Mundo Yold. Hoy rendimos un homenaje a esta gran actriz y mejor persona

Meryl Streep, la intérprete definitiva

Angel Domingo
27 mayo, 2019

 Número de Comentarios (0)

Este año la actriz cumple 70 años, además, el 27 de mayo en Estados Unidos se celebra el “Día de Meryl Streep”. En Gente Yold queremos sumarnos y le rendimos un sincero homenaje.

 

Algunos, al quedarse sin argumentos para defender a una persona o situación, recurren al manido dicho popular: ”algo tendrá el agua cuando la bendicen”. No es nuestro caso. Meryl Streep nunca necesitó el agua bendita para que los neoyorquinos la declaren su musa y la veneren hasta el punto de dedicar un día especial para ella: el 27 de mayo.

La belleza natural de la actriz en todo su esplendor

Si fuera posible crear una máquina capaz de reunir las mejores cualidades humanas e interpretativas para aplicarlas en una sola persona, el resultado sería conocido: Meryl Streep. No existe otra actriz tan hábil, capaz de interpretar un papel atormentado (Kramer contra Kramer, 1979), otro alocado (Mamma Mía, 2008) y otro estrambótico (Into the Woods, 2014) sin ayuda de excesivo maquillaje o trucos digitales; tan solo utiliza su inmenso talento. Además la belleza no le hace destacar, aunque posea una fotogenia sobresaliente.

Con Dustin Hoffman en su primer éxito cinematográfico: Kramer contra Kramer

¿Cuál es su secreto? Difícil de explicar; tal vez consiga meterse en la piel del personaje que interpreta, comprenderlo y fundirlo con su propia personalidad; si esta es la respuesta tengo que  resaltar que una cualidad así no la regalan, hay que trabajarla. Por si fuera poco, su vida está salpicada de incidentes, y no resulta extraño que Meryl se refugie en sus personajes para huir de su realidad; ella misma ha confesado que en una ocasión tuvo que hacerse la muerta para que un matón contratado dejara de golpearla. También supo hacer frente al maltrato de Dustin Hoffman, que además de abofetearla y dejarle la cara roja antes de una toma, le hizo padecer un rodaje complicado.

Meryl tiene una poderosa fotogenia y una sonrisa cálida y radiante

En cuanto a la vida profesional, Meryl destacó desde muy pequeña en cualquier obra que interpretaba en su instituto. Por consejo de su madre tomó clases de ópera, ella pensaba que tenía una voz excelente para ser cantante. Estuvo a punto de encauzar su vida hacia el mundo del derecho, pero el día que tenía la entrevista para ingresar en la universidad, se quedó dormida.

Su éxito como actriz avanzó con paso firme durante los últimos años de la década de los 70.

Eso le hizo pensar que su verdadera ilusión era ser actriz. Se instruyó en interpretación en el Vassar College y posteriormente amplió estudios en el Darmouth College y en la Yale School of Drama, graduándose a mediados de la década de los 70.

Bailando con Robert de Niro en El cazador

Trabajó durante varios años en el teatro, siendo nominada al premio Tony por su interpretación en 27 Wagons Full Of Cotton. Tras un par de telefilms, Meryl logró debutar en el cine con la película Julia (1977), un drama de Fred Zinnemann protagonizado por Vanessa Redgrave y Jane Fonda. Su éxito como actriz avanzó con paso firme durante los últimos años de la década de los 70, al intervenir en títulos como El cazador (1978), film por el que fue nominada al Oscar como mejor actriz secundaria, o Manhattan (1979) de Woody Allen, en la que interpretó a su mujer.

Discutiendo con su ex marido en la ficción de Manhattan

Pero no todo fue un camino de rosas; el legendario productor Dino De Laurentis la rechazó para el papel  de Jane en King Kong (1976) por ser “muy fea”. Meryl recuerda este episodio con un tono de humor: “Fui a su oficina, que estaba en un altísimo edificio desde el que se veía todo Manhattan, y encontré a Laurentis hijo muy entusiasmado por haber traído a su padre a esta joven actriz, pero entonces el productor, sin saber que yo hablaba italiano comentó a su hijo: “¿Por qué me has traído a esta mujer tan fea?” Yo le contesté en su idioma: Discúlpeme, pero entiendo lo que acaba de decir y lamento mucho no ser lo suficientemente atractiva para ser la novia del mono”.

Increíble pirueta en Mamma mía

Otro contratiempo sucedió con el proyecto Evita (Alan Parker 1996). El productor argumentó su rechazo porque “era demasiado mayor” y optaron por elegir a Madonna.

Meryl ganó el Oscar a la mejor actriz secundaria por su interpretación en Kramer contra Kramer (1979), un premio que volvería a obtener en la categoría de mejor actriz principal, por La decisión de Sophie (1982), una película dirigida por Alan J. Pakula basada en una novela de William Styron. Su tercer Oscar lo obtuvo por La dama de hierro (2011).

La actriz ostenta el récord en nominaciones femeninas al premio de la Academia, 21 en concreto, la última en 2017 gracias al film The Post (Steven Spielberg). A estos galardones se suman nueve Globos de Oro, dos premios BAFTA y dos premios del Sindicato de Actores que demuestran el aprecio y admiración del gremio.

La actriz ostenta el récord en nominaciones femeninas al premio de la Academia, 21 en concreto.

Una de sus cualidades más sobresalientes es su facilidad para recrear los diversos acentos del mundo, desde el británico más pulcro al polaco, pasando por el italiano, por el australiano… incluso por el de un robot en A.I. Inteligencia artificial (Spielberg 2001). No quiero olvidar, en este apartado, que puso su voz en una serie de audio libros para niños.

Con John Cazale

Y qué decir de su labor como mujer amorosa y filantrópica: acompañó en la enfermedad al actor John Cazale, su primer amor, muy conocido por interpretar a Fredo, el miembro más débil de la saga Corleone. La pareja se conoció en la adaptación teatral de la obra de Shakespeare, Medida por medida. Meryl contaba con 27 años y él 41. Su relación está considerada como una de las más tristes de Hollywood. Para costear las facturas médicas de Cazale, la actriz aceptó su primer papel en televisión, la serie Holocausto. Para estar junto a John el mayor tiempo posible, cuando ya estaba agonizando, consiguió el papel de Linda en El cazador (Michael Cimino, 1978) y que le contrataran a él a pesar de su extrema gravedad.

Su relación con John Cazale está considerada como una de las más tristes de Hollywood.

Por esto, el director rodó, en primer lugar, todas las escenas en las que debía aparecer el frágil intérprete. Cazale nunca llegó a ver estrenar la película, murió antes de finalizar el rodaje. “No he visto a nadie tan devoto de una persona que se está muriendo”, admitió un desconsolado Al Pacino: “verla en ese acto de amor por el hombre que amaba era inconsolable. Cuando vi a esa joven allí con él, pensé que eso es lo más importante de la vida. Por muy buena actriz que sea, su historia con John es el recuerdo más importante cuando pienso en ella”.

La extraordinaria capacidad camaleónica de Meryl quedó una vez patente al encarnar a Margaret Thatcher en La dama de hierro

Tras fallecer Cazale, Meryl pasó una temporada, como ella misma admitió, en “piloto automático”. Su hermano le presentó al escultor Don Gummer; la relación entre ellos, según cuentan, arrancó de un flechazo amoroso; se casaron en septiembre de 1978 y, hoy por hoy, es su segundo y parece que definitivo amor. Tuvieron cuatro hijos: Henry (músico), Marie (actriz), Grace (modelo) y Louisa (diseñadora de moda). En febrero de este 2019, con 69 años, se ha convertido en abuela; su hija Marie dio a luz y, por el momento, solo ha trascendido que ha sido un varón. Un nuevo reto para nuestra actriz, y no tengo la menor duda que interpretará magistralmente su papel como abuela.

Ha sabido mantenerse ajena al trajín de los paparazzi, y siempre ha sido una firme defensora de su vida privada. Este gremio, tan insoportable para muchas celebridades, la respeta y la deja en paz, saben que con ella no hay escándalos que publicar. Decía, al principio, que Nueva York, en agradecimiento a su labor filantrópica, le ha dedicado un día. Meryl es portavoz del Museo Nacional de Historia de la Mujer; es activa defensora del movimiento feminista, sin olvidar su generosa aportación económica a varias organizaciones humanitarias de la gran manzana.

Yo, como periodista, me sumo al sentir de los neoyorquinos y la considero mi actriz favorita. Este 27 de mayo brindaré a su salud.

Ángel Domingo Pérez

Comentarios

  1. Anónimo dice:

    Hermosa nota, sobre una hermosa persona! Mil felicitaciones, un placer leerte desde el otro lugar del.mundo. Saludos desde Argentina.

  2. Celia dice:

    Ángel, enhorabuena por este artículo
    Desde que vi Kramer contra Kramer, esta actriz me cautivó.
    También es una de mis actrices favoritas.
    Gracias por este artículo que me ha permitido conocer más a fondo a esta gran actriz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies