Mundo Yold. En el Día de los Derechos Humanos rescatamos la historia de Olga Lengyel

Olga Lengyel, la superviviente de Auschwitz 

 

Carmen Matas
9 diciembre, 2022

Es uno de los testimonios ocultos del horror de los campos de concentración de la Alemania nazi. Olga Lengyel, médica húngara, fue trasladada a Auschwitz junto a toda su familia, pero solo ella sobrevivió al infierno. Fue una de las primeras en plasmar su testimonio en un libro: Los hornos de Hitler.

El 10 de diciembre se celebra el Día de los Derechos Humanos, conmemorando la jornada en la que, en 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En Gente Yold también hemos querido conmemorar este día, rescatando la gran historia de una valiente mujer, que no nos cabe duda de que es una absoluta desconocida para muchos. Se trata de Olga Lengyel.

Esta médica y escritora húngara, superviviente del Holocausto en uno de los campos de concentración más duros que existió -el de Auschwitz- es un ejemplo de fortaleza y resiliencia. Completamente engañada por los alemanes, fue trasladada a este campo junto a sus padres, hijos y esposo. Todos perecieron allí, ella fue la única superviviente. A pesar del dolor y la brutalidad, tuvo las fuerzas suficientes para plasmar su testimonio en el que se posiciona como uno de los primeros libros que relatan en primera persona las atrocidades de los campos de exterminio nazis: Los hornos de Hitler.

Esta médica y escritora húngara, superviviente del Holocausto, es un ejemplo de fortaleza y resiliencia.

Una médica con una vida normal
Olga Lengyel nació en 1908, en Transilvania (hoy Rumanía; en aquel entonces una de las regiones del Reino de Hungría). Olga estudió Medicina en su país natal y contrajo matrimonio con el también médico Miklos Lengyel. En 1938, el doctor Lengyel había fundado su propio hospital, del que era el director, y contaba con un excelente prestigio en el gremio, por haber consagrado mucho tiempo y trabajo a proyectos sociales, para ayudar a aquellos que no tenían un acceso fácil a la sanidad.

Pero la invasión nazi de Europa cambió la vida de esta familia. En 1944, Olga Lengyel fue deportada a Auschwitz junto con su familia. Lo hizo bajo un absoluto engaño, una de las artimañas que utilizaban los alemanes para movilizar a familias enteras a los campos de concentración. En mayo de ese mismo año, su marido había recibido una oferta para trabajar en un hospital de Alemania. En realidad había sido delatado por su condición de judío.

En 1944, Olga Lengyel fue deportada a Auschwitz junto con sus padres, esposo y dos hijos. Lo hizo bajo el absoluto engaño de los alemanes.

Tras un viaje de siete días en trenes de transporte de ganado, llegaron al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, en las zonas polacas anexadas a la Alemania Nazi.

Llegada al horror
La familia de Olga fue separada y al poco de llegar, tanto sus padres, como sus hijos, fallecieron en las cámaras de gas. Su marido moriría con la liberación del campo, de manera que Olga se convirtió en la única integrante de su familia que consiguió sobrevivir al infierno nazi.

Olga fue tatuada con el número 25.413 y se le obligó a trabajar en la enfermería del campo. Allí participó en actividades de resistencia clandestina, especialmente con los franceses, ayudando en el contrabando de explosivos y también colaborando en objetivos concretos, como la demolición de uno de los hornos crematorios.

A finales de 1944 mientras las fuerzas aliadas por el oeste y las tropas soviéticas por el este se acercaban, los alemanes evacuaron a la población en lo que se denominaron las “marchas de la muerte”. El objetivo era eliminar cualquier evidencia sobre la existencia de los campos de concentración. Miles de prisioneros débiles y enfermos, después de soportar durante meses o años el hambre, el maltrato, las epidemias, el frío y la esclavitud del trabajo forzado, fueron obligados a caminar durante cientos de kilómetros sin agua ni comida. Fue en este momento cuando el marido de Olga falleció.

En enero de 1945 las tropas soviéticas llegaron a Auschwitz y los prisioneros que quedaban en el campo fueron liberados, entre ellos Olga Lengyel, la única superviviente de su familia. Participó como testigo en los juicios de Bergen-Belsen y Auschwitz, declarando contra los generales nazis y sus experimentos científicos con los prisioneros. En estos juicios, los acusados enfrentaron cargos por crímenes contra la humanidad.

Olga se convirtió en la única integrante de su familia que consiguió sobrevivir al infierno nazi.

La primera en relatar el infierno de los campos de concentración
Tras la liberación, Olga se marchó a Francia, donde en 1947 publicó su libro Los hornos de Hitler, uno de los primeros testimonios en los que se relataba el infierno del Holocausto. En él, la escritora y médica describía sus desgarradoras vivencias en Auschwitz-Birkenau. Treinta años más tarde, su vívida exposición sobre los campos de exterminio inspiró la galardonada novela Sophie’s Choice, de William Styron.

Participó como testigo en los juicios de Bergen-Belsen y Auschwitz, declarando contra los generales nazis.

Olga se casó de nuevo, con Gustav Aguirre. Ambos decidieron mudarse a La Habana, pero tuvieron que marcharse en 1962 debido a la revolución comunista de Fidel Castro. De manera que ambos eligieron Nueva York como el lugar en el que asentarse. Allí, Olga fundó la Biblioteca Conmemorativa y la Colección de Arte de la Segunda Guerra Mundial, autorizada por la Universidad del Estado de Nueva York y cuyo objetivo era mantener la memoria de todos los que sufrieron y murieron bajo los horrores del régimen nazi.

Hoy en día, en lo que fue su casa en Nueva York, se encuentra el Instituto Olga Lengyel, donde se puede hacer un recorrido por su vida y explorar su crucial experiencia. Es parte del legado de Olga y trata de dar seguimiento a su misión de educar activamente a las generaciones futuras sobre el Holocausto y otros genocidios, así como destacar la esencial trascendencia del respeto a los derechos humanos.

¿Conocías la historia de Olga Lengyel? ¿Sabías que su testimonio es uno de los primeros que relataron los horrores de los campos nazis? No dudes en compartir tus sensaciones con nosotros a través de los comentarios o en alguna de nuestras redes sociales. ¡Nos vemos muy pronto!

Más información:

Entrevista a Olga Lengyel: https://www.toli.us/video/olga-lengyel/

Comentarios

  1. Mario A. Gutiérrez dice:

    Olga Lengyel no fue liberada, ella escapó de la formación durante la marcha de la muerte en la que la conducirían a lo que ella supone habría Sido el interior de Alemania. Pero tuvo ocasión de escapar en Polonia y ocultándose y recibiendo apoyo de algunos ciudadanos, logró escabullirse de las garras de los soldados alemanes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies