Mundo Yold. Hoy recordamos al músico y cantante que sufrió discriminaciones racistas y el repudio de su comunidad

Nat King Cole, el exitoso cantante afroamericano discriminado por ambos bandos

Carmen Matas
15 febrero, 2021

 Número de Comentarios (0)

En los años 40, solo Sinatra le superó en éxito. Hoy hablamos de Nat King Cole, uno de los mejores pianistas y cantantes de jazz de la historia, del que se dice que era el cantante favorito del presidente John F. Kennedy. Pero su éxito fue cosechado en la época de la segregación racial y sufrió las consecuencias de la misma, tanto por parte de la población blanca, como de la comunidad afroamericana.

Hablar de Nat King Cole es hablar nada menos que de uno de los más aclamados pianistas en la era del swing, además de uno de los mejores cantantes de toda la historia del jazz. Y las cifras le avalan, ya que llegó a vender más de 75 millones de discos en todo el mundo. Y en una época en la que contó con contemporáneos como Frank Sinatra, Perry Como y Dean Martin, decir que alcanzó tal éxito es especialmente meritorio. Y además lo hizo con todo en contra: siendo negro en plena época de la segregación racial en Estados Unidos.

Los inicios en la música de Nathaniel Adams Coles, como era su nombre completo, fueron casi una réplica de los de tantos y tantos artistas afroamericanos de la primera mitad del siglo XX. Nacido en el sur, concretamente en Alabama en 1917, Cole era hijo de un ministro de una Iglesia Baptista y de la directora del coro de la iglesia. De su madre aprendió a tocar el piano y pronto descubrió la música gospel, que reemplazó en su corazón por el jazz tras el traslado de su familia a Chicago.

Llegó a vender más de 75 millones de discos en todo el mundo.

A los quince años, dejó sus estudios y se convirtió en músico a tiempo completo y comenzó a actuar por toda la geografía estadounidense, adquiriendo el sobrenombre de King, que terminó por insertar en su alter ego artístico. Fundó su propia banda, el Nat King Cole Trio, con la que iría ganando en popularidad a lo largo de la década de los 40, compuesta por Nat al piano, Oscar Moore a la guitarra y Wesley Prince al bajo.

Un volcán de talento
A Cole se le consideraba un pianista de jazz brillante. Apareció en los primeros conciertos de Jazz at the Philharmonic, un grupo que supuso toda una revolución e impuso un estilo que más tarde imitarían otros grandes del jazz y del blues como James Brown y Ray Charles. Sin embargo, aunque Cole había cantado diversas baladas con su trío, se avergonzaba de su voz y jamás se consideró un buen cantante.

Al comienzo de su carrera se avergonzaba de su voz y jamás se consideró un buen cantante.

Hasta que se dio una de esas casualidades que cambiaron el rumbo de un artista. En mitad de una de sus actuaciones, un espectador algo perjudicado por el alcohol pidió a la banda que tocase una canción con parte vocal, que acabó interpretando Cole a pesar de sus reticencias. El público no daba crédito a aquel talento escondido en sus cuerdas vocales y Cole dio un giro a su carrera, que comenzó a explotar a través de su piano y su voz. El primer indicador de su éxito llegó cuando (I Love You) For Sentimental Reasons superó el millón de unidades vendidas en Estados Unidos.

¿Su increíble balance? Más de 100 sencillos y 20 álbumes en las listas de éxitos estadounidenses en un período de 20 años. Suficiente para ubicarlo solo detrás de Sinatra como el cantante pop más exitoso de su generación.

Éxito en Latinoamérica
Nadie se explica porqué y cómo ocurrió, pero en 1958, Nat King Cole extendió aún más su popularidad mundial a los países hispanohablantes al grabar algunas de sus interpretaciones en español.

Tuvo más de 100 sencillos y 20 álbumes en las listas de éxitos estadounidenses en un período de 20 años.

En estudios de La Habana y México grabó su primer LP en español, titulado Cole Español acompañado por la orquesta de Armando Romeu hijo y de un conjunto de mariachis. Este álbum tuvo tanto éxito que comenzaron a lloverle multitud de contratos para actuar en muchos de los países de América Latina. Después de éxitos como Ansiedad, Cole grabó dos discos más en español: A Mis Amigos, en 1959 y More Cole Español en 1962.

El lado oscuro de su carrera
Pero detrás de la siempre presente sonrisa, Nat King Cole escondía la tristeza por las desagradables situaciones de racismo y discriminación que él y su familia tuvieron que sufrir. Como destacado artista afroamericano durante la tumultuosa era de la segregación racial en Estados Unidos, el artista se encontró en muchas ocasiones con la enemistad, tanto de blancos, como de los propios afroamericanos.

Por un lado, sus esfuerzos de integración incluyeron demandar a los hoteles que se negaron a admitirlo. Además, también recibió muchas críticas por parte de los activistas pro derechos civiles, que le atacaron por no hacer lo suficiente por la causa.

Cuando se mudó con su familia a una exclusiva urbanización de Los Ángeles, recibió constantes insultos racistas e incluso incendiaron su jardín.

El pianista y cantante de jazz ya era toda una estrella cuando decidió mudarse en 1948 a uno de los suburbios más acomodados de Los Ángeles, Hancock Park, que contaba con prestigiosos residentes como Howard Hughes, Katherine Hepburn y Mae West. Cole y su familia eran los primeros afroamericanos en instalarse en el barrio, y desde luego sufrieron las consecuencias.

Su llegada provocó una tormenta de protestas, comenzando con una batalla legal por parte de la Asociación de Propietarios de Hancock Park para tratar de evitar que él comprara la casa. Cuando eso no funcionó, la asociación trató por todos los medios comprarle la casa a la estrella, también sin éxito. Mientras tanto sufrieron meses de abuso, en los que su perro fue envenenado, recibían constantes insultos racistas e incluso incendiaron su jardín. El mismo convenio de la propiedad indicaba explícitamente que el complejo de viviendas esa solo para blancos y no para “cualquier persona cuya sangre no sea enteramente de raza caucásica”. La única excepción para admitir afroamericanos era si estaban allí en “calidad de sirvientes”.

Afortunadamente para la familia Cole, el mismo año en que se mudaron a Hancock Park, un fallo del Tribunal Supremo de Estados Unidos prohibió los convenios de propiedad que discriminaban por raza.

Tras esta amarga situación, Cole fue asaltado en 1956 durante un concierto en Birmingham (Alabama) con Ted Heath Band. Antes de aquella actuación habían circulado fotografías de Cole con una mujer blanca y tres hombres irrumpieron en el escenario y golpearon a Cole fuertemente, incluso con la banqueta de su piano. El concierto no pudo terminar.

Oposición de la comunidad afroamericana
Después del ataque en Birmingham, Cole dijo: “No he participado en ninguna protesta. Tampoco me he unido a una organización que luche contra la segregación. ¿Por qué me atacan?”. Tras ello, aseguró que solo quería olvidar el incidente y continuar tocando para las audiencias segregadas en el sur, alegando que, por más que hiciera, él no podía cambiar la situación de un día para otro. Algo que, por supuesto, le trajo muchos problemas con los movimientos que defendían los derechos de los afroamericanos.

En concreto Roy Wilkins, secretario ejecutivo de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color, conocida como NAACP, le escribió un telegrama que decía: “Usted no se ha involucrado lo más mínimo por cambiar las costumbres o las leyes del sur. Ese ataque que ha sufrido indica claramente que el fanatismo organizado no hace distinción entre los que no desafían activamente la discriminación racial y los que lo hacen. Esta es una lucha de la que ninguno de nosotros debería escapar. Lo invitamos a unirse a nosotros en una cruzada contra el racismo”.

Diarios como el Chicago Defender aseguraron que las actuaciones de Cole, para públicos completamente integrados por personas blancas, eran un insulto a su raza. El New York Amsterdam News, por su parte, dijo que “miles de negros de Harlem que adoraban a Nat King Cole le han dado la espalda después de que el célebre cantante haya anunciado que continuará cantando para audiencias de blancos. Reproducir los discos de Cole sería apoyar sus ideas traidoras”.

Profundamente herido por las críticas de la prensa negra, Cole cambió radicalmente de actitud, dejando clara su total oposición a la segregación racial y uniéndose a otros artistas en el boicot de los lugares segregados. Además, se convirtió en miembro vitalicio de la rama de Detroit de la NAACP y hasta su muerte en 1965, participó muy activamente en su causa, desempeñando un papel importante en la planificación de la conocida Marcha de Washington de 1963.

¿Conocías a Nat King Cole? ¿Y sus problemas en la época de la segregación racial en EE.UU.? No dudes en compartir tus sensaciones con nosotros a través de los comentarios o en alguna de nuestras redes sociales. ¡Nos vemos muy pronto!

Más información:

https://www.nndb.com/people/460/000031367/

Comentarios

  1. Manuel dice:

    Siempre he creído y muy convencido que la discriminación racial es parte de la propia descomposición social de un sistema manejado por el gran capital y gran poder y que por lo tanto no es problema de razas o etnias raciales sino de clase social como el que ostenta las grandes burguesías más aún en el seno de las grandes potencias y hoy en día eso prosigue aunque lo nieguen pues ver hechos y no buenas intenciones

  2. José Gómez dice:

    Soy músico venezolano ya retirado de la parte comercial (75 años), pero sigo siendo admirador de El. Era muy joven cuando mi Cuñado quien luego se casara con una de mis hermanas y en noviazgo un Diciembre le regaló un Tocadisco de alta fidelidad. Recuerdo que también le trajo varios Long play y entre ellos el de Nat King Cole donde grabó el Tema “Ansiedad” de Chelique Sarabia, el cual tuvo mucho éxito. Recuerdos inolvidables.

  3. Adriana dice:

    Felicitarlos no sólo por este artículo, sino por todo lo que publican. Hacen una excelente labor!!! Gracias por brindar calidad a sus seguidores!!! Un fuerte abrazo.

  4. GRETA MARTIN dice:

    EXCELENTE artículo de uno de los grandes del JAZZ.
    Sencillamente GRACIAS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies