durante décadas, había soñado con una “píldora mágica” para la anticoncepción, y en 1951, con 72 años, consiguió crearla.

Las enfermerías se convirtieron en imprescindibles espacios donde poder informar sobre los beneficios de la ‘píldora mágica’

Una “píldora mágica”
Cansada de esperar a que la ciencia o la industria prestasen atención al problema, Margaret Sanger se embarcó en una misión. Se encargó de buscar a quien pudiese hacer realidad su sueño de crear una píldora anticonceptiva, tan fácil de tomar como una aspirina. Quería una pastilla que pudiera proporcionar a las mujeres un método anticonceptivo económico, seguro, eficaz y controlado por ellas mismas.

Sin el apoyo financiero de Katherine McCormick, la investigación sobre la píldora anticonceptiva no hubiera sido posible

En 1951 encontró a esa persona. Él era Gregory Pincus, un médico experto en reproducción que estaba dispuesto a asumir el proyecto. Poco después, encontró un patrocinador para la investigación: la heredera de International Harvester, Katharine McCormick. Su colaboración llevaría, en 1960, a la aprobación de la Enovid, la primera píldora anticonceptiva de la historia. Margaret Sanger conseguía el objetivo que había soñado a lo largo de toda su carrera.

Hasta su madurez, Margaret continuó con su lucha por la liberación de la mujer en diversos ámbitos

Un sueño cumplido
Pero además, Sanger no solo vivió para ver su sueño de la “píldora mágica” hacerse realidad, sino que cuatro años después de su creación, cuando ella tenía 81 años, pudo ser testigo de la anulación de las leyes de Comstock, que ella tanto había combatido durante su vida. En 1965, la Corte Suprema dictaminaba que el uso privado de anticonceptivos era un derecho constitucional. Cuando Sanger falleció un año después, tras más de medio siglo de luchar por el derecho de las mujeres a controlar su propia fertilidad, murió sabiendo que había ganado la batalla.

¿Conocías a Margaret Sanger? ¿Sabías que era la creadora de la píldora anticonceptiva? No dudes en compartir tus sensaciones con nosotros a través de los comentarios o en alguna de nuestras redes sociales. ¡Nos vemos muy pronto!

Comentarios

  1. Yvonne dice:

    La verdad, no sabía nada al respecto, y me alegro de haberlo leído ahora! Muchas gracias

  2. Julia dice:

    Una gran mujer, tenaz, génerosa e inteligente,que mejoró la vida de otras mujeres.

  3. Ana dice:

    Muchisimas gracias por dibulgar estas informaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies