Mundo Yold. El “rubio” de Lo que el viento se llevó tuvo un insólito y dramático final 

Recordando a Leslie Howard, que murió como un héroe en Galicia

 

 

 

Inés Almendros
31 enero, 2022

Fue, en el cine, el amor imposible de Scarlett O’Hara. Estaba considerado uno de los actores más elegantes y exitosos de su época. Pero falleció de forma temprana y repentina cuando su avión fue atacado por los nazis en Galicia, durante la Segunda Guerra Mundial. Según su ex amante,  Conchita Montenegro, vino a España a ejercer una importante misión diplomática, sin embargo, el misterio de su muerte permanece. Hoy recordamos a Leslie Howard y su triste desaparición.

Mientras que Rhett Butler (Clark Gable) intentaba conquistar a Scarlett (Vivian Leight), en Lo que el viento se llevó, la protagonista se pasó toda la cinta suspirando por su gran amor, que no era otro que el educado y elegante Ashley, interpretado magistralmente por Leslie Howard. El estreno de la película en 1939 catapultó a la gloria a todos sus protagonistas, pero para entonces Howard ya era uno de los nombres más consolidados del cine internacional, con un amplio palmarés e interpretaciones memorables en títulos de éxito como La Pimpinela Escarlata (1934), El bosque petrificado (1936), Pigmalión (1938) o Intermezzo (1939). Además de su trabajo como actor, fue también un buen escritor, autor de varias obras de teatro y colaborador de periódicos y revistas como The New Yorker, Vanity Fair o Reader’s Digest.

Howard había nacido en Londres en 1893; su padre era judío húngaro, y su madre pertenecía a una rica familia londinense, de origen ruso y judío.

Su primer empleo fue en un banco, gracias a su padre, que trabajaba en la bolsa londinense. Sus orígenes judíos le hicieron siempre tener una mentalidad precavida contra el racismo, y ser posteriormente un convencido antinazi.

En los años veinte, llegó incluso a tener su propia productora de cine, y en los treinta ya era uno de los galanes de mayor éxito tanto en el Reino Unido, como en Hollywood.

Se alistó de forma voluntaria en la Primera Guerra Mundial, pero causó baja por su salud, y fue a su vuelta a la vida civil, sobre 1916, cuando decidió dedicarse a lo que había sido su gran afición: el teatro.

También fue conocido por sus escarceos con sus compañeras

Su fina estampa, su elegancia natural y sus dotes de actor le ganaron desde el principio excelentes críticas y pronto le abrieron también las puertas del cine. Su primera película fue Outward Bound, dirigida por Robert Milton. En los años veinte, llegó incluso a tener su propia productora de cine, y en los treinta ya era uno de los galanes de mayor éxito tanto en el Reino Unido, como en Hollywood. El éxito mundial de Lo que el viento se llevó consolidó su leyenda.

En una de sus primeras obras de teatro

Mujeriego empedernido
En su vida personal, aunque se casó muy joven con Ruth Evelyn Martin, madre de sus dos hijos, el actor mantuvo una vida de continuos escarceos e infidelidades; en los sets de rodaje, eran famosos sus coqueteos con las actrices con las que trabajaba, con algunas de las cuales mantuvo sonados romances.

Ruth y Leslie

Uno de sus grandes amores fue la bailarina y actriz española Conchita Montenegro. La relación se acabó cuando ella conoció a Ricardo Giménez Arnau, con el que se casaría.

Su esposa Ruth

Sin embargo, pese a su doble vida, Leslie nunca consideró la separación de Ruth, pues pensaba en el matrimonio como la pieza fundamental de una familia. En los últimos años ambos habían negociado y aceptado una forma de vida particular: durante la semana, Leslie vivía con su amante Violette Cunnington, que era también su secretaria; el fin de semana se trasladaba a su domicilio familiar.

Sería precisamente Ruth quien consolaría a su marido por la muerte de su amante. El cariño familiar se mantuvo durante toda su vida, y tras su muerte, sus hijos escribieron sendos libros dedicados a su padre, hablando maravillas de él.

Con su amante, Violette Cunnington

Cuando Violette falleció en 1942 por una neumonía, sería precisamente Ruth quien consolaría a su marido por la muerte de su amante. El cariño familiar se mantuvo durante toda su vida, y tras su muerte, sus hijos escribieron sendos libros dedicados a su padre, hablando maravillas de él. Su hijo, Ronald Howard también se convertiría en un famoso actor, sobre todo por su trabajo en la serie de televisión Sherlock Holmes.

Con su hija, que le adoraba

En 1939, pese al grandioso éxito en Estados Unidos de Lo que el viento se llevó, Howard estaba más preocupado por cómo los acontecimientos avanzaban en Europa. Por eso, en ese mismo año, pese al comienzo de la guerra, decide regresar al Reino Unido -junto con toda su familia y también su amante Violette- para apoyar al Gobierno británico contra los alemanes. Desde ese momento, se dedicó exclusivamente a trabajar a favor de la propaganda militar de los aliados, realizando emisiones radiofónicas semanales y películas como Pimpernel Smith (1941), The First of the Few (1942), The Gentle Sex (1943), o The Lamp Still Burns (1943), que se estrenó después de su muerte. Según se sabría con los años, Leslie también realizó tareas especiales de diplomacia.

Con Bette Davis, en Cautivo del deseo

Un ataque incomprendido
En mayo de 1943 Howard vuela al Madrid de la postguerra. A su vuelta, el 1 de junio de 1943, su avión, un 777 de la BOAC, fue abatido por cinco cazas de la Luftwaffe frente a la costa de Cedeira (La Coruña). Su cuerpo jamás fue encontrado. No hubo supervivientes entre los pasajeros del avión.

Su avión, un 777 de la BOAC, fue abatido por cinco cazas de la Luftwaffe frente a la costa de Cedeira (La Coruña). Su cuerpo jamás fue encontrado.

Jamás hubo una explicación clara y oficial para el derribo del vuelo 777; pese a estar en guerra, los aviones militares no atacaban naves civiles. A lo largo de los años, surgieron múltiples y distintas teorías; según algunas, los alemanes estaban convencidos de que en el interior de la nave viajaba Winston Churchill, o alguna otra personalidad importante del Gobierno inglés. También hubo quien afirmó que Leslie era objetivo de los alemanes, por sus acciones a favor de la propaganda antinazi, y que, además, en aquel vuelo viajaban otros muchos colaboradores de los aliados. La mayor parte de las explicaciones, sin embargo, consideran el ataque como un simple, pero terrible error, de los aviadores nazis.

Como Ashley en Lo que el viento se llevó

Muchos años después de su muerte, Conchita Montenegro, ex amante de Howard, -que en 1943 entonces ya estaba establecida en España-, confesaría en público el auténtico motivo del viaje del actor. Según le relató al escritor José Rey-Xímena (autor de El vuelo de Ibis, sobre la muerte de Howard), Leslie vino a España por orden directa de Winston Churchill para entrevistarse con el General Franco y conseguir del mismo una especie de garantía de que España no se aliaría con Hitler, ni participaría en la Segunda Guerra Mundial; a cambio de ello Inglaterra se comprometería a reconocer al gobierno español. Según Conchita, fue su entonces marido Giménez Arnau quien hizo de intermediario en la entrevista. Sin embargo, la explicación de Montenegro tampoco ayudó a aclarar porqué el vuelo de Leslie fue atacado.

En este precioso mirador de Cedeira, un pequeño monumento de piedra recuerda al actor

Hoy en día, un pequeño monumento cercano a Cedeira y a San Andrés de Teixidó, en Galicia, recuerda a Leslie, un hombre que dejó Hollywood en plena gloria para ser fiel a sus ideas y ponerse al servicio de Su Majestad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies