Psico Yold. En estas fiestas se acentúa la nostalgia por aquellos que se fueron…

Los que ya no están pasarán las Navidades en nuestro corazón

Inés Almendros
24 diciembre, 2018

 Número de Comentarios (0)

Las Navidades son fiestas entrañables en las que nos juntamos con familiares y amigos. Pero, para muchos de nosotros, estos también son días nostálgicos en los que recordamos especialmente a aquellos seres queridos que se marcharon para siempre, que ya no están. Al menos, en presencia, porque siempre los llevamos en nuestro corazón, sobre todo, en Navidad.

Es precisamente en estos días de reuniones, fiestas, risas y encuentros, cuando también se hace más duro y difícil recordar a quienes ya no estarán, ni ahora, ni nunca, en la mesa navideña; a aquellos seres queridos que, por ley de vida, o por algún hecho desgraciado, nos dejaron para siempre.

Aceptar la desaparición de las personas a las que amamos es uno de los hechos más difíciles de la vida. Todos sabemos que nuestra existencia es limitada, que somos aves de paso, estrellas fulgurantes destinadas a pasar fugazmente sobre esta bonita tierra. Al margen de las creencias personales, nuestra vida humana y material, tal y como la concebimos es finita; somos algo que comienza y acaba.

Lo importante, por tanto, es saber aprovechar al máximo el don de la vida. Sin embargo, cuando llega el momento del final, resulta terriblemente difícil aceptarlo. Y el sentimiento se hace más hondo y difícil en fechas señaladas, como la Navidad.

Lo importante, por tanto, es saber aprovechar al máximo el don de la vida.

Los psicólogos señalan que se necesita atravesar distintas fases para asumir la marcha de nuestros seres queridos. El proceso del duelo implica varios momentos; normalmente al principio nos negamos a asumir la pérdida, no queremos aceptar la realidad.

En el medio, atravesamos y sentimos un profundo dolor. Al final, con el tiempo, nos vamos resignando, hasta admitir que la ausencia será permanente.

A la hora de hacer balance, quedémonos con lo más bello, con lo útil, con lo positivo…

Atravesar todas y cada una de estas fases del duelo es necesario para interiorizar la desaparición. Pero necesitamos tiempo para ello, y también debemos llorar y expresar nuestra pena y nuestra rabia. Por eso, seguramente, quienes hayan sufrido las perdidas más recientes y dramáticas se verán totalmente incapacitados para vivir las siguientes Navidades con alegría.

Está más que justificado en esos casos aislarse de la alegría y sumergirse en la tristeza del momento. Pero, aunque entonces parezca imposible entenderlo, lo cierto es que la vida siempre sigue…

Está más que justificado en esos casos aislarse de la alegría y sumergirse en la tristeza del momento.

El proceso del duelo es fundamental para seguir con nuestra vida, y compartirla con el resto de nuestros seres queridos. Si dedicamos el tiempo necesario a atravesar cada una de sus fases,  el dolor se acabará mitigando y se transformará primero en nostalgia, y luego en evocación; de la dolorosa pérdida surgirán nuestros recuerdos más bellos y hermosos, los del tiempo que convivimos con aquel ser querido que se marchó. Por eso, es mejor despejar nuestro interior de la amargura y del rencor. A la hora de hacer balance, quedémonos con lo más bello, con lo útil, con lo positivo… Guardemos, para la persona que ya no está con nosotros, el espacio más limpio y sereno de nuestro corazón.

Como nos narra la película Coco, inspirada en la tradición mexicana del Día de los Muertos, los que ya no están seguirán siempre vivos si los mantenemos presentes en nuestros recuerdos. Por eso, en estos días de familia, brindis y amigos, aunque la silla de esa persona querida esté vacía, resérvale el sitio más precioso en tu interior. Tu corazón es el mejor lugar para su recuerdo; si miras dentro del mismo, encontrarás que tus seres más queridos no han desaparecido: te sonríen felices desde allí.

 

Inés Almendros.

 

Comentarios

  1. María Isabel dice:

    Que verdad tan dolorosa de atravesar..

  2. María Isabel dice:

    Es muy dificil transitar tanto dolor..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies