Vientos de Oscar para Vanessa Kirby

 

 

 

Angel Domingo
29 enero, 2021

 Número de Comentarios (0)

Cuando una película llega a las salas de cine precedida de premios en importantes festivales, como es este caso, suscita en el espectador un interés inmediato. La cinta fue estrenada el 4 de septiembre y ahora se puede ver en Netflix.

Fragmentos de una mujer (Kornél Mundruczó, 2020) fue presentada a concurso en el Festival de Venecia 2020 y consiguió la Copa Volpi al mejor intérprete, en este caso para Vanessa Kirby. Horas después Netflix compró la película que, este pasado 7 de enero, fue estrenada en España.

Pude verla hace un par de días y tuve la certeza de que V. Kirby conseguirá la estatuilla 2021; sin embargo la película posiblemente pase al olvido. ¿Qué tiene una cinta que lanza al estrellato a una actriz pero que a ella solamente le sirve de soporte?

Veamos: Kornél Mundruczó (Gödöllő, Hungría, 1975) debuta en el formato largo después de haber tenido un cierto éxito en cortometrajes como Afta © (2001), drama sobre la adolescencia. En Perdido y encontrado (2005), de seis episodios, este joven director nos habla del choque inter generacional en un país dentro del bloque soviético; cinta que fue premiada en el Festival de Mar del Plata. Johanna (2005), adaptación moderna de Juana de Arco, fue galardonada en el Festival de Chicago y en el de Sevilla como mejor película ese año. Semilla de maldad (2010) narra la historia de Rudi, que sale de un orfanato para buscar a su padre, pero no es bien recibido y acaba en un casting, consiguiendo ser protagonista en una película. Nominada en Cannes como mejor película, vuelve a conseguir en Sevilla el premio mayor. Cito estos cortometrajes entre varios más.

En Fragmentos de una mujer adapta el guion que su esposa, Kata Wéber, había concebido como obra de teatro. Al parecer esta pareja trata de sublimar una pérdida parecida a la que la película cuenta.

El húngaro opta por alterar el orden narrativo que suele ser habitual en las producciones cinematográficas. Decide comenzar por el clímax de la trama, construyendo, eso sí, magistralmente un creíble falso plano-secuencia de 23 minutos de duración en el que la interpretación de Vanessa Kirby como Martha Weiss, joven primeriza ante un parto que se complica, es razón suficiente para que esta actriz consiga el Oscar a la Mejor Interpretación en 2021.

Técnicamente este arranque sorprendente es toda una lección de fotografía, movimientos de cámara, música, caracterización y vestuario… En cuanto a lo narrativo, es todo un tsunami de sentimientos que se cruzan: ilusión, esperanza, esfuerzo por sobrevivir ante momentos de dudas, desesperación y peligro por perder la vida.

Vista la primera media hora, el espectador tiene la sensación de que ya está todo dicho. El resto de la película, al director se le va por las ramas: un racimo de historias relacionadas con la protagonista, pero de carácter accesorio en la trama, que pasan a primer plano sin ningún tipo de justificación.

Por otra parte considero justo valorar las buenas interpretaciones de actores y actrices que ponen cara a familiares de Martha Weiss: Shia LaBeouf, actor y director estadounidense (Los Ángeles, California, 1986), polémico últimamente por su mal comportamiento en los rodajes, con expulsiones incluidas, interpreta al marido. En la escena inicial no desaprovecha la oportunidad de estar a la altura de las circunstancias. Ellen Burstyn (Detroit, 1932), Oscar y BAFTA en 1974 como Mejor Intérprete, ejerce de madre de nuestra protagonista. Molly Parker (Maple Ridge, Canadá, 1972), que en esta cinta le toca, incomprensiblemente, ser la mala de la película, es la comadrona culpable.

Pero estos buenos intérpretes pierden luminosidad debido al resplandor de Vanessa Nuala Kirby (Wimbledon, Londres, 1988).

Hija de un cirujano y una editora, tuvo muy clara su vocación desde muy pequeña; quiso ingresar en Bristol Old Vic Theatre School, pero fue rechazada, por lo que decidió tomarse un año sabático para despejarse. Es en el año 2008 cuando puede comenzar su andadura por el mediático mundo de la interpretación y lo hace en el teatro con The Miracle Worker. A partir de ese momento esta joven promesa alterna sus apariciones, tanto en los escenarios, como en la pantalla pequeña y grande. En 2010 tiene su primer papel en el cine con Lost and Love, aunque no sería hasta su aparición en la serie The Hour y Grandes esperanzas en la que aumentaría su popularidad. Kirby también ha participado en varias producciones, como The Rise, Una cuestión de tiempo o Reina y Patria. Entre 2015 y 2020 interpretó a la Princesa Margarita en la serie The Crown, a la Viuda Blanca en Mission: Impossible – Fallout, entre muchos trabajos más.

Por último, añadir que el veterano Martin Scorsese es productor ejecutivo en esta película. Algo bueno habrá observado en la cinta para apostar por ella; sus creadores e intérpretes.

Si ves esta película, seguramente entenderás el motivo por el que Vanessa Kirby merece formar parte del grupo de grandes estrellas de Hollywood.

Ángel Domingo Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies