Mundo Yold. Explorando el talento ilimitado de un genio adelantado a su tiempo

Un cineasta del siglo XXI

Angel Domingo
2 marzo, 2020

 Número de Comentarios (0)

Hoy recordamos, con la ayuda de Ángel Domingo, una excepcional figura de la historia del cine, pues esta semana -en concreto, el día 7- se cumple el aniversario de su fallecimiento. Con él hemos viajado al espacio; explorado la perturbadora mente de un pedófilo; experimentado el horror de la guerra y de la violencia en una sociedad paranoica y temblado de pánico en un boscoso laberinto nevado… Hablamos, claro, de Stanley Kubrick.

Stanley Kubrick (26 de julio de 1928, Manhattan, Nueva York) fue director de cine, guionista, productor y fotógrafo. Considerado por muchos como uno de los cineastas más influyentes del pasado siglo, destacó tanto por su precisión técnica, como por la compleja estilización de su estética cinematográfica.

Kubrick es, sin duda, uno de los más admirados y a la vez controvertidos directores de la historia del cine

Nacido en el seno de una familia judeo-americana, estudió en la Talf High School. Con tan solo 16 años se dio a conocer como fotógrafo gracias a las instantáneas que tomó a su profesor mientras leía Hamlet. y que publicó la prestigiosa revista Look. Solo un año después, la misma revista le contrató como reportero gráfico, labor que compaginó colaborando, en momentos puntuales, para la revista Life durante algún tiempo. Este trabajo le llevó a ser considerado, a los 21 años, como uno de los mejores fotógrafos de Estados Unidos.

Look le publicó uno de sus primeros trabajos fotográficos

Con este prestigio, su paso al cine puede ser considerado como algo natural, y lo hizo de forma autodidacta con dos documentales; un primer corto realizado en 1949 que tituló The day of the fight (Día de combate), y el segundo, en 1951, realizado en México, fue Flying Padre.

En 1953 abandonó su trabajo en Look y, juntando sus propios ahorros con los de su familia, realizó el primer largometraje: Miedo y deseo (Stanley Kubrick, 1953), que  resultó todo un fracaso y fue retirado por él mismo al poco de estrenarse. La segunda película: El beso del asesino (1955) corrió la misma suerte.

Kubrick haciendo un reportaje fotográfico en los primeros tiempos de su carrera

Mientras tanto, sobrevivió participando en torneos de ajedrez y tocando la batería en un grupo de jazz. A los 26 años fundó con James B. Harris la compañía Harris-Kubrick Pictures, que produjo sus tres siguientes películas.

La primera, Atraco perfecto (Stanley Kubrick, 1956) tuvo gran éxito en taquilla. Las siguientes producciones también triunfaron, especialmente el deslumbrante filme antibelicista Senderos de gloria (Stanley Kubrick, 1957). Y solo tres años después filmaría la superproducción Espartaco (Stanley Kubrick, 1960), que consiguió cuatro Oscar: Fotografía, Vestuario, Dirección Artística y Mejor Actor Secundario para Peter Ustinov.

Kirk Douglas, en Senderos de gloria, uno de los mejores papeles de toda su carrera

La brillante década de los sesenta también incluiría ¿Teléfono Rojo? Volamos hacia Moscú (Stanley Kubrick, 1964), 2001: Una odisea en el Espacio (Stanley Kubrick, 1968) y la archiconocida La naranja mecánica (Stanley Kubrick, 1971), cuya versión completa tuvo que esperar a ser proyectada en 1991 para incluir las escenas que tuvieron problemas con la censura. Otro de sus grandes éxitos fue Lolita, (Stanley Kubrick, 1962), cinta que fue retirada de la taquilla británica a petición del propio director, que la consideró una perversión impropia del cine.

Malcolm McDowell es el sádico protagonista de La naranja mecánica

Todos sus trabajos son reconocibles por su exquisita fotografía y sus precisos movimientos de cámara. Por si fuera poco, en todas las películas proponía una visión novedosa en lo referente a los aspectos técnicos de filmación, llegando incluso a reconstruir los géneros. Por poner algunos ejemplos: brilló en el tema futurista con 2001: Una odisea del espacio; su impresionante filme de terror El resplandor (Stanley Kubrick, 1980), o la emotiva cinta histórica Barry Lindon (Stanley Kubrick, 1975).

Los interiores de 2001, por su innovadora estética, supusieron un antes y un después en la producción de películas de ciencia ficción 

El legendario astrónomo Carl Sagan fue uno de sus asesores para 2001, y le ayudó a conseguir la máxima veracidad científica en esta producción futurista.

Es notoria su admiración por Woody Allen, tanta que llegó a ofrecerle un papel protagonista en su última película, Eyes Wide Shut (Stanley Kubrick, 1999), oferta que el neoyorquino declinó. Antes de comenzar este rodaje, la Warner Bros exigió que contratara a estrellas del momento para los papeles principales y así lo hizo; eligió a Nicole Kidman y Tom Cruise. Este filme aparece en el libro Guinness como la película con el rodaje más largo de la historia, 400 días, cuando lo previsto eran seis meses.

En el rodaje de Senderos de gloria

Su obsesivo modo de buscar la perfección le ocasionaba numerosos problemas en la relación con sus colaboradores; muchas de sus reuniones de trabajo podían durar un día entero, y si alguna duda lo asaltaba durante la madrugada, tenía la costumbre de llamar a sus colaboradores para que trabajasen por solucionarla.

Su obsesivo modo de buscar la perfección le ocasionaba numerosos problemas en la relación con sus colaboradores.

Una curiosidad muy llamativa es la creación del nombre de la maquiavélica computadora que controla las funciones vitales de la nave espacial Discovery en la película 2001: Una odisea en el espacio. El nombre HAL corresponde a las letras inmediatamente anteriores a IBM, ya que la compañía tecnológica se negó rotundamente a que sus siglas estuvieran ligadas a un aparato tan terrorífico.

Jack Nicholson interpreta al memorable psicópata de El resplandor

El legendario astrónomo Carl Sagan fue uno de sus asesores para el filme espacial, y le ayudó a conseguir la máxima veracidad científica en esta producción futurista.

Otra curiosidad es la alarmante preocupación que tuvo en vilo a nuestro protagonista debido a la llegada a Marte de la sonda Mariner 4. El cineasta pasó noches sin dormir, aterrado por la posibilidad de que revelara las primeras imágenes de alienígenas en el Planeta Rojo, lo que provocaría que su guion quedara obsoleto. Esta preocupación le obsesionó hasta el punto de que llegó a pensar que la NASA intentaba boicotear su proyecto cinematográfico con el lanzamiento de la sonda.

Al conocer la airada reacción de la prensa británica, ante la distribución de La Naranja mecánica, el propio Stanley propuso al gobierno la retirada del filme en aquel país, donde no pudo verse hasta 1999.

Nicole Kidman hace una interpretación intensa e inolvidable en Eyes wide shut

Eyes wide shut aparece en el libro Guinness como la película con el rodaje más largo de la historia: 400 días.

Y, sin embargo, todas estas cualidades o, más bien contratiempos, no pudieron impedir que Stanley fuera despedido por primera y única vez como director; ocurrió durante el rodaje de El rostro impenetrable (Marlon Brando, 1960), protagonizado por Marlon Brando. El obsesivo perfeccionismo de Stanley terminó por exasperar al afamado actor, quién influyó para que la productora le despidiese y dirigir él mismo el filme. Una pena, ¡a saber qué habría sido de un western dirigido por Stanley!

Riendo en un apocalíptico escenario durante un rodaje

En cuanto a su vida amorosa, Kubrick se casó en tres ocasiones. Con su primera mujer, Toba Metz, novia desde el instituto, estuvo casado desde 1948 a 1951. Solo un año después de separarse, conoció a la que sería su segunda esposa, la bailarina y escenógrafa teatral Ruth Sobotka; vivieron juntos en Hollywood hasta su divorcio en 1957. Posteriormente, se relacionó con la actriz y bailarina Valda Setterfield sin llegar a contraer matrimonio; por último, desde 1958 hasta 1999 vivió un largo matrimonio con Christiane Susanne Harlan, actriz, bailarina, pintora y cantante de origen alemán, a la que proporcionó un pequeño papel en su filme Senderos de gloria (Stanley Kubrick, 1957). Tuvieron dos hijas: Anya Renata y Vivian Vanessa.

Es famoso el perfeccionismo obsesivo del director

Un suceso como la llegada del hombre a la Luna no debería tener relación negativa con nuestro cineasta, sin embargo muchas personas hablan de un proyecto llamado Operación Luna. Al parecer, el Presidente Nixon, desconfiado por que las imágenes reales de la histórica misión lunar no pudiesen llegar a la Tierra, o en el caso de que si llegasen, fueran de muy mala calidad, encargó a Kubrick filmar un simulacro, que en caso de necesidad, sustituiría a las imágenes reales. Años más tarde, se corrió la voz de que, realmente, las imágenes que vimos fueron las filmadas por nuestro protagonista y que el Gobierno estadounidense consideraba a Kubrick un testigo incómodo, por lo que era conveniente deshacerse de él. Esta trama, nunca probada como cierta, llegó a sus oídos y decidió encerrarse en su castillo de Chidwickbury Manor (Reino Unido) y no volver a salir al exterior. Cuando algún periodista llamaba a su puerta solía contestar por el telefonillo: Kubrick no vive aquí’. De hecho, tras su fallecimiento ocurrido el 7 de marzo de 1999, sus restos fueron enterrados en el jardín junto a su árbol favorito.

Stanley Kubrick, aparte sus obsesiones y fobias personales, nos dejó películas que son obras maestras del cine. ¡Gracias maestro!

Ángel Domingo Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies