Bien&Star Yold.  El estrés, la fatiga y el paso de los años tienen su reflejo en nuestra cara

Yoga facial: qué es y cómo ayuda a rejuvenecer tu piel

Guillermo Puche
6 noviembre, 2021

 Número de Comentarios (0)

¿Se pueden reducir arrugas de manera natural y prevenir la flacidez en el rostro? El yoga facial te da las herramientas para conseguirlo. En este artículo, los profesionales de enola.app, la primera plataforma de deporte personalizado para gente de +50 años, nos ofrecen consejos y ejercicios específicos. ¡No te los pierdas!

El estrés, la fatiga y el paso de los años tienen su reflejo en nuestra cara. Para cuidarla y revitalizarla, nuestro gran aliado es el yoga facial, una serie de técnicas y masajes que activan los músculos de nuestro rostro y cuello; y que, por tanto, mediante la estimulación de estos, consigue devolverles su firmeza y tono.

La especialista en yoga integral y terapéutico, y profesora en Enola, Elena Graell, nos cuenta que “con el paso del tiempo y el poco uso, la piel pierde elasticidad y envejece más rápido. Con el yoga facial, fortalecemos la musculatura, recuperando así una expresión más relajada y natural”.

Además de ayudarnos a tonificar y combatir la flacidez del rostro, con el yoga facial conseguimos oxigenar la piel y estimular la circulación de la sangre de la zona. Los diferentes movimientos, -al igual que en el yoga tradicional-, van acompañados de un control total de la respiración.

 

Nuestro rostro está formado por 43 músculos superficiales, pero existen unos músculos profundos que, por norma general, no estimulamos y que también forman parte de las zonas que ejercita el yoga facial:

  • Frente y entrecejo.
  • Párpados, ojeras, bolsas y patas de gallo.
  • Labios y líneas de marioneta (las arrugas que aparecen encima del labio).
  • Pómulos y surco nasogeniano (línea que va desde la aleta de la nariz hasta la comisura de los labios).
  • Papada, cuello y escote.

Ejercicios prácticos

¿Tú también quieres notar los beneficios del yoga facial? A continuación, te ofrecemos tres ejercicios que puedes practicar para estimular zonas que pueden darnos auténticos quebraderos de cabeza. Es importante que realices estas técnicas con la cara limpia, sin cremas ni aceites. Presta atención a cómo lo realiza Elena Graell, para que la práctica de estos movimientos sea efectiva. ¡Empezamos!

Yoga facial para aplacar las ojeras. Los factores genéticos, los cambios hormonales o los malos hábitos (como la falta de sueño o la mala alimentación) son algunas de las causas por las que aparecen estas inflamaciones en el párpado inferior.

Para combatir las ojeras, vamos a cerrar los ojos con fuerza mientras estiramos el párpado con la ayuda del dedo índice. Debemos acompañar la respiración con el movimiento, inhalando mientras tenemos los ojos relajados, y exhalando cuando apretamos. Realizamos este movimiento durante 10 segundos.

Yoga facial para combatir las patas de gallo

Las patas de gallo están muy relacionadas con los casi 10.000 movimientos que realizamos a lo largo del día. Con el yoga facial evitamos que se forme una arruga profunda, es decir, la línea que se ve incluso estando en reposo, sin gesticular.

Para realizar este movimiento, colocamos las manos en forma de “c”, cerca de la pata de gallo. Hacemos un movimiento como si quisiéramos abrirla, tirando hacia atrás. Miramos hacia arriba, con cuidado de no arrugar la frente. Lo hacemos diez veces. Para acabar el movimiento, deslizamos los dedos por la pata de gallo.

Yoga facial para reducir la flacidez de la papada

La papada es la grasa subcutánea que se acumula debajo de la barbilla y que produce ese efecto antiestético. Para combatir la papada, vamos a ejercitar el músculo platisma, que es aquel que va desde nuestra mandíbula hasta el pecho. También activaremos el músculo mentoniano, que es el que cubre, como su propio nombre indica, la zona del mentón.

Para empezar, colocamos los dedos pulgares justo debajo del mentón, realizando un movimiento hacia arriba y hacia dentro. Vamos haciéndolo desde el mentón hasta el final de la mandíbula. No es cuestión de que nos hagamos daño, pero debemos sentir una ligera presión en la zona. Repetimos este ejercicio durante 30 segundos.

Si quieres profundizar en las técnicas del yoga facial, puedes apuntarte al taller gratuito “Yoga facial – Devuelve la firmeza a tu rostro” de la app Enola, donde ejercitarás todas las zonas del rostro al completo.

 

Más información:

https://enola.app/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies