Mundo Yold. Recorrido por las espectaculares creaciones gastronómicas que se pusieron de moda en nuestra infancia y que nuestras madres “perpetraron” con alegría

Aquellas estrambóticas recetas de nuestras madres y abuelas

Inés Almendros
7 mayo, 2021

 Número de Comentarios (0)

Hoy repasamos algunos de los platos retro que, en la época de nuestras madres y abuelas, causaban sensación. Y es que la modernidad también llegó a las cocinas, sobre todo en los momentos de fiesta y celebración.

Las generaciones yold tuvimos la suerte de crecer alimentándonos de comida casera, con guisos tradicionales realizados por las amas de casa, con productos de mercado, frescos y naturales, que ellas preparaban desde el principio hasta el fin. Porque entonces apenas si existía el precocinado: desde limpiar el pescado o las sardinas, hasta hacer la mayonesa o el flan… todo lo hacían nuestras madres, que para ello, tampoco disponían de los aparatos de ahora. Frigorífico, horno y batidora eran la tecnología básica de una cocina de la época. Ni microondas, ni peladoras, ni robots de cocina… Tiempo, esfuerzo, trabajo, cariño y dedicación eran -junto con los alimentos- los ingredientes básicos de la cocina de aquellos tiempos.

Aquellas comidas caseras que nunca olvidaremos

Pero también la gastronomía pasa por épocas y modas, y recoge las costumbres y las tendencias internacionales. Y en aquellos años, a través de las revistas femeninas o de la misma televisión, empezaron a proliferar y a extenderse por todo el mundo recetas y presentaciones en las que primaba la alegría, la exuberancia y el color.

Tiempo, esfuerzo, trabajo, cariño y dedicación eran los ingredientes básicos de la cocina de aquellos tiempos.

Nuestras madres pasaron mucho de su tiempo en la cocina

Sobre todo en las celebraciones y fiestas podíamos encontrar apetitosos menús con llamativas y sorprendentes presentaciones, muchas de las cuales hoy nos parecen bastante excéntricas y hasta frikis. Pero que en aquellos tiempos convertían la mesa en toda una exaltación para los sentidos, y un motivo de alegría y regocijo familiar. Repasamos algunas de ellas:

 

Torres y esculturas para chuparse los dedos. Las revistas de la época nos sorprendían con pintorescas torres formadas por todo tipo de alimentos: salchichas, patatas, quesos o langostinos, daba igual, cortados en pedacitos en fascinantes combinaciones cromáticas.

Estos castillos de comida ofrecían una imagen impactante, y una solución idónea para que los invitados pudieran picotear sin tener que utilizar cubiertos. Decorativo al máximo, y muy retro.

Las revistas de la época nos sorprendían con pintorescas torres formadas por todo tipo de alimentos.

Pasteles rellenos de todo tipo. Otro de los “no-va-más” de la época eran las tartas, pasteles, y en general, mezcolanzas compactas saladas, que combinaban inéditas mezclas gastronómicas, con su fascinante aspecto.

Pasteles de carne, de pollo, de arroz o de lonchas de jamón, con forma de tartas, animales, muñecos o casas: todo dependía de la imaginación del cocinero.

En este capítulo, un clásico muy repetido de la época fueron los pasteles de pescado, que solían consistir en la carne de pescado elaborada y mezclada con verduras, salsas, mayonesas, aceitunas o quesos, y todo lo que pudiera uno imaginar, presentadas, claro, con forma de pescado.

Esotéricas combinaciones frutales. Es seguro que todos los yold del mundo recuerdan la serie Love Boat (también conocida como El crucero del amor o Vacaciones en el mar).

Seguramente para muchos de nosotros fue la primera ocasión de ver los impresionantes bufetes del comedor con gigantescas bandejas de comida, y apoteósicos pasteles y torres.

Especialmente llamativas eran las presentaciones de frutas tropicales, con auténticos delirios de piñas, papayas, bananas o sandía, que nos dejaban alucinados, y eso que casi todos teníamos las teles en blanco y negro.

Seguramente la serie influyó para que amas de casa y cocineros de todo el mundo hicieran su propia versión.

Las macedonias también fueron grandes protagonistas de la época: de su lata original, pasaron a invadir tartas, pasteles, postres, y hasta cócteles y bebidas.

El reino de la gelatina. Otro de los protagonistas indiscutibles de la cocina fue el aspic, un plato enmoldado en gelatina, que podía contener todo tipo de ingredientes en su interior, desde verduras, hortalizas o frutas, hasta carnes, pescados o dulces.

No había límites, y así lo hicieron constar las mentes más creativas de la época con sus intrépidas aportaciones, que hoy nos resultan más fascinantes, que apetecibles.

Otro de los protagonistas indiscutibles de la cocina fue el aspic, un plato enmoldado en gelatina.

 

La reina gamba. Si había un alimento que durante años simbolizaba el lujo en la mesa ese era el marisco.

En una mesa con pretensiones -y de quienes pudieran costearlo- no podían faltar las gambas, o mejor todavía, los langostinos, que empezaron a presentarse en los formatos más intrépidos.

El cóctel de gamas fue otro clásico de la época, siempre acompañado de la modernísima salsa rosa.

Y en las situaciones y mesas más privilegiadas, el éxtasis se alcanzaba con langostas o cigalas igualmente ornamentadas hasta el paroxismo.

Animales sin complejos. Hoy en día estamos mucho más concienciados de que la alimentación carnívora supone también el sacrificio de muchos animales; así pues, incluso los no vegetarianos tenemos cierto reparo a la hora de ver el sacrificio y la exhibición de los mismos.

Ninguna de estas percepciones existieron hasta finales del siglo XX, por lo cual, presentar de la forma más cruda y patente el cuerpo del animal era parte de la ornamentación gastronómica de aquella época.

Por ello, hoy resulta un tanto morboso ver algunos platos de la época con el cerdito, el pavo, el ave, o la langosta enteros, y decorados con lo que hoy nos parece de dudoso gusto.

Un delicioso mundo naif. Finalmente, y visto desde nuestro mundo actual, es cierto que las presentaciones gastronómicas de la época eran coloridas, alegres, brillantes y en muchas ocasiones tenían un inocente punto infantil que hoy nos hacen sonreír.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies